Esfuerzo para el manejo del asma

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Camile Roldán Soto / End.croldan@elnuevodia.com endi.com El asma es una de las principales causas de ausentismo entre los estudiantes de las escuelas públicas del País y una de las enfermedades más comunes entre la niñez puertorriqueña. Para orientar a los padres sobre cómo de prevenir y controlar esta molesta condición, que padece uno de cada tres niños en Puerto Rico, el Instituto de Ciencias de la Conducta del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) desarrolló el programa CALMA (Controla, apodérate y logra el manejo del asma). Se trata de talleres donde profesionales de la salud educan sobre las causas de la enfermedad, cómo utilizar más efectivamente los medicamentos y qué hacer para manejar los síntomas adecuadamente, entre otros temas. La doctora Glorisa Canino, directora del Instituto, destacó que este es el único modelo científicamente probado diseñado en Puerto Rico para ayudar a los niños con asma moderada y severa. La efectividad de CALMA fue probada en grupos de niños pacientes de la Reforma de Salud. Se encontró que los padres de hijos con asma moderada y severa que recibieron las orientaciones redujeron en un 68% el número de hospitalizaciones y en un 37% las visitas a las salas de emergencia. “El programa promete realmente ayudar a los niños con asma moderada y severa a controlar la enfermedad”, afirmó la doctora Canino. Destacó que entre los consejos principales que se comparten con los padres está mantener la habitación del niño y el resto del hogar lo más limpio posible, para evitar la acumulación de polvo y hongo, que pueden contribuir en gran medida a desarrollar o empeorar el asma. CALMA llegará a los padres de escuelas públicas gracias a un programa piloto entre el Instituto, la Red de Prevención de Asma Infantil de Merck y el Departamento de Educación (DE). Ayer comenzaron los adiestramientos de 20 enfermeras que trabajan en planteles de las regiones de Arecibo y Bayamón. Una vez capacitadas y tomando en cuenta las necesidades de las escuelas, las enfermeras escogerán un grupo de padres a quienes educarán en el programa CALMA. En unos meses la efectividad de la iniciativa será evaluada con el propósito de expandirla a otras regiones educativas.