Boricuas diseñan robots acuáticos

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com El Nuevo Día COLLEGE PARK (Maryland) – Durante casi todo el mes de julio, 20 estudiantes puertorriqueños de escuela secundaria participaron de un proyecto piloto en la Universidad de Maryland, por el cual diseñaron vehículos robóticos de agua que tenían la encomienda – en teoría - de rescatar carga que cayó al fondo del mar como consecuencia del naufragio de una embarcación. Los estudiantes se dividieron en equipos, que simulaban nuevas empresas para fines de la competición. El jueves tuvieron que demostrar en la piscina del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Maryland como funcionarías sus invenciones en la vida real. Ayer, hicieron las presentaciones formales – como si fueran los ejecutivos de su propia empresa – al equipo de profesores que sirvió de jurado. Y presentaban un informe por escrito. “Cada robot tiene la capacidad de flotar, maniobrar, bajar 30 pies y recoger carga a esa profundidad”, explicó el profesor Wence López, quien dirige el Instituto de Robótica de Puerto Rico y enseña ingeniería en la Universidad Politécnica. Los estudiantes son parte de un proyecto piloto coauspiciado por la Universidad de Maryland y el Instituto de Robótica, con el objetivo de estimular los estudios en ingeniería y el interés en puestos claves en dependencias como la Administración estadounidense de Aeronáutica y el Espacio (NASA). El vehículo robótico de mar tenía que tener un tamaño máximo de 24 pulgadas por 24 pulgadas y poder recuperar del fondo de la piscina, en 20 minutos, tres objetos distintas. Además del robot de mar, han tenido que diseñar un vehículo de tierra – todos a escala – que transporta la carga que extraen del agua. En momentos en que el Gobierno de Estados Unidos lidia con el desastre del derrame de combustible en el Golfo de México, los estudiantes han tenido que ser creativos en el diseño de un sistema de recuperación de carga caída al fondo del mar. “He aprendido a trabajar en equipo”, dijo Norman Morales, de 16 años, y estudiante de la Escuela Secundaria University Gardens. Francisco Martin, de la academia Wesleyan, indicó que la suerte de su equipo descansaba en un robot diseñado para recoger la carga con ganchos o una malla. “Somos el único equipo que lo hizo así. Los demás decidieron hacerlo con ganchos o malla, pero no con los dos”, sostuvo. El proyecto piloto para estudiantes puertorriqueños nació del mutuo interés de los profesores López y Darryll Pines, decano de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Maryland, por trabajar en conjunto. “Queremos atraer estudiantes puertorriqueños de ingeniería”, señaló el decano Pines. López, quien dirige la Academia Robótica de la NASA, sostuvo que la intención del Instituto de Robótica de Puerto Rico es “colocar más puertorriqueños en puestos claves”. Los estudiantes – además de fortalecer sus destrezas de investigación y creación – también hicieron turismo. En ese sentido visitaron al Capitolio – donde conocieron al comisionado residente Pedro Pierluisi -, fueron al centro espacial Goddard, al parque de diversiones Six Flags y al acuario de Baltimore. También tuvieron la oportunidad de escuchar una charla del puertorriqueño de más alto rango en la NASA, Orlando Figueroa.