Los monos espantan a muchos agricultores

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Aura N. Alfaro / aalfaro@elnuevodia.com endi.com Quedan sólo dos agricultores grandes que persisten en sembrar vegetales en el Valle de Lajas, aunque toman en consideración una pérdida en sus cosechas de 20% a consecuencia de los daños causados por los monos. La mayoría de los agricultores que sembraban el Valle, particularmente en las áreas de mucha presencia de monos, han cambiado a cultivos menos atractivos para los simios, y otros más han desistido de sembrar y abandonaron las fincas, informó José Laborde, asesor del Secretario de Agricultura. Laborde es el enlace del Departamento de Agricultura (DA) en el programa de Manejo de las poblaciones de monos patas y rhesus en el suroeste de Puerto Rico, un esfuerzo conjunto entre el Gobierno estatal, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Servicio de Vida Silvestre del Departamento de Agricultura federal (USDA por sus siglas en inglés). Según Laborde, las dos especies de monos en la región oeste -patas y rhesus- están haciendo estragos en la agricultura. Los patas son terrestres, de color rojizo con vientre crema y el macho adulto es el doble en tamaño a la hembra. “Esos son los que se ven mucho cruzando la carretera 116, por el área de Lajas, y se ven mucho en el Valle”, comentó el entrevistado. Los rhesus prefieren habitar en los árboles, y hay una población en Sierra Bermeja, el área montañosa entre Lajas y Cabo Rojo, y en el barrio Cotuí, en San Germán. Muchos de ellos están infectados con el virus del herpes-B. Los biólogos federales estimaron que hay al menos 600 monos de cada especie, aunque se cree que son muchos más. Se estima que los agricultores han perdido $1.3 millones anualmente por culpa de estos monos. Los monos se alimentan de árboles silvestres, de frutales como el mangó y tamarindo. Hay monos patas en Lajas, Guánica, Sabana Grande, Cabo Rojo, San Germán.