Los murciélagos ayudan a prevenir plagas que se pueden volver un dolor de cabeza

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

Este artículo es parte de una colaboración entre CienciaPR y el medio. Por ser contenido original generado por CienciaPR puede reproducirlo, siempre y cuando le de crédito al autor y a nuestra organización.

Autor de CienciaPR: 

Por: 

Wilson Gonzalez-Espada
Aunque muchas personas visitan la isla de Vieques para observar los dinoflagelados que emiten su luz azulada en la Bahía Bioluminicente, Vieques es el hogar de muchísimas otras especies de plantas y animales, algunos de los cuales podrían estar en peligro de extinción. Afortunadamente, la mayoría de estos organismos son protegidos por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS, por sus siglas en ingles), agencia que estableció el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Vieques en el 2001.
 
Pero no se puede establecer un plan para preservar o proteger una especie sin estimar cuántos organismos hay y de qué especies. Recientemente los investigadores Isha Alexander y Keith Geluso, de la Universidad de Nebraska en Kearney, decidieron estudiar la población de murciélagos de Vieques, mamíferos aéreos cuya distribución y hábitat casi no se han estudiado.

Los murciélagos son una parte esencial de los ecosistemas tropicales debido a su variada dieta. Hay especies de murciélagos que comen pescado, otras especies comen frutas y otras que comen insectos.

Al alimentarse, los murciélagos ayudan a polinizar ciertos tipos de plantas. Además, las semillas de las frutas que comen algunos murciélagos fruteros se dispersan a otros lugares según éstas pasan por el sistema digestivo de estos mamíferos voladores. Los murciélagos insectívoros se comen decenas de libras de insectos que, de lo contrario, podrían convertirse en una plaga.

Para su proyecto de investigación, los científicos capturaron murciélagos al colocar redes enormes en diferentes puntos del Refugio Nacional de Vieques durante los meses de junio a septiembre. Para saber cuál era el hábitat preferido de los murciélagos, los investigadores decidieron colocar las redes en dos hábitats distintos. Tres redes se ubicaron en el área de bosque subtropical seco y otras tres redes se colocaron en el área de bosque subtropical húmedo. Luego de que los murciélagos fueron capturados, los científicos identificaron su especie, sexo, peso y dimensiones. Una vez finalizada la recolección de datos, los murciélagos fueron liberados al hábitat original donde fueron capturados.

De las redes localizadas en el bosque húmedo, Isha Alexander y Keith Geluso capturaron 5 murciélagos fruteros rojos (Stenoderma rufum; frutíferos) y 9 murciélagos mastín (Molossus molossus; insectívoros). Las otras dos especies de individuos capturados, 59 murciélagos pescadores  (Noctilio leporinus; piscívoros) y 9 murciélagos fruteros de Jamaica (Artibeus jamaicensis; frutifero), éstos aparecieron en las redes del bosque húmedo y las del bosque seco, lo cual implica que ocupan una mayor variedad de hábitats.

Un dato interesante sobre el sexo de los murciélagos capturados sorprendió a los científicos. Contrario a los murciélagos pescadores, en los que individuos de ambos sexos fueron capturados, no se capturó ni una sola hembra del murciélago frutero de Jamaica ni del murciélago frutero rojo. Aun más sorprendente, no se capturó algún macho del murciélago mastín. El Dr. Keith Geluso indicó que, ocasionalmente algunas especies de murciélagos salen en grupos de un solo sexo, es decir, las hembras se alimentan en una región geográfica del hábitat y los machos en otro lugar diferente.

El hecho de que a lo largo de cuatro meses se capturaron menos de diez individuos de tres especies de murciélagos es problemático. Los investigadores están preocupados de que algunas de las poblaciones de murciélagos estén disminuyendo. De hecho, los científicos esperaban encontrar mucho más de cuatro especies ya que Puerto Rico cuenta con 13 especies de murciélagos y Vieques no está muy lejos de la costa.  Por lo menos tres de estas especies, el murciélago marrón (Eptesicus fuscus), el murciélago colorado (Lasiurus borealis) y el murciélago común (Tadarida brasiliensis), habitan zonas similares a Vieques en la Isla Grande.

La causa de esta posible disminución poblacional no está clara, pero dos factores que pudieran afectar a los murciélagos del área son los huracanes y las décadas de prácticas militares en Vieques. Una baja en la población es más crítica aún para el murciélago frutero rojo (Stenoderma rufum), una especie nativa de las Antillas y cuya distribución geográfica es limitada, lo que podría llevar a que se considere una especie amenazada. De hecho, en 30 años, Vieques es sólo la quinta isla de las Antillas donde el murciélago frutero rojo se ha visto.

El trabajo de los científicos para entender y documentar la población de murciélagos en Vieques apenas comienza. Ya hay planes de capturar y medir murciélagos en otras áreas de la Reserva Natural y en diferentes meses durante el año. Sólo un monitoreo a largo plazo le permitirá a los científicos medir con certeza los cambios poblacionales de las diferentes especies. Otro plan que los investigadores están evaluando es colocarle radio-transmisores pequeños a algunos de los murciélagos para seguir detalladamente sus movimientos.

Tags: 

Categorías de Contenido: