El cosmos, su pasión vital

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Dennis Oberbye / The New York Times El Nuevo Día Nueva York - Víctor Blanco, un astrónomo puertorriqueño que contribuyó en la construcción de un importante puesto de avanzada para la ciencia estadounidense, el Observatorio Internacional Cerro Tololo, en Chile, y lo cuidó durante los 14 años de revolución, contrarrevolución y turbulencia económica, murió el 8 de este mes. Tenía 92 años y vivía en Vero Beach, Florida. Su muerte, cerca de Vero Beach, fue confirmada por su hijastra, Elizabeth Vitell. Los astrónomos dijeron que Blanco sería recordado por sus destrezas científicas, políticas y administrativas como el director del observatorio en la apertura del firmamento sur como una nueva frontera de investigación cósmica. Cuando los astrónomos se preocuparon de que la elección de un gobierno marxista bajo Salvador Allende en 1970 pudiera amenazar los planes de construcción del que sería en aquel entonces el telescopio más grande en el Hemisferio Sur -de 158 pulgadas de diámetro- fue a Blanco a quien despacharon para que explicara a Allende lo que los estadounidenses estaban haciendo en la cima de su montaña. Y cuando Allende fue derrocado por una junta militar y reemplazado por el general Augusto Pinochet tres años más tarde, en medio de escuadrones de la muerte y desapariciones, huelgas y escasez de comida, Blanco fue despachado para entrevistarse con Pinochet, quien decidió que quería visitar el observatorio y pidió una lista de miembros chilenos del personal y sus afiliaciones políticas. Blanco puso reparos, diciendo que esto sería una intrusión inadecuada en la política chilena. “El general Pinochet, de todos modos, visitó Cerro Tololo”, escribió Blanco en un resumen de su vida en The Annual Review of Astronomy and Astrophysics, en 2001, “y nosotros, a pesar de todo, nos quedamos con aquellos chilenos miembros del personal que sabíamos que habían sido partidarios de Allende”. Durante todo el tumulto, el observatorio permaneció abierto. El firmamento Sur ofrece muchas de las vistas más espectaculares del universo, como el centro de nuestra propia galaxia, y sus nubes y grupos de estrellas auxiliares. Para finales de la década de 1950 y principios de la de 1960, los astrónomos tuvieron los ojos puestos en las montañas oscuras y secas de Chile. Cerro Tololo, fundado en 1961 al norte de Chile, fue una colaboración de la National Science Foundation, de un consorcio de colegas llamado Universidades Asociadas para la Investigación Astronómica, y de la Universidad de Chile. No fue una parte insignificante de la labor de Blanco mantener estos elementos dispares trabajando juntos y a la vez conseguir que se construyeran carreteras y edificios. “Víctor poseía un sentido muy delicado de la diplomacia y las costumbres”, dijo Robert Kirshner, un astrónomo del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, quien dijo que blanco y su esposa, Betty, astrónoma también, conservaban una lista de todos los matrimonios que ellos habían ayudado a emparejar. Otro logro importante de Blanco fue la construcción del telescopio de 158 pulgadas, un hermano gemelo del ya construido e instalado en el Kitt Peak National Observatory, en Arizona, dirigido también por la National Science Foundation. Fue completado en 1975, y Blanco ayudó a alinear y probar el telescopio. La inversión en el Cerro Tololo tuvo su compensación en 1987 cuando surgió una estrella en una brillante explosión supernova en la Gran Nube Magallánica, prácticamente encima mismo del lugar. Una década más tarde, el observatorio desempeñó un papel clave en el descubrimiento de que la expansión del universo parece estar acelerándose bajo la influencia de una misteriosa energía oscura, un descubrimiento que ha sacudido a los físicos y a la astronomía. Cerdos y asteroides Blanco nació el 10 de marzo de 1918, en Guayama, Puerto Rico, uno de nueve hijos de un policía, Felipe Blanco, y una ama de casa, Adelfa Pagán de Blanco. De muchacho en San Juan, con sueños astronómicos, él crió cerdos, a quienes les ponía nombres de asteroides y construyó un telescopio en el patio. Ingresó a la Universidad de Chicago, pero antes de que pudiera terminar fue reclutado para el Ejército en la Segunda Guerra Mundial, y pasó seis años reparando y ajustando detectores de radar y estudiando los efectos atmosféricos sobre las ondas de radar. Tras seis años en lo que es ahora la Case Western Reserve University, en Cleveland, Blanco se unió al Observatorio Naval como director de un programa para medir las posiciones de las estrellas. Se fue al cabo de dos años, en 1967, para convertirse en el segundo director de Cerro Tololo. En 1981 renunció, pero se quedó en Cerro Tololo para continuar la investigación. A pesar de que el telescopio de 4 metros en Cerro Tololo ya no es el más grande del Hemisferio Sur, sigue estando al frente de la investigación. Este emprenderá un estudio de alrededor de 300 millones de galaxias, en un esfuerzo por descifrar el efecto de la energía oscura sobre la evolución del universo. En una ceremonia en la cima de la montaña en 1995, el telescopio fue bautizado como telescopio Víctor Manuel Blanco.