Un hotel para Isla de Mona

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por ELNUEVODIA.COM Hasta la desierta y escénica Isla de Mona llegaron miembros de la Comisión senatorial de Gobierno, con miras a evaluar la posibilidad de establecer hospederías ecoturísticas en la reserva, preservando sus tesoros naturales. Según un comunicado de prensa, asistieron a la vista ocular el director ejecutivo del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, el licenciado Fernando Lloveras, la coordinadora en Asuntos de Isla de Mona del Departamento de Recursos Naturales, Wendy Boneta, y el Presidente de Defensores del Ambiente y la Cacería en la Isla de Mona, Carlos Acevedo, así como el presidente de la comisión, Carmelo Ríos Santiago. “Isla de Mona es un baluarte de Puerto Rico y puede servir para atraer un sector del turismo que puede beneficiar al área Oeste y ser punto de lanza en el concepto de ecoturismo que continua en auge mundialmente.”, expresó Ríos luego de la visita de la Comisión de Gobierno del Senado a la isla. “Países como Costa Rica, Ecuador y Brasil continúan elaborando proyectos de ecoturismo donde se protege el ambiente a la vez que atrae capital de inversión nuevo a su sistema económico.”, puntualizó el senador. “Puerto Rico tiene que ser creativo y buscar nuevas formas de mercadear nuestra bellezas naturales como por ejemplo, desarrollar un programa el cual promueva a la Isla como un inmenso laboratorio de estudio de la vida marina y del efecto del calentamiento global a las diferentes especies que la componen.”, expuso Ríos Santiago. Isla de Mona es una isla deshabitada al oeste de Puerto Rico, la cual mide unos 10.9 kilómetros de largo por 6.8 kilómetros de ancho. Esta isla le pertenece a la municipalidad de Mayagüez y es administrada por el Departamento de Recursos Naturales del Gobierno de Puerto Rico desde el año 1986, fecha en que se declaró reserva natural. Múltiples atractivos naturales Solamente personal del Departamento de Recursos Naturales habita permanentemente la Isla de Mona, mientras que visitantes bajo permiso previo pueden acampar, transitar, pescar y cazar. La Reserva Natural Isla de la Mona representa un laboratorio para la investigación científica incluyendo arqueología, geología, oceanografía, manejo de especies exóticas, y conservación de especies amenazadas. Entre los atractivos naturales que posee podemos mencionar: enormes acantilados que penetran verticalmente profundidades de 100 pies o mas; hermosos arrecifes de barrera que protegen la parte este y oeste de la costa sur del oleaje y encierran lagunas costaneras con profundidades que fluctúan entre 1 a 6 metros; gran variedad de corales, se han identificado aproximadamente 27 especies; impresionantes playas; cuevas; vida silvestre; tortugas marinas; y aves marinas.