Peligros marinos en Puerto Rico

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Pedro Bosque Pérez / pbosque@elnuevodia.com El Nuevo Dia Algunos de los animales marinos más peligrosos del mundo viven o visitan las aguas que rodean a Puerto Rico. Pueden causar heridas a las personas que entran en contacto con ellos o hasta atacar a un ser humano. Peces, corales y hasta bacterias son peligrosos para la salud y en casos extremos pueden causar la muerte. El pez león puede encontrarse en arrecifes, praderas de yerba marina y cerca de muelles, entre otros sitios. "Está por todos lados (en Puerto Rico). Si la persona es alérgica podría ser letal, pero normalmente no lo es", explica Edwin Hernández Delgado, biólogo marino. Hernández Delgado indica que la persona puede sentir un pinchazo bien duro, dolor y una reacción alérgica, y terminar en un hospital. "Se está propagando muy feliz por ahí y tiene un efecto ecológico que aún no sabemos. Está comiendo juveniles de muchas especies. No tiene predadores" en Puerto Rico, pues es oriundo de los oceános Pacífico e Índico, dijo el experto. Por otra parte, una morena puede causar una herida enorme, aunque sea pequeña, pero no ataca a menos que se le moleste. Mientras que las especies más agresivas de tiburones en el Atántico, que viven en Puerto Rico, son el tigre, el toro y el martillo, aunque no tienden a verse cerca de las costas. Generalmente terminan como comida del ser humano. El Diadema antillarum es un erizo de espinas largas que casi desapareció de las aguas de Puerto Rico, pero su población se ha ido recuperando. Si se pisa uno, las espinas se quedan clavadas al cuerpo. Por otra parte, en la Isla hay cuatro especies de coral de fuego, que tiene una toxina bien fuerte y al entrar en contacto con el la sensación es similar a pegarse un encendedor o cigarrillo del cuerpo, dijo Hernández Delgado. El efecto puede durar horas o llevar a la persona a una sala de emergencia para recibir tratamiento médico. En las aguas de Puerto Rico hay varias especies de medusa o agua viva. La persona que es tocada por sus tentáculos siente un dolor bien fuerte y sensación de quemazón. El lugar que toca el tentáculo queda marcado. Otra especie peligrosa es el pez piedra, que tiene una toxina venenosa que causa dolor intenso y alergia. Por otra parte, la mantaraya se entierra en el fondo y no se le ve, pero al pisarla puede dar un fuerte pinchazo que genera dolor y una reacción alérgica, dijo Hernández Delgado, que conoce de un caso de un estudiante que perdió una mano. Mientras que la barracuda o picúa, puede atacar de manera accidental a un pescador en el agua, que lleve consigo peces sangrando dentro de una bolsa. Pero uno de los peligros más grandes en el mar son las bacterias fecales, que son invisibles a la vista. La persona que traga agua del mar con esas bacterias puede enfermarse, por lo que no se recomienda entrar al agua cuando se anuncia la presencia de ellas. El biólogo Hernández Delgado señaló que han encontrado contaminación fecal a 15 millas de la costa entre Cabo Rojo y Mayagüez.