Banner PR-SPAN

Actualizaciones de política pública científica con impacto en Puerto Rico y herramientas para que los científicos puedan participar.

PR-SPAN Blog   |   Sobre el Blog   |   Únete   |   PR-SPAN Blog RSS


¿Puede la tecnología cambiar un gobierno?

Imagen de Simara Laboy Lopez

Cuando preguntamos a la población general acerca de lo que creen que está mal con el gobierno, independientemente de su nivel de conocimiento sobre el tema, las respuestas son similares: el sistema es defectuoso, los funcionarios elegidos no son los correctos, existe una falta de valores en nuestra sociedad, las personas eligen la ignorancia e indiferencia a causa de no sentir que pueden hacer algo para ayudar y existe una falta de transparencia enorme. Éstas son sólo algunas de las respuestas que obtuve al preguntar por 5 minutos en mi trabajo.

En Puerto Rico, la corrupción ha sido un problema existente durante muchas décadas. Sin embargo, la gente se ha sentido impotente para hacer algo al respecto hasta hace poco. Recientemente hubo un despertar revolucionario en nuestro país alimentado por la filtración de 889 páginas de una conversación por chat entre el gobernador en ese momento, Ricardo Rosselló, y 9 de sus colegas. En este chat hubo evidencia sobre la falta de seriedad asociada con la gobernación de un país y el cuidado de su gente, así como comentarios relacionados con la corrupción e incluso amenazas a algunas figuras públicas. El gobernador también hizo comentarios sexistas, se burló de las personas por ser pobres, tener sobrepeso o pertenecer a la comunidad LGBTQ, insultó a la alcaldesa de la capital, entre otros. Este evento llevó a la indignación de nuestros ciudadanos y decidimos tomar el asunto en nuestras manos. De alguna manera a través de las redes sociales, se convocaron diferentes marchas solicitando la renuncia del gobernador y el 25 de julio hicimos historia cuando el gobernador anunció públicamente su renuncia. La corrupción no está arreglada con la renuncia, aún queda un largo camino por recorrer, pero este fue un comienzo y estamos en ruta a devolver el sentido de democracia a nuestra nación. 

Desde nuestra educación primaria fuimos entrenados para creer la mentira de que el gobierno es burocrático, aburrido y malo; para evitar que nos involucremos.

¿Confiamos en nuestro gobierno? ¿Creemos que está desarrollando políticas y decisiones para el bien real de nuestro país o para su conveniencia?

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de mejorar nuestras instituciones y mecanismos de gobierno. Si comenzamos a ver al gobierno como un sistema pirateable (que posee maneras para acceder y poderse manipular), podemos ver la posibilidad de hacer cambios. La inteligencia artificial ha existido en nuestro idioma desde la década de 1950. Se refiere a la capacidad de una computadora para realizar procesos cognitivos y de análisis como razonar, aprender, comunicarse y estar atento, emulando a los seres humanos. La inteligencia artificial muchas veces utiliza “Big Data” para tomar decisiones; y por lo tanto, muchas personas creen que la autoridad se coloca mejor en un robot que en cualquier ser humano. Los robots pudieran usar la inteligencia artificial para gobernar un país en función de la lógica y el razonamiento y dado que al llevar consigo toda la historia de la gobernanza en todos los países del mundo, podrían buscar en cuestión de segundos si alguna situación encontrada ha sucedido antes para evaluar los pros y los contras de cualquier decisión que considere tomar. Lo más importante es que la inteligencia artificial tomaría decisiones sin prejuicios ni manipulación de la opinión pública.

El verdadero significado de la democracia implica que las personas elijan sus autoridades políticas y tengan representación en el gobierno. Una de las razones por las que la democracia que experimentamos está fallando es porque es un sistema diseñado hace siglos. La gobernanza debe evolucionar de la mano de la sociedad. Nota: La gobernanza es la acción de gobernar, mientras que el gobierno es la serie de entidades a las que se atribuye el poder. Es necesario invertir para construir relaciones entre el gobierno y las personas para las que trabajan porque las personas no sienten que se les está escuchando.

Tuve la suerte de escuchar el lanzamiento para Democracy Earth (u OS) de Pia Mancini. En este discurso, Pia habló sobre la experiencia de tratar de implementar Democracy OS en el gobierno de Argentina. Democracy OS es una organización tecnológica sin fines de lucro que tiene como objetivo crear plataformas para una gobernanza en línea descentralizada e incorruptible mediante el uso de la tecnología “blockchain”. Para todos los lectores no familiarizados con blockchain, es una tecnología en la que cada transacción está vinculada a otra y a otra. Si considera que cada transacción es un bloque, cada bloque se une al segundo y tercer bloque, de ahí el sufijo “-chain” o cadena. Es un sistema descentralizado ya que no requiere la intervención de un intermediario como por ejemplo el rol que adquiere un banco cuando queremos enviarle dinero a un familiar o amigo donde el banco tiene el control del proceso y no nosotros. Además, lo que hace que sea seguro es que cada transacción anotada en el registro -enorme- de intercambios es información pública. La cadena de bloques protege la privacidad de los usuarios y a la vez permite al público controlar la trazabilidad de cualquier transacción. Entonces, Democracy OS se desarrolló teniendo en cuenta los siguientes tres elementos:

A) Identidad: en lugar de pasaportes y números de seguridad social, esto se puede cambiar a nuestros teléfonos inteligentes.

B) Votación: en lugar de usar boletas de votación que pueden ser robadas, perdidas, reemplazadas o quemadas y las máquinas de votación pueden ser pirateadas, sería el Blockchain quien registrará los votos. Lo que significa que todos los usuarios conectados a la red blockchain comparten la misma información y pueden contar los votos.

C) Representación: en lugar de ceder la toma de decisiones (en todos los temas) a ciertas personas por un período temporero, que también se basa en el territorio en el que vive, podemos decir que confío en la persona "x" para todas las decisiones relacionadas con la atención médica y la persona "y" para todas las decisiones relacionadas con política pública acerca de temas ambientales y así sucesivamente.

Estas ideas parecen a primera instancia irrealistas o pueden parecer demasiado buenas para ser verdad, o incluso, demasiado lejanas para que podamos verlas suceder en nuestras vidas, pero debemos tener en cuenta que no necesariamente tenemos que cambiar el gobierno; podemos comenzar a modificarlo utilizando caballos troyanos como Dem OS como punto de partida. En su charla, Pia habló sobre su experiencia al postularse para el Congreso al agregar a un partido político existente este nuevo elemento de Dem OS para cambiar la forma en que se toman las decisiones. Si hubieran sido elegidos, los funcionarios electos votarían de acuerdo con lo que los ciudadanos deseaban en la plataforma en línea de código abierto, independientemente si consideran el voto como una buena idea.

Es difícil cambiar las cosas luchando en contra de ellas, pero creando algo nuevo que hace que el modelo existente sea obsoleto sí se puede lograr. Es gracias a la tecnología que el pueblo puertorriqueño tuvo acceso a los contenidos del famoso chat del gobernador que alimentó la furia y la fuerza para comenzar una revolución contra la corrupción y también fue la tecnología la mente maestra detrás de los Papeles de Panamá, WikiLeaks, entre otros. El uso de la tecnología en nuestra sociedad ha demostrado ser beneficioso para facilitar la transparencia, la comunicación y la difusión de ideas y movimientos, y también es un punto de entrada fantástico para modificar los sistemas políticos actuales, pero solo nos llevará hasta cierto punto. Siempre debemos reconocer el papel de la historia, la cultura y la política, dado que algunos de los desafíos fundamentales no son necesariamente técnicos sino políticos. Pero, después de leer este blog, estoy segura de que puedes creer en el gran potencial de alcanzar ver un sistema de gobernanza eficiente con la inclusión de tecnología para la formulación de políticas públicas.

Tags: