Cada mes resaltamos el trabajo de un miembro de CienciaPR que se ha distinguido por su trabajo o discutimos un tema de interés y relevancia para nuestra comunidad.

Valerie Wojna: Hallando alternativas de cuidado médico para mujeres con VIH

Imagen de Mónica Ivelisse Feliú-Mójer
Valerie Vojna y sus colegas
La Dra. Valerie Wojna, centro, con sus colegas del Programa NeuroSIDA.

Grandes avances en el manejo, prevención y tratamientos para el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) han logrado reducir significativamente el nivel de mortandad causado por dicho contagio. No obstante, el estigma alrededor de esta enfermedad permanece, por lo que existen grupos de pacientes que son discriminados al momento de recibir cuidado médico. La Dra. Valerie Wojna, catedrática del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (RCM-UPR), busca mejorar la calidad de vida de uno de esos grupos: las mujeres con VIH.  

Natural de Caguas, la Dra. Wojna estudia los efectos del VIH/SIDA sobre el cerebro y el sistema nervioso, a través del Programa Especializado de Neurociencias y NeuroSIDA del RCM-UPR. Además de decimar las células del sistema inmunológico, el VIH puede causar demencia, problemas de memoria, neuropatías y aumentar la probabilidad de infecciones del sistema nervioso, entre otras complicaciones neurológicas.

Esta galena, producto de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y especialista en neurología y neurofisiología clínica, se interesó en trabajar con poblaciones desatendidas durante sus primeros años de facultad en la Escuela de Medicina de la UPR. “Mi responsabilidad mayor era ofrecer servicio médico a los pacientes médico indigentes”, nos cuenta.

La Dra. Wojna atiende a una de sus pacientes.

Mientras antendía a sus pacientes en clínicas externas y en el hospital, la Dra. Wojna dice que siempre “tuve esa chispa dentro de mí de hacer investigación clínica. Sin embargo, en aquel momento la investigación clínica no era nuestro fuerte y el camino fue muy duro”. Pero eso no la amilanó. En 1999 los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés)  publicaron un pedido para recibir propuestas para el “Specialized Neuroscience Research Program (SNRP)”, un mecanismo para crear programas de investigación en instituciones minoritarias, con la mentoría de investigadores establecidos. El anuncio era dedicado a un estudio clínico sobre las complicaciones neurológicas de VIH.

Mis supervisores conocían mi  interés en la investigación clínica y me invitaron a participar. La verdad que en ese momento no sabía casi nada de las complicaciones de VIH, pues me había concentrado en los temas de epilepsia y neurofisiología clínica. Sin embargo entendí que era una oportunidad única y acepté”, rememora.

Decidí estudiar una población especial, mujeres infectadas con VIH y lo uní a los temas de comportamiento y problemas de memoria que siempre me han apasionado. Combinar el tema de VIH/SIDA con otros intereses para estudiar las complicaciones neurocognitivas en mujeres con VIH me permite encontrar alternativas de cuidado para mejorar la calidad de vida en mis pacientes y hacer una gran diferencia en el tratamiento de sus condiciones”, añade.

Hoy día la Dra. Valerie Wojna y sus colegas dirigen varios proyectos de investigación para entender cómo el VIH afecta el cerebro de las mujeres infectadas. Uno de los proyectos midió los niveles de hormonas en mujeres VIH-positivo e investigó cómo éstos se asocian con problemas de memoria. La Dra. Wojna y sus colegas también diseñaron y establecieron la primera batería de pruebas neuropsicológicas en español para las hispanas con VIH. Esta batería de pruebas que está adaptada no sólo al idioma, sino a la cultura hispana, permite evaluar más efectivamente los síntomas neurocognitivos de estas mujeres y por tanto le ofrecer mejores alternativas de tratamiento.

Actualmente, uno de los mayores esfuerzos de la Dra. Wojna y el Programa NeuroSIDA se enfoca en identificar un biomarcador para la disfunción neurocognitiva en VIH llamado receptor de insulina soluble. Este receptor está involucrado en el metabolismo de azúcar en el cerebro y tiene un rol importante en el crecimiento y supervivencia de las neuronas. Además, el receptor de insulina soluble juega un papel en la plasticidad sináptica, el mecanismo principal detrás del aprendizaje y la memoria. En colaboración con el Dr. Yamil Gerena, catedrático asistente del RCM-UPR, la Dra. Valerie Wojna y su equipo han comprobado que este biomarcador está elevado en las mujeres con VIH. Los investigadores buscan evaluar cómo se produce el mismo y cómo podría ser usado para diagnosticar la disfunción neurocognitiva en mujeres VIH-positivo. Recientemente, la Dra. Wojna y el Dr. Gerena recibieron una subvención $1.9 millones por 5 años de los Institutos Nacionales de Salud (R01) para continuar sus proyectos.

Mentoría: Clave del éxito

Al preguntarle cuál ha sido la clave de su éxito, la Dra. Wojna contesta sin titubear que “mi éxito en la investigación clínica traslacional se debe en gran medida a mis mentores”. Por ésto siente que una de sus responsabilidades más grandes como líder en su campo es ser mentora de estudiantes y facultad joven que aspiran a desarrollarse en la investigación clínica y traslacional. En especial, la Dra. Valerie Wojna se empeña en ser mentora de científicas, “pues las mujeres aún hoy día tenemos que sobrepasar muchos escollos”. 

Además de la investigación, a la Dra. Valerie Wojna le apasiona el baile.

Cuando me entrené había pocas mujeres en el campo de la medicina. De hecho la mujer era discriminada en los dos campos que escogí, matemáticas (en el que completó su bachillerato) y medicina. Pero cuando se está determinada, estas experiencias negativas pueden ser fuente de fortaleza. De igual forma, es pertinente resaltar que he tenido el privilegio de contar con excelentes mentores y mentoras”, nos dice con convicción. La Dra. Wojna añade que estas personas le han enseñado desde cómo hacer investigación clínica y translacional hasta estrategias para sobrepasar los obstáculos que enfrentan las mujeres en la ciencias. 

A sus estudiantes y a todo aquel interesado en continuar una carrera en las ciencias les recomienda perseverar y mantenerse abiertos a las oportunidades que se presentan. “Muchas veces nos frustramos porque las cosas no ocurren como lo planificamos y esto nos desalienta”, comenta. Pero no debe ser así. Por ejemplo, al comienzo de su carrera la Dr. Wojna no pensaba estudiar los efectos neurológicos del VIH pero cuando surgió la oportunidad, decidió lanzarse y no se arrepiente.

La verdad es que muchas veces tenemos que ser creativos para ver cómo las oportunidades que tenemos de frente nos pueden enriquecer y cómo las podemos usar para profundizar en nuestras ideas originales”, concluye.

Tags: