Aumento en el nivel del mar amenaza al Caribe

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Gerardo E. Alvarado León

Saint Thomas - La relocalización de infraestructura costera –incluyendo viviendas– debido al aumento en el nivel del mar y en la frecuencia de ciclones tropicales, es una alternativa que los gobiernos de las naciones caribeñas deben considerar y ejecutar antes que sea demasiado tarde.

“¿Relocalizamos? Es una pregunta difícil, pero hay que responderla, y debemos hacerlo ahora”, sostuvo ayer la gerente general del Country Department Caribbean Group del Inter-American Development Bank, Therese Turner-Jones, durante la Cuarta Cumbre de la Red de Acción para la Recuperación tras un Desastre de la Iniciativa Global Clinton.

“El aumento en el nivel del mar es un gran reto para la región y no podemos ignorarlo”, agregó Turner-Jones, quien moderó la sesión ejecutiva titulada “New visions of the built environment: dynamic, adapted and resilient Caribbean islands and cities”.

A modo de ejemplo, dijo que, en Georgetown, capital de Guyana, el nivel del mar “es tres veces más alto” que hace un par de décadas, por lo que su relocalización es una “posibilidad real”. Relató que el gobierno trató de proteger áreas de mangle colocando verjas de contención, pero el agua sencillamente las rebasó.

Según Turner-Jones, la relocalización de Georgetown sería factible porque Guyana es un país grande; hecho que, sin embargo, no comparten las islas caribeñas.

“Cuando relocalizas una comunidad, no solo mueves estructuras, sino también su historia y su cultura. Todo eso hay que tomarlo en consideración”, dijo, por su parte, la directora ejecutiva de la organización Engineers Without Borders, Catherine Leslie.

“Pero es también una oportunidad de ser más resilientes. No es algo que se pueda hacer sin involucrar a los líderes, a las comunidades. La relocalización es una opción que toma más tiempo y es costosa, pero al final es más exitosa”, añadió.

En el ínterin, sostuvo Leslie, los gobiernos caribeños deben implantar medidas de prevención, mitigación y adaptación al cambio climático, así como mejores códigos de construcción.

En la sesión también estuvo la directora ejecutiva del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, Brenda Torres, quien contó que la entidad lidera un proyecto de manejo de pozos sépticos en Cataño. Esta infraestructura suele estar por debajo del nivel del mar.

“Es un proyecto para vaciarlos, evaluar su condición y desarrollar soluciones en conjunto con la comunidad. La meta es llegar a acuerdos con las comunidades y sus intereses, pero la realidad es que no deberían estar allí (por su vulnerabilidad al aumento en el nivel del mar”, dijo Torres, tras enfatizar que urge más educación sobre este tema.

Siguiendo la misma línea, Brad Gair, directorsenior de la compañía consultora Witt O’Brien’s, declaró que “ya es hora de rebasar el debate” de si el cambio climático y sus consecuencias existen o no. “Es una realidad, pero, como hay tantas visiones, no sabemos si lo estamos atendiendo bien o no. Se necesita una estrategia nacional de resiliencia”, dijo.

Tags: 

Categorías de Contenido: