Agrohack subraya el renacer de la agricultura

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Sharon Minelli Pérez
Agrohack, celebrado en el Caribe Hilton, atrajo más de 650 personas y contó con un área de exhibiciones llena a capacidad. Sobre estas líneas, el exhibidor de Agropónicos Cosecha de Puerto Rico. (Wanda Liz Vega Dávila)

Agrohack, la primera conferencia sobre innovación y tecnología en el agro, se celebró el pasado sábado bajo la premisa de que este es el momento del renacer en este sector productivo, al que está apostando una enorme diversidad de personas y negocios. 

“Ahora es que veo, en estos últimos tres años, el puertorriqueño está entendiendo que hay que hacer comida. Cada persona come tres veces al día. ¿Y de dónde sale esa comida?”, planteó el agroempresario Javier Hiram Gómez, al abrir el panel titulado ‘Agriculture Rocks’. 

“Creo que estamos en el mejor momento, aunque mucha gente piense que es el peor. Tocamos fondo y ahora es a subir”, sostuvo a preguntas de la moderadora y bloguera Perla Sofía Curbelo.  

La asistencia al evento, en medio de un fin de semana largo, fue también una muestra del interés en el tema de la agroinnovación. Con más de 650 personas registradas y un área de exhibiciones llena a capacidad, superó las expectativas, reveló el productor Carlos Cobián. 

“Mira cómo está este salón de lleno”, comentó también Jorge Ramírez, parte del panel en representación del programa de agroempresarios que suple a Walmart y Sam’s con productos agrícolas del país. “Veo a muchos profesionales, ingenieros, arquitectos, contables, que tienen su trabajo y se han movido de sector. Dicen, ‘mi sector está nítido, pero allí (en la agricultura) está más nítido y hago dinero’”, expuso Ramírez sobre lo que observa día a día al visitar distintas fincas en todo Puerto Rico. 

Por su parte, Tara Rodriguez, fundadora del mercado y restaurante agroecológico El Departamento de la Comida, aportó perspectiva sobre cómo el interés por consumir y sembrar en armonía con la ecología es un mercado pujante y una fórmula escalable. “Hay una masa crítica que apoya este tipo de agricultura agroecológica. No estamos hablando de un sector pequeño de la población”, aseguró Rodríguez, quien invitó a cualquier persona interesada en conectar a agricultores con clientes a acercarse a ella para compartir conocimiento, incluso con la idea de replicar su modelo de negocio en otros puntos de la Isla.  

“No puede existir un solo tipo de agricultura. Es un sistema diverso, a gran escala, pequeña escala, (pero debe) tener como norte algo que pueda ser sustentable”, indicó, dejando claro que la agroecología reconoce  a la industria de la biotecnología y manipulación de semillas como “una gran amenaza”. 

También fue enfática en que, a pesar de no avalar métodos como el monocultivo ni prácticas corporativas de algunos auspiciadores del evento, vio mayor ventaja en llevar su mensaje al público interesado y en establecer conexiones con otros jugadores del agro.  “De eso se trata.  No tengo que estar de acuerdo contigo y tú no tienes que estar de acuerdo conmigo. Tenemos que respetarnos y tener un diálogo de cómo podemos echar a Puerto Rico hacia adelante”, celebró posteriormente Cobián sobre la diversidad de posturas que se expusieron desde la tarima. 

El público también era diverso. Estudiantes, agricultores cuyas familias llevan generaciones sembrando, empresarios incipientes, chefs y  proveedores de servicios dialogaban con los exhibidores, tomaban notas durante las presentaciones y separaban sesiones de mentoría individualizada con los expertos en financiamiento, empresarismo o tecnología que ofrecieron su tiempo. 

Una mini plaza del mercado, montada por el equipo de Jorge y Pedro Casas de Agropónicos y O-MRKT, recibió a los asistentes con frutas y vegetales de cosecha local. 

Durante el almuerzo, cinco empresarios emergentes presentaron sus  ‘startups’ centradas en la agroinnovación. Entre ellos figuró Decenia Vega, de Semila. “Crecí pensando que la agricultura no era rentable. Que si decidía sembrar no iba poder ayudar a mi familia. Pero esto no es del todo cierto”, planteó Vega, cuyo negocio arrancó con el cacao porque identificó una demanda mundial sin cubrir. 

“El mundo está pidiendo cacao y Puerto Rico se lo va a dar”, sentenció Vega. 

Algunos de los conferenciantes presentaron sus casos de éxito y lecciones en el mundo del agroempresarismo. Por ejemplo, Marvin Rhone y Bianca Cabán hablaron sobre cómo la transparencia, la medición y los procesos estandarizados están facilitando el crecimiento en la industria de la marihuana regulada, en particular en el estado de Washington. 

A su vez, Nate Olive, de la vecina isla de St. Croix, presentó los factores que ha validado como necesarios para que fincas pequeñas, en mercados limitados como el suyo,  sean rentables y sustentables.

Otro panel compuesto por la agroempresaria Lidiana Rodríguez, el inversionista Alex Borschow, de Semilla Ventures; y Ricardo Fernández, de Puerto Rico Farm Credit, echó luz sobre las opciones de financiamiento y qué necesita un solicitante para acceder a capital.

Tags: 

Categorías de Contenido: