Banner Radiocapsulas CienciaPR

Radiocápsulas CienciaPR Home   |   About   |   Radiocapsulas CienciaPR RSS      Radiocapsulas CienciaPR iTunes      Radiocapsulas CienciaPR iVoox


COSMOS. Divulgación científica para todos

Imagen de Wilson Javier Gonzalez-Espada
La nebulosa de la hélice, también conocida como "el ojo de dios" o NGC7293, es el sello de presentación de la exitosa serie de divulgación científica "COSMOS, una odisea de espacio y tiempo". Imagen tomada de Wikimedia Commons de Dominio Público.

COSMOS. Divulgación científica para todos

Por: Daniel Romero-Álvarez, Sociedad de Divulgación Científica Quinto Pilar

Nos desplazamos por el aire a través de varios picos montañosos. Desde esta perspectiva los colosos grises son una maraña de piedras irregulares y escabrosas, altas como ninguna conocida. Volamos alrededor, esta cadena forma una circunferencia que encierra una oscuridad en apariencia incognoscible (...) vamos hacia ella. Dispuestos a entrar en el agujero nos sorprende un movimiento casual; de izquierda a derecha, porque las montañas son el iris y estamos entre la córnea y la pupila de un ojo humano. Volamos en la nave de la imaginación que vio la luz por vez primera en los años 80.

La idea se popularizó con la inolvidable serie de divulgación científica “COSMOS: un viaje personal”, emitida en 1980, presentada por el que se convertiría en el ícono de toda una generación, Carl Sagan. En la serie, la nave de la imaginación, representada por una semilla de diente de león, permitía recorrer territorios inverosímiles para transmitir un mensaje basado en hechos científicos comprobables.

La serie fue pionera en varios aspectos (técnicos, difusión, temática), pero su diseño general (13 capítulos de 40-50 minutos de duración) se basó en un formato establecido en años anteriores por otras tres series: “Civilisation”, “El ascenso del hombre” y “Vida en la Tierra”; todas ellas producidas por la BBC (British Broadcasting Corporation, en inglés). En el caso de “El ascenso del hombre”, el presentador a cargo, Jacob Bronowski incluso preparó un libro basado en la serie tal como lo haría Sagan, años después.

Entre otros mensajes, COSMOS recalcó la posición de nuestro planeta en una escala universal: “un punto celeste pálido”, una impresión causada por una fotografía de la Tierra tomada a 6000 kilómetros de distancia por la nave Voyager 1. Con ello, convirtió a la comprensión de la realidad a través de la ciencia en un llamado de coherencia para la humanidad. Esta visión de Sagan estaba enmarcada en el contexto de una sociedad abrumada por la guerra fría al borde del holocausto nuclear.

Nunca nos destruimos, continuamos en el proceso de crecer como especie, pero enfrentamos otras complicaciones. El culto a la pseudociencia se expande por todo el planeta: astrología, creacionismo, curas milagrosas, etc. son tendencias que si bien deben ser respetadas cuando aparecen en forma de creencia individual no pueden ser toleradas cuando tratan de apoderarse de sistemas de desarrollo social (educación, política y salud).

“COSMOS, una odisea de tiempo y espacio” apareció en este contexto, con Seth Macfarlane como productor ejecutivo y en el canal FOX - ambas situaciones muy particulares. Macfarlane es conocido por ser el creador de la comedia animada “Family Guy”, y a diferencia de Discovery Channel o National Geographic Channel, que se han armado una reputación de divulgación científica a través de los años, FOX es conocido por todo a excepción de la difusión de las ciencias.

Neil deGrasse Tyson, astrofísico estadounidense ya conocido por su labor como divulgador científico, asumió el reto de presentar esta re-edición de COSMOS. Lo hizo magistralmente. Durante los trece episodios, su carismática forma de transmitir la información hizo que la espectrofotometría, la evolución de las estrellas, los neutrinos, etc. sean en extremo asequibles. Los episodios de la historia de la ciencia utilizados para recrear las vicisitudes de la ciencia fueron excelentes formas de transmitir un mensaje que es más importante que la pura información; la necesidad de comprender lo que hay detrás de un descubrimiento.

En uno de los episodios en voz de Cecilia Payne- Gaposchkin – mira la serie – se menciona: “Si estás seguro de tus hechos, deberías defender tu posición”. Sin disimulos, la serie presentó el porqué la ciencia es el mejor instrumento para comprender la realidad. A diferencia de los otros mil puntos de vista, la ciencia se respalda por años de investigaciones y cantidades de evidencia; material replicable que una y otra vez prueba su valor en el tiempo y construye sobre sí mismo nuevas propuestas. La teoría de la gravedad, la teoría de la relatividad y la teoría de la evolución son VERDADES que se han probado innegables y sobre las que se respalda toda nuestra sociedad moderna. Lamentablemente, son negadas abiertamente precisamente por no ser atendidas debidamente ni comprendidas.

Grupos religiosos ofendidos por la naturaleza de presentación de los documentales solicitaron “igual tiempo aire” para trasmitir su mensaje en televisión masiva, este es un ejemplo de la fuerza con el que la nueva serie ingresó a los televisores mundiales. ¿Por qué canales como Discovery Channel o History Channel no están produciendo material con este nivel de impacto de forma constante? En el caso de Discovery Channel incluso se ha transmitido ciencia ficción en formato de documental: “Sirenas: el cuerpo encontrado”, “Sirenas: la nueva evidencia” y el último gran fiasco alrededor del Megalodón; un tiburón gigantesco extinto, que de acuerdo con su presentación aún podría estar vivo. En el caso de los documentales de las sirenas se aclaró su calidad de ficción, pero en el caso del Megalodón, no lo hicieron, mal informando y confundiendo a su audiencia. Luego de los impresionantes ratings obtenidos con estas presentaciones se responde fácilmente el por qué.

Al final de la animación que introduce la serie, la nave de la imaginación vuela a 680 años luz de distancia de nuestro planeta al centro de la nebulosa planetaria de la hélice llamada también NGC7293 y además conocida como el “ojo de dios”. Es el posible retrato de lo que sucederá con nuestro sol en 5 mil millones de años cuando las reacciones de fusión de los átomos que la componen cedan ante la inexorable gravedad que comprime la estrella. Con esta visión, los acordes finales de Alan Silvestri nos invitan a disfrutar de este nuevo viaje de ciencia e imaginación, a una excelente y placentera cita con el conocimiento.

Daniel Romero-Álvarez. COSMOS. Divulgación científica para todos. Antorcha Verde. Octava edición. 2014 pag. 27 (http://issuu.com/quinto_pilar/docs/2014-06_edicion_8_final). www.quintopilar.com.

Tags: 

Categorías de Contenido: 

Podcast: