A prueba carro solar boricua

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Gladys Nieves Ramírez/ gnieves@elnuevodia.com endi.com Exhibiendo los colores de la bandera de Puerto Rico, el carro solar Carribbean Warrior está listo para medir fuerzas con sus rivales de Estados Unidos y probar que el uso de la energía solar es una alternativa a la gasolina, que sigue subiendo de precio. Es la primera vez que Puerto Rico participa de la competencia anual Dell-Winston Solar Car Challenge, cuya 11ma edición inició ayer lunes en Fort Worth, Texas a partir del lunes. El Centro Residencial de Oportunidades Educativas de Mayagüez (CROEM), que confeccionó el vehículo, se convertirá en la primera escuela superior de América Latina en competir en el evento. “Va a ser una experiencia bien buena, bien grata para mis estudiantes y para mí. Estamos bien contentos”, expresó desde Texas la maestra Elba M. Sepúlveda, una de las supervisoras del grupo Solar Team, compuesto por 14 estudiantes de CROEM. Ellos estarán entre más de 3,000 estudiantes de alrededor de 20 escuelas superiores de Estados Unidos que participarán del evento, cuyo propósito es motivar a los jóvenes a buscar alternativas al uso de la gasolina. Durante cuatro días, los estudiantes estarán poniendo a prueba sus novedosas creaciones en la pista Texas Motor Speedway. El Carribbean Warrior es producto de más de 18 meses de arduo trabajo, investigaciones, pruebas y ajustes en las áreas de diseño, mecánica, electricidad y calidad de control. Durante el proceso, el auto se sometió a las pruebas “extreme” para asegurar de que estaba preparado para la competencia, según el capitán del Solar Team de CROEM, Héctor Colón, de 17 años. El cuerpo del vehículo tiene forma de gota invertida para poder cortar mejor el viento. Tiene cuatro metros con 90 centímetros de largo, un metro y medio de alto y dos metros de ancho. Correrá con seis módulos de placas solares y tendrá un séptimo módulo para regular los 12 voltios que necesitan los abanicos dentro de la cabina, las luces y el sistema de frenos. Sepúlveda explicó que, aunque puede alcanzar las 65 millas por hora, tratarán de mantenerlo en menos de 35 porque la prueba más importante es la de durabilidad (endurance). “Gana el que dure la mayor cantidad de tiempo dando vueltas en la pista sin que la energía del auto se le gaste. No podemos ir a una velocidad demasiado alta porque entonces consumimos toda la energía que tenemos almacenada en las baterías”, subrayó. Destacó que habrá siete sesiones de competencias que se extenderán hasta el viernes. Además de durabilidad, los jueces también evaluarán factores como la estética, viraje, suspensión, voltaje, aceleración, fuerza, seguridad, y subidas y bajadas en las cuestas. También habrá un premio para el mejor equipo nuevo, indicó la maestra. Aunque el grupo puertorriqueño espera quedar entre los primeros, Sepúlveda apuntó que el solo hecho de competir es una gran satisfacción. “Saber que ya tenemos el carro aquí, es un gran sentimiento. Esto es una cosa que se sale de nuestras expectativas”, afirmó.

Tags: 

Categorías de Contenido: