Descifran bacterias que originan un cáncer en la mujer puertorriqueña

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Jean Mitchelle Vélez

La extensa investigación sobre las comunidades bacterianas, presentes en el área cervicovaginal y el Virus del Papiloma Humano (VPH) en mujeres puertorriqueñas, ya rindió sus primeros frutos. Recientemente, se confirmó el hallazgo de un considerable número de bacterias y hongos no descritos con anterioridad. Así lo adelantó a la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP), la doctora e investigadora Filipa Godoy-Vitorino.

En el cuerpo humano existen numerosos microbiomas bacterianos. La cantidad de bacterias y su proliferación en determinadas áreas depende de cada individuo. Sin embargo, en términos generales, se reconoce al intestino como el órgano más biodiverso y al tracto genital femenino como la zona con menos comunidades bacterianas. Así lo explicó la investigadora:

El área genital tiene la barrera epitelial bajo la influencia del estrógeno. Eso hace que su ambiente sea rico en glucógeno (azúcar) que selecciona para Lactobacillus, bacterias fermentadoras. Al fermentar, estas bacterias producen ácidos que reducen el pH y proporcionan una barrera química y microbiana que impide la llegada de otras bacterias y agentes infecciosos” 

A pesar de esto, la científica también mencionó que mientras más interrupciones e introducciones en el área vaginal se abre una brecha de crear más bacterias y hongos, incluyendo el uso de las duchas.

Hasta el momento, la inquietud inicial de los ginecólogos y otros especialistas estaba relacionada con la microbiota vaginal de la mujer puertorriqueña. Más allá de ser una duda, resolver este cuestionamiento permitiría una mejor comprensión de los problemas de salud que aquejan a la mujer, entre esos el VPH. Cuando el virus está asociado a un bajo riesgo, puede causar verrugas genitales. Sin embargo, si el virus se clasifica de alto riesgo puede ser un agente desencadenante del cáncer cervical. 

Los cambios en las comunidades bacterianas se llaman disbiosis. En la vagina, la disbiosis ocurre cuando aumenta la diversidad, es decir, cuando además de los Lactobacillus aparecen otras bacterias, anaerobias”, explicó la Dra. Godoy-Vitorino.

Por ese motivo, la especialista llevó a cabo una pionera investigación en el que se caracterizaron las bacterias y hongos presentes en la vagina de la mujer boricua, sobre todo en pacientes afectadas por infecciones de VPH (bajo y alto riesgo) y con lesiones epiteliales.

Este estudio que se realiza en la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas, es el único que se está llevando a cabo en el Caribe y uno de los primeros que realizan en el microbiónomo humano -microorganismos que residen en los fluidos, glándulas mamarias, entre otros-.

“Fuimos los primeros en hacer un estudio que simultáneamente estudiara la diversidad viral, la diversidad bacteriana y la diversidad de hongos. Encontramos una asociación de unos hongos específicos que están asociados a cáncer de piel y psoriasis (que contiene levadura). Esa levadura la estamos encontrando significativamente asociada a HPV de alto riesgo y también se ha encontrado en la base del pene. Encontramos también otros marcadores de bacterias fermentadoras”, explicó.

Hallazgos reveladores y determinantes

Los resultados de esta investigación encontraron más de 50 tipos de comunidades bacterianas en el área cervical. Dentro de los descubrimientos de este estudio, la Dra. Godoy-Vitorino  destaca los siguientes: 

1.  Las bacterias Lactobacillus más dominantes en la Puertorriqueña es la especie Lactobacillus iners, diferente a las de las mujeres caucásicas.  

2. Existen biomarcadores de lesiones intraepiteliales avanzadas como Atopobium vaginae y  Gardnerella vaginalis, bacterias anaerobias, que ya se habían asociado a vaginosis e infecciones genitales.

3. Hay mayor diversidad de hongos asociados a lesiones por HPV de alto riesgo, incluyendo hongos lipofílicos del género Malassezia (estas levaduras estan asociadas con psoriasis y melanoma), y las mujeres con HPV bajo riesgo tienen otra levadura: la Sporidiobolaceae.

4. Además, el 23% de las pacientes tienen infecciones mixtas con ambos tipos de HPV, independientemente de las lesiones que presentan.

Al conocer los resultados de su investigación, la especialista afirmó que éstos representan el primer descubrimiento importante para entender las infecciones por VPH y el desarrollo del cáncer cervical en mujeres con lesiones en su sistema reproductivo.  Ya esta fase del estudio culminó, y están entrando a mirar los genomas de esas bacterias y comparar las proteínas y las enzimas.

A largo plazo, los datos obtenidos en este investigación, abren una ventana para la creación de desarrollo de probióticos para puertorriqueños, como supositorios y lavados. Además, permitirán un avance significativo en la búsqueda de técnicas de detección temprana no solo del VPH y cáncer, sino de un buen número de infecciones ginecológicas. 

La científica enfatizó que los adelantos investigativos dependen de las mujeres de la isla. Actualmente hacen faltan más mujeres puertorriqueñas que sean voluntarias para entender la ecología del sistema reproductivo. Así, se ayudaría a los profesionales de la salud en su constante labor por mejorar la calidad de vida de la población femenina de la isla.

Tags: