Plantas a la defensiva - Radiocápsula CPR/RCP

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Ciencia Puerto Rico y Radio Casa Pueblo 1020 te informan sobre cómo las plantas evitan que se las coman. Contrario a los animales que pueden pelear o huir si un depredador u otro peligro los asechan, las plantas no tienen esta ventaja. Pero no se crean que las plantas se van a dejar comer así nada más. Algunas plantas han desarrollado defensas muy creativas contra los depredadores. Por ejemplo, muchas plantas contienen enzimas y otros compuestos químicos que son venenosos. Otras plantas crean espinas para pincharle la boca a quien ose darles un mordisco. El científico Gary Coté de la Universidad de Radford en Virginia (USA) decidió estudiar los métodos de defensa de la planta Dieffenbachia seguine, una planta decorativa muy usada en Puerto Rico por su contrate de verde oscuro en la orilla y líneas verde clarísimo o blanco en el medio de las hojas. Esta planta se conoce en la Isla como rábano, rábano cimarrón o planta de lotería. El Dr. Coté descubrió que, además de veneno, esta planta usa el oxalato de calcio para crear granitos microscópicos cristalinos en forma de esferas, agujas y prismas. Si un animal muerde la hoja de la planta, los cristales esféricos hacen que el depredador sienta como si masticara arena. A la misma vez, los cristales en forma de agujas se incrustan en las encías, la garganta y la boca del animal, creando inflamación y dolor. Con esta triple dosis de veneno, agujas y arenilla, sería muy raro que un animal trate de comerse las hojas del rábano cimarrón una segunda vez, asegurando la supervivencia de la especie. Para más información, visítanos: www.cienciapr.org. Para Ciencia Puerto Rico y Radio Casa Pueblo, les informó el Dr. Wilson González-Espada.