Mágico viaje por los ríos del mundo

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Gloribel Delgado Esquilín / Especial El Nuevo Día

endi.com

Lograr recrear las condiciones de decenas de ríos en cinco continentes del mundo ha sido una tarea maratónica que le ha tomado más de 25 años de pasión y estudio al biólogo marino Víctor Ortiz para poder concretar “Rivers of the World, The Aquarium”, que abrirá sus puertas al público local mañana viernes.

El científico, con formación académica de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez y experiencia en la construcción de acuarios en China y Australia, conoce al dedillo cada centímentro de los 34 mil pies cuadrados que ocupan buena parte del segundo piso de la Torre de Oración, de la Iglesia Fuente de Agua Viva en Carolina, donde se estrena el acuario.

Allí cohabitan especies tan raras como la Arapaima giga, un animal prehistórico que podría llegar a medir de 13 a 20 pies de largo, con ranas africanas albinas, un pez australiano hermafrodita que nace varón y muere hembra, camarones de Tailandia, miles de pecesitos neón del Amazonas, la buruquena puertorriqueña, mantarayas comunes y hasta una angila eléctrica del Orinoco capaz de generar una corriente de más de 600 voltios.

“En este acuario el visitante conocerá desde el nacimiento de un río en su ojo, la creación del manantial y su desarrollo hasta llegar a la delta y confundirse con el agua salobre del mar”, explicó el científico mientras muestra uno de las peceras que recrea esta condición con varias especies de pez globo y el monodactylus argenteus traídos directamente desde Argentina.

El biólogo camina entre los 38 estanques del lugar, divididos por regiones y ecosistemas, y es capaz de narrar cualquier detalle de la selectiva muestra de peces del Orinoco, Australia, El Amazonas, peces nativos, especies exóticas introducidas a Puerto Rico en décadas pasadas, invertebrados, especies de los lagos de Estados Unidos y de dos importantes lagos africanos, el Malawi y el Tangayika.

“Los ríos se están secando por la cantidad de fábricas y el urbanismo que los está infectando con tubos y barreras arquitectónicas. Cada vez están más limitados y las especies que habitan en ellos corren más peligro que los que viven en el mar”, explicó el biólogo.

Entre las especies más importantes del acuario se encuentran dos especies protegidas: el descomunal Arapaima giga, un animal prehistórico de más de 60 millones de años de evolución original de ríos en el Amazonas, y el esturión, catalogado como uno de los peces más grandes del mundo.

“Este tipo de peces se recolecta en ríos y se entregan a los acuarios públicos para que los visitantes los conozcan, porque están amenazados. En el caso del Arapaima giga es una especie que está desapareciendo, porque es comestible y su carne está muy bien cotizada en el mercado negro”, comentó el boricua.

Uno de los objetivos principales del acuario, según explicó, es fomentar el estudio científico de la vida acuática y conocer la biodiversidad y los peligros que enfrentan las especies nativas.

Como parte de la exhibición, el acuario cuenta con cuatro especies endémicas de peces puertorriqueños difíciles de ver en los ríos locales. El dajao, la anguila puertorriqueña, la guavina y el mapiro son especies de Puerto Rico que nacen en agua salada y viven en aguas dulces. “Estas especies viven al revés que el salmón, que va de camino al mar”, comenta el biólogo mientras observa cómo se devoran varios “gold fish” que les dan en su hora de almuerzo.

“Para el verano próximo estaremos diseñando un currículo para un campamento de verano que muestre a los estudiantes a conservar la vida en las playas, fomentar la siembra de algas, la importancia de salvar los estuarios de Puerto Rico”, enfatiza al asegurar que también para el año próximo se podría comenzar la segunda fase de construcción del acuario en el primer piso del edificio, que incluirá peces y ecosistemas de agua salada.

Tags: 

Categorías de Contenido: