Cada mes resaltamos el trabajo de un miembro de CienciaPR que se ha distinguido por su trabajo o discutimos un tema de interés y relevancia para nuestra comunidad.

La química de convertirse de discípulo a mentor

Imagen de Yaihara Fortis Santiago
Dr. Luis Echegoyen
Dr. Luis Echegoyen es Profesor Robert A Welch en Química en la Universidad de Texas, El Paso

En términos  generales, un mentor es un modelo a seguir, una persona que ha alcanzado  resultados o éxito en cierto aspecto profesional y que está en un lugar que a  alguien más le gustaría llegar.  El Dr. Luis Echegoyen, profesor de Química bajo el titular Robert A. Welch en la Universidad de  Texas en El Paso ,  entiende muy bien el significado de estas líneas.

Su familia emigró  a Puerto Rico en el 1960, cuando su padre, el famoso comediante Luis Echegoyen,  presentía que se avecinaban abruptos cambios políticos en Cuba.  Como él mismo explica, "el sistema  educativo en Puerto Rico no estaba tan avanzado en aquellos tiempos", así al  llegar de Cuba fue ubicado en 6to grado, adelantando así, 4to y 5to grado.   De esos  años recuerda muy bien a su maestra de ciencias de 8vo grado en el Colegio La  Merced, Ms. Díaz, quien fascinaba a sus estudiantes con su entusiasmo  contagioso por las ciencias. 

Desde temprano fue  un ávido lector y escritor con especial interés en las ciencias.  Su ferviente pasión y su talento innato por  las ciencias lo llevaron a la Universidad de  Puerto Rico, Recinto  de Río Piedras ,  donde en 6 años realizó un bachillerato (1971) y un doctorado en Química (1974),  publicando 9 artículos científicos.  Luego  pasó a hacer un postdoctorado en la Universidad de  Wisconsin en Madison  (1975), donde el cambio cultural y climático, y lo que él describe como el  "síndrome de impostor" le despertaron las dudas sobre si todos los  logros obtenidos hasta ese entonces eran merecidos o habían sido en parte una  carta de la suerte.

Aunque hasta ese  momento su carrera era muy exitosa, no había tenido "mentores o modelos a  seguir", (aparte de aquella contagiosa maestra de ciencias) que lo  impulsaran a desarrollar más confianza en sus cualidades como científico.  Sin embargo, el Dr. George Rubottom, quien  fuera uno de los miembros de su comité de tesis doctoral, le cambió la  perspectiva sobre sí mismo y, de seguro, el rumbo de su carrera profesional.

Un día difícil,  el Dr. Echegoyen le expresó al Dr. Rubottom sus temores e inseguridades de ser  exitoso en Estados Unidos.  El Dr. Rubottom,  le dijo: "Escucha con cuidado. Tú eres tan bueno o mejor que mucha de la  gente aquí, y lo harás tan bien como lo hiciste en Puerto Rico".  Esas palabras de su mentor, fueron el mejor  aliciente y catalítico para impulsar sus metas profesionales.  Con esto, el Dr. Echegoyen enfatiza la  importancia de servir como mentor en el momento correcto.

Luego de terminar  su postdoctorado con éxito, y de trabajar en la industria, el gobierno federal  (con la Fundación Nacional de Ciencias o NSF  por sus siglas en inglés) y la academia, su pasión por la química sigue  intacta.  Como él mismo nos cuenta:  "existen todavía muchos compuestos de moléculas orgánicas con propiedades  potencialmente interesantes sin descubrir" y su laboratorio en la Universidad de Texas  en El Paso ,  enfocado en la química física y orgánica, sigue descubriendo y trabajando con  muchos compuestos importantes, en especial con el carbón.

Su trabajo con  compuestos de carbón, está enfocado en el desarrollo de dispositivos para  aumentar la eficiencia de la energía (en particular la energía solar).  El C60, un compuesto reportado en 1985 por un  sistema de vaporización láser, es el protagonista de sus investigaciones.  Este compuesto es idéntico a una bola de "soccer",  pero mide 1 nanómetro y se le conoce como un "buckyball" (buckyesfera:  un fullereno esférico).  “El tener en tus  manos algo que no existe en la naturaleza y que fue creado en tu laboratorio es  impresionante”-asevera el Dr. Echegoyen. 

En su  laboratorio, el Dr. Echegoyen y su equipo de trabajo están tratando de  introducir un aglomerado de átomos y moléculas dentro de otras buckyesferas,  creando un instrumento estilo maraca, una nanomaraca.  Este aglomerado de moléculas le cambiaría las  propiedades a las cajas de carbón, generando materiales que pueden tener  aplicaciones útiles para los dispositivos de energía solar.  El proceso envuelve el diseño de compuestos  que tienen mayor eficiencia para separar cargas eléctricas luego de absorber  luz solar, de manera que generan mayores corrientes y voltajes.

A lo largo de su  exitosa y galardonada carrera, el Dr. Luis Echegoyen ha publicado cientos de  artículos científicos, entrenado a decenas de investigadores en su laboratorio  y realizado importantes descubrimientos.  Todo esto, le ha ganado un sitial entre los  científicos más importantes y reconocidos, pero aún le falta mucho por  hacer.  Entre sus aspiraciones futuras  está establecer más colaboraciones interdisciplinarias, apoyar la educación  global y diseminar la importancia que tiene la química en los procesos de  innovación y sustentabilidad. 

Al preguntarle  los requisitos para ser un científico exitoso y un buen mentor, nos contesta  que para ser científico se requiere "perseverancia, el trabajo duro es  crucial y la concentración es muy importante.   La habilidad intelectual y el conocimiento son fundamentalmente  importantes, pero la creatividad, (la menos común de estas cualidades) es lo  que lleva a la gente al próximo paso.   Hacer lo que haces con pasión es lo que te conduce al éxito.  Sé profesional, y si estás más preocupado por  los días feriados y las vacaciones, entonces no te hagas científico".  Ser mentor sin embargo, no significa  necesariamente aconsejar, nos explica, "requiere firmeza y  paciencia".

A pesar de sus  incontables méritos, el Dr. Echegoyen tiene los pies en la tierra y no ha  olvidado sus raíces cubano-puertorriqueñas.   Por esto entiende la importancia de los modelos a seguir y los mentores  para que le inyecten confianza a los Latinos y a otros estudiantes con baja  representación en las ciencias que los motiven a continuar carreras científicas  a niveles graduados.  Como muestra de su  compromiso con los estudiantes Latinos, el Dr. Echegoyen es miembro de la junta  de directores de la Sociedad para el Avance de los Americanos Nativos y  Chicanos (Latinos) en las Ciencias (SACNAS ,  por sus siglas en inglés).

Su carisma y  jovialidad, al igual que su pasión e intelecto lo han convertido en un  excelente mentor y modelo a seguir para las futuras generaciones de científicos  latinoamericanos y su mensaje para nuestra comunidad es contundente:  "Aférrate a tus principios, no te rindas (al menos no fácilmente), aprende  a recuperarte de la adversidad y cree en ti mismo: los grupos de minoría son  tan buenos como todos los demás.  Y aún  más importante: sé apasionado y ama lo que haces, sino, haz otra cosa".

Si quieres saber  más del Dr. Luis Echegoyen visita su perfil en CienciaPR.org .

Tags: