Incubadora creativa en Mayagüez

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Millie Gil

Insertar la cultura y la economía creativa en el desarrollo de Mayagüez, y activar el capital intelectual y creativo para generar oportunidades de empleo e inversión en empresas e industrias culturales en la ciudad, y en el resto del país, son los principales objetivos de la Incubadora de Empresas e Industrias Creativas de Mayagüez (IEIC), que empieza a funcionar en su fase virtual a principios del 2013.

“En Puerto Rico no había ninguna plataforma de desarrollo empresarial diseñada específicamente para las industrias creativas, hasta ahora”, dijo la historiadora, gestora cultural y autora intelectual de IEIC, Silvia Aguiló, quien recordó que la Incubadora Creativa, nace entre el 2009 y el 2010 como un proyecto académico de su post-grado.

Desde entonces, con el apoyo económico del gobierno municipal de Mayagüez, se comenzó un proceso de estudio e investigación de unas diez industrias creativas en Puerto Rico. El insumo de las mesas redondas que se llevaron acabo entre el 2011 y 2012 logró identificar las fortalezas, debilidades, necesidades y oportunidades de las industrias creativas en la Isla.

“Nuestra Incubadora Creativa atenderá a diez industrias creativas: industria de la moda, diseño industrial, cine, televisión, diseño grafico, diseño de vídeo juegos, industria editorial, industria de la música, neo-artesanías y turismo cultural”, apuntó Aguiló, quien cuenta con una impresionante lista de colaboradores, socios corporativos y aliados para arrancar con buen pie este proyecto.

La historiadora, que hizo la presentación del ambicioso proyecto ante un nutrido grupo de diseñadores, empresarios, y académicos convocados a una de las salas de cine del Mayagüez Town Center, ha descrito la incubadora como el punto de partida “hacia la incorporación de la economía creativa como una estrategia de desarrollo para Mayagüez”.

La Incubadora Creativa, es una iniciativa pionera en Puerto Rico y operará como una corporación sin fines de lucro con una aportación del gobierno municipal de Mayagüez.

“Desde su inicio, se han estado tejiendo redes de buena voluntad, a través de colaboraciones y alianzas con instituciones académicas, agencias de gobierno y corporaciones privadas a nivel local y global”, dijo Aguiló quien añadió que la Incubadora Creativa ya es miembro de la Red Latinoamericana de Emprendedores Creativos, y de la National Business Incubators Association.

Las industrias creativas son aquellas que conjugan creatividad, producción y comercialización, y están cobijadas por las leyes de los derechos de autor. “Se enmarcan en el concepto de economía creativa ya que además de generar ingresos y empleos, promueven la inclusión social, el desarrollo humano y la diversidad cultural. Su impacto puede ser local, nacional y hasta global”.

“Si uno piensa, por ejemplo, en todas las creaciones que han venido con Apple, con Microsoft, todos estos inventos de Facebook, etcétera, todos comenzaron de la misma manera, como unas ideas. Y se gestaron, y se enteró la gente fueron respaldadas y se convirtieron en grandes negocios. Estamos hablando de negocios que hoy día son multimillonarios, pero con algo hay que empezar”, sentenció el economista Edwin Irizarry Mora.

El periodo de incubación incluye apoyo técnico en áreas empresariales como finanzas, contabilidad, desarrollo de plan de negocio, investigación de mercado, plan de mercadeo, diseño de prototipos, producción, empaque y distribución entre otros. “Las alianzas que estamos concretando le permitirán a nuestros creativos beneficiarse de la experiencia de la industria y del conocimiento de la academia. Creemos que con esta estrategia, Puerto Rico puede añadir suficiente ventaja competitiva para entrar al mercado internacional de las industrias creativas”, acotó Aguiló.

La idea es transformar y convertir a Mayagüez en una “ciudad creativa que valora su patrimonio cultural y capital intelectual y que está comprometida a desarrollar estrategias para su mayor productividad”.

El alcalde de Mayagüez hizo suyo el proyecto de Aguiló y separó los fondos para su desarrollo por ser cónsono con el nuevo modelo económico de desarrollo regional para fortalecer tanto la economía de la ciudad como la de la Región Porta del Sol.

“Yo creo que vamos a sentar un precedente importante, no para el oeste, para nuestro país, para Centro América y el Caribe donde hay muchos países que ya han descubierto esto que hoy estamos haciendo el esfuerzo de establecer (la incubadora) y nos vamos a colocar en ese nivel de esas grandes ciudades y países del mundo que ven la cultura como una herramienta de desarrollo económico para sus países”, dijo textualmente José Guillermo Rodríguez.

Aunque el tema de las industrias culturales y la economía creativa prácticamente no ha sido estudiado, identificado, ni promovido en Puerto Rico existen modelos, como el de Aguiló, que han sido exitosos en ciudades como Río de Janeiro en Brasil, Córdoba en Argentina y Bogotá en Colombia, por mencionar sólo algunos.

Lo cierto es que Mayagüez tiene experiencia con el concepto de incubadoras empresariales. Hace más de diez años la ciudad fue pionera al establecer la primera incubadora de alta tecnología en la Isla. El Vivero de Tecnología y Ciencia conocido como Vitec2, que forma parte del Corredor Tecnoeconómico de Puerto Rico, PRTEC dedicado al desarrollo de industrias de alta tecnología en la Región Oeste.

Irizarry Mora, ex candidato independentista a la gobernación, coincide con el ejecutivo municipal en que ésta va a ser un ejemplo a emular de otras regiones. “No va a ser solamente el talento de la región oeste el que va a estar ahí, sino que estará disponible para ese talento escondido en todo el país, en nuestras de comunidades urbanas y rurales, gente que de otra manera no tendría oportunidad de exponer su talento, sus creaciones. En ese sentido yo creo que es una iniciativa extremadamente valiosa”.

Para que prospere, dice, tiene que haber un esfuerzo del sector privado y empresarial de la zona oeste y de la academia que solidifique la iniciativa. “En la medida en que participen más instituciones educativas y más representantes del sector privado habrá más apoyo financiero, más apoyo en términos de exposición y divulgación, se generará lo que los economistas llamamos un efecto multiplicador”.

Hasta el momento, la Incubadora Creativa cuenta con el apoyo profesional  e institucional del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), la  Escuela Internacional de Diseño, de la Universidad del Turabo, la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico, la Escuela Vocacional de Mayagüez, y tiene alianzas con  la Universidad de Palermo en Argentina, entre otros.

“Esto tiene ese valor (efecto multiplicador) desde cualquier perspectiva que uno lo mire. No tiene límite. Este es un proyecto de largo plazo, en el buen sentido de la palabra. Espero que esto se mantenga por mucho tiempo y que sea mucha la gente que pueda llegar para llevar allí sus creaciones, su ingenio, que se pueda exponer su creatividad y comercializarla, convertirla en una forma de ganarse la vida. Que yo creo que es lo más importante desde el punto de vista del impacto socioeconómico que esto pueda tener”, recalcó el economista.

Los medios de comunicación emergentes y las redes sociales van a ser de mucha utilidad para la difusión de los proyectos incubados. “No podemos mirar esto en pequeño. Esto tiene que trascender y yo creo que las facilidades están, está la forma de comunicarlo y de hacerlo llegar a todo el mundo. Y entonces en ese sentido claro que es rentable”, apuntó.

La Incubadora Creativa, según el economista, es una manera distinta de generar ingresos. “Yo no tengo la menor duda de que ese potencial esta ahí y que eso va a trascender, sin lugar a dudas, las fronteras de Puerto Rico como país. No hay límite de donde esto puede llegar.

Para Irizarry Mora, quien editó el programa de gobierno del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), es un imperativo que el proyecto se evalúe fuera de líneas partidistas e instó a los gobiernos municipales a poner al servicio de la Incubadora Creativa, recursos económicos, recursos humanos y hasta instalaciones municipales. “Aquí esto tiene que trascender el debate político partidista porque esto es algo que tiene que ocurrir no importa de donde surja la iniciativa. Yo creo que eso es lo bueno de este proyecto”.

Rodríguez, por su parte, apuesta a que la Incubadora Creativa creará “una ventana de oportunidades a través de la cultura para desarrollar económicamente un capital puertorriqueño y oportunidades de empleo para nuestra gente que el gobierno municipal de Mayagüez apoya totalmente”.

Aguiló coincide en que su iniciativa es el medio “para canalizar, promover y apoyar las oportunidades de desarrollo socio-económico derivadas de la creatividad, del patrimonio cultural, del capital intelectual y del turismo cultural para generar mayor actividad económica y nuevos empleos en la ciudad de Mayagüez”.

“La capacidad que tienen los puertorriqueños, que nos ha llevado hasta la luna, pues más allá de la luna vamos a llegar con esa capacidad y la inteligencia que tienen los puertorriqueños”, destacó el alcalde.

La Incubadora Creativa comenzará labores en el 2013 como incubadora virtual, y su primera convocatoria para Proyectos de Aceleración. Entre el 2014- 2015, una vez establecida en un edificio propio en la Zona Industrial de Guanajibo, ofrecerá servicios de incubación, aceleración, y espacio para empresas nómadas del sector de las industrias creativas.

Publicado originalmente en Mayagüez Sabe a Mangó.

Tags: 

Categorías de Contenido: