Prefiere el carey las playas de Isla de Mona

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Carlos E. Diez y Robert P. van Dam / Especial para El Nuevo Día endi.com El carey de concha (Eretmochelys imbricata) es la especie de tortuga marina más abundante en nuestras playas y costas. Sin embargo está clasificada como una especie en peligro de extinción por leyes estatales y federales además de estar protegida a nivel internacional. Uno de los lugares más importantes del Caribe para la reproducción de esta especie se encuentra en la Isla de Mona, Puerto Rico. Los resultados del monitoreo de la actividad de anidaje en la Isla de Mona han demostrado un incremento significativo en el números de nidos de la tortuga carey depositados en la isla durante los últimos años. En el año 2005 se contó un total de 1,003 nidos de carey depositados en todas las playas de Isla de Mona durante 116 días de monitoreo, lo cual es una cantidad mayor que las cifras registradas durante cualquier censo en años anteriores (en 1994 se contaron 308 nidos depositados en 114 días). El éxito de eclosión medido para nidos encontrados eclosionados ha variado por año, pero generalmente se encuentra entre 70 y 80%. Desde el año 1984 hasta el 2005 se han interceptado y marcado en las playas de Isla de Mona un total de 259 hembras anidadoras de carey. El aumento en el número de nidos observado corresponde con un crecimiento de la población de carey utilizando a la Isla de Mona para su reproducción y se debe a varios factores, entre ellos: la protección de nidos de la depredación por cerdos cimarrones, la veda en el comercio internacional del carey, y el aislamiento y condición de la isla como reserva natural. Luego de Isla de Mona, sólo quedan en Puerto Rico tres áreas importantes para el anidaje del carey: Humacao, Caja de Muertos y Culebra. Aun así, los números de nidos contados en estas áreas (300 para las tres áreas en 2005) son menores a la gran cantidad de nidos reportados para Isla de Mona. La continuación de los proyectos de conservación en la Isla de Mona como son: el monitoreo de la actividad de anidaje, dar mantenimiento a las verjas excluidoras, controlar la fauna y flora exótica son vitales para la protección de esta especie. Mientras que en Puerto Rico es necesario evitar el desarrollo no planificado, promover el acondicionamiento ambiental de las estructuras turísticas y urbanas existentes, así como combatir la pesca ilegal de estos quelonios, para asegurar la recuperación de estas poblaciones de tortugas marinas.