Lockheed Martin dona $95 mil al RUM

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

 

El Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) recibió un donativo de $95 mil de la empresa Lockheed Martin, como parte de su programa de STEM Grants.

La donación está destinada principalmente a estudiantes, bajo el Lockheed Martin Scholar, en el que se becan a 100 colegiales de los programas subgraduados de Ingeniería Mecánica (INME), Eléctrica (INEL) y Software, durante sus cinco años de estudio en el Recinto.

“Les damos una beca de $1,000 el primer año y, luego, les ofrecemos talleres, seminarios, mentorías y oportunidades de empleo. En su cuarto año, pueden solicitar recibir mil dólares adicionales, a través de lo que se llama el Research Scholar. La meta de nuestra compañía es que, en su quinto año, después que hayan pasado por este programa, podamos contratarlos en Lockheed Martin”, explicó el ingeniero y egresado colegial, Pedro Nieves, director de Quality and Mission Success de la empresa.

El exalumno de la Clase de 1996 de INME agregó que el dinero también sufraga algunas iniciativas de competencia como el RUMMarino, el RoboBoat y el helicóptero autónomo que desarrolla INEL, los que compitieron este año gracias a ese tipo de donativos.

“Tenemos seis proyectos en total y el propósito principal es ayudar a transferir la tecnología de la compañía a la Universidad, a la vez que adiestramos a los estudiantes para, entonces, integrarlos en internados. Obviamente, el plan es, que una vez se gradúen y tengan todo ese conocimiento, emplearlos como ingenieros en la compañía”, recalcó.

El donativo se dio a la par con el reclutamiento de sobre 50 alumnos del RUM para internados y trabajos a tiempo completo en las diferentes plantas de la compañía en Estados Unidos y Puerto Rico.

“El año pasado contratamos 47 ingenieros y, este año, el objetivo es contratar más de esa cantidad”, sostuvo Wilson Ronda, otro exalumno del Recinto, de la Clase de 1997 de INEL, quien se desempeña como senior Manager de Fly Control and Autonomy de Lockheed Martin en Aguadilla.

“El plan es afianzar nuestra relación con el liderato del Colegio, que se enfoque en la experiencia del estudiante y que beneficie a la compañía, pues estamos buscando el talento; pero queremos que esto sea un proceso continuo cada año, que no se interrumpa. Queremos invertir en las áreas que la Administración del Recinto nos diga, son convenientes, precisamente, para ayudar al profesorado a desarrollar a los alumnos”, dijo, por su parte, el egresado de la Clase de 1997 de INME, Ángel Crespo, quien es director de Fleet Ballistic Missiles, bajo la división Espacial de la empresa, en sus cuarteles del estado de la Florida.

“Es muy satisfactorio para nosotros, porque estudiamos aquí y ahora estamos en posiciones que podemos ayudar, no solo al estudiante que está donde nosotros estábamos unos años atrás; sino que, a la misma vez, apoyamos a nuestra compañía con el talento del Colegio”, añadió.

 

El donativo lo recibieron los catedráticos, Agustín Rullán Toro y Bienvenido Vélez, rector y decano interino de Ingeniería, respectivamente. También, estuvieron presentes Eduardo Juan García, catedrático de INEL/ICOM, y Ellen Ríos de Acarón, directora del Programa Coop de Ingeniería del Recinto.

“Nos alegra enormemente que nuestros exalumnos regresen a su alma mater para, en alguna forma, reciprocar todo lo que la Universidad les brindó y, a la vez, apoyar a los que, como ellos, se preparan para ser los pilares de nuestra sociedad y nuestra mejor representación ante el mundo. Estamos muy agradecidos de este donativo que refuerza esta alianza estratégica que, por años, hemos mantenido con Lockheed Martin”, enfatizó el Rector.

Coincidió con Rullán Toro, el presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Jorge Haddock Acevedo, quien agradeció a la empresa y precisó que la filantropía es puntal para el crecimiento de la institución y una prioridad de su administración. 

“Las aportaciones de nuestros exalumnos hacia la Universidad son, sin lugar a duda, invaluables. Trabajamos para fortalecer el vínculo entre la Universidad y nuestros egresados, de manera que continúen con nosotros, desarrollando esta cultura de altruismo y colaboración con nuestra misión académica. El éxito y posicionamiento de la UPR se atribuye, en gran medida, a nuestros egresados. Estamos más que agradecidos”, puntualizó el Presidente.