Apasionada de los murciélagos

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Marcos Pérez Ramírez/ Especial para Ciudadano Científico/ Para la Naturaleza
Venus comenzó como voluntaria en las investigaciones del proyecto de ciencia ciudadana Para la Naturaleza. (Suministrada)

Quizás ha escuchado su nombre en los comerciales de Para la Naturaleza. Venus Andrea Páez nació en Fajardo y vivió varios años en Estados Unidos. Hoy reside en Vieques y cursa el décimo grado de la escuela superior.

Así de joven, Venus  se ha convertido en una ciudadana científica medular en la investigación de los murciélagos de la cuenca del Río Grande de Manatí, y  ha presentado sus investigaciones en Estados Unidos y Sudáfrica.

Venus comenzó como voluntaria en las investigaciones del proyecto de ciencia ciudadana Para la Naturaleza, Explorando la Vida del Río Grande de Manatí, auspiciado por National Science Foundation (NSF), en los temas de arenas y costas, arqueología y aves.

Su interés la llevó en busca de más conocimiento y, luego, tomó los talleres sobre la conservación del sapo concho y la chiriría, diseñados por el equipo de educación de Para la Naturaleza y dirigido a maestros y líderes ambientales. Sin embargo, los estudios sobre los murciélagos fueron los que cautivaron su curiosidad.

“Aún hay muchas cosas para aprender sobre su comportamiento. Siempre que busco información o he asistido a una conferencia, encuentro ensayos, artículos y apuntes nuevos sobre los murciélagos. Y claro, me llama la atención que sean los únicos mamíferos que puedan volar”, comentó Venus cuando le preguntamos sobre el origen de su interés en los murciélagos.

Desarrolló estudio de murciélagos

Su participación y experiencia como voluntaria en la investigación de murciélagos en la cuenca del Río Grande de Manatí, junto a su colega Dereck J. González, asistidos por Waldemar Feliciano y Erick Calderón, y dirigidos por el doctor Armando Rodríguez Durán, la entusiasmó para continuar con su propio estudio de murciélagos junto a otros ciudadanos científicos.

Venus ha desarrollado su proyecto en el Corredor del Yaguazo, en Cataño, donde tiene que lidiar con la astucia de los murciélagos pescadores que está investigando, poblaciones fluctuantes y una geografía distinta a las de Manatí o Ciales.

“En Manatí nos tocó hacer conteo en un área pequeña. En Ciales, por otra parte, había un montón de murciélagos para contar. En el Yaguazo es como un intermedio de Manatí o Ciales. Sin embargo, no es fácil atraparlos para contarlos. Según ha pasado el tiempo ya perciben nuestra presencia y se alejan de las nubes (redes) que usamos para capturarlos. Siempre recalcamos a los voluntarios que tenemos que hacer silencio, ya que al más mínimo sonido o movimiento vamos a ser percibidos por los murciélagos”, explicó la joven.

Los conocimientos que tiene Venus como ciudadana científica medular e investigadora de murciélagos, le han permitido participar en sendas conferencias que reúnen a expertos internacionales del tema en Estados Unidos y la República de Sudáfrica.

“Participé de la North American Bat Research Convention, en California, donde hice una presentación sobre cómo la educación informal puede ayudar a proteger los murciélagos y cómo les afecta el desarrollo urbano. Luego, estuve en la International Bat Research Conference, en Durban, Sudáfrica, donde también hice una presentación sobre educación informal, conté sobre mi experiencia con el proyecto de ciudadano científico en la cuenca del Río Grande de Manatí y el proyecto en el Corredor del Yaguazo”, manifestó Venus Andrea.

En el futuro, Venus quisiera seguir aprendiendo biología y quiere hacer un programa de mentorías en Vieques para hacer investigaciones con jóvenes.

Tags: 

Categorías de Contenido: