Reptiles fósiles de Puerto Rico

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Juan D. Daza y Jorge Vélez-Juarbe / Especial para El Nuevo Día endi.com Quizás lo primero que se nos ocurre cuando pensamos en reptiles fósiles son los dinosaurios, plesiosaurios, ictiosaurios o quizás pterodáctilos. De estos animales, aún no se han encontrado fósiles en Puerto Rico - de hecho Cuba es la única isla del Caribe donde se han encontrado algunos de estos reptiles del Mesozoico. Si buscáramos los reptiles prehistóricos de la Isla, probablemente no encontraríamos el clásico paisaje lleno de volcanes, con una manada de triceratops y un Tyrannosaurus escondido en medio de un bosque de helechos; en lugar de esto, los hallaríamos en un ambiente más moderno, con manglares, un grupo de tortugas asoleándose en la orilla y un gavial nadando en aguas salobres, un ambiente similar a las actuales costas de Bangladesh. De las 13 familias de reptiles actuales, 11 están representadas por fósiles. La mayoría de estos reptiles provienen de sedimentos del Pleistoceno (hace 1.8 millones de años) excavado en cuevas. Técnicamente estos restos se denominan subfósiles, y se diferencian de los fósiles en que aún conservan material orgánico que puede ser usado en datación de radiocarbono o en la extracción y secuenciación de ADN. También hay fósiles más antiguos, como la tortuga del Mioceno (23.8 a 5.3 millones de años atrás) Bairdemys harsteini, encontrada en 1975 en Bayamón y que pertenece a la familia Podocnemididae. Esta familia no existe actualmente en Puerto Rico, y habita solo en Madagascar y al Norte de Suramérica. A la tortuga de Bayamón se le suman otras encontradas en rocas del Mioceno de Corozal y del Oligoceno (33.7 a 23.8 millones de años atrás) de Yauco y San Sebastián. Todas estas tortugas retraían la cabeza, doblando el cuello hacia un lado, por esta razón se llaman Pleurodiras, y se diferencian de las tortugas Criptodiras que retraen la cabeza directamente hacia el interior del caparazón. Fósiles de lagartos y serpientes, las cuales no son mas que lagartos sin patas, se han encontrado en sedimentos del Mioceno en el noroeste de Puerto Rico. De este material, se sabe muy poco ya que sólo son dos vértebras, una preliminarmente identificada como de iguana y otra identificada como de boa. Aunque se necesita más material para poder concluir mas detalles sobre estos organismos, se sabe que ambos representan especies distintas a las que encontramos actualmente. El fósil más extraordinario de reptil de Puerto Rico es el de un gavial. La noticia la publicamos en exclusiva mundial en este periódico. Dado que el material estaba en proceso de descripción no se pudo publicar su nombre. El animal apareció en la edición de mayo 22 de la Serie de Ciencias Biológicas de las Actas de la Sociedad Real de Londres. Fue descrito como Aktiogavialis puertoricensis, en referencia al ambiente costero donde fue preservado. El animal fue encontrado cerca de San Sebastián y corresponde a la porción posterior del cráneo. Este animal fue estudiado por uno de nosotros (J. Velez), Christopher Brochu de la Universidad de Iowa y Hernán Santos del Recinto Universitario de Mayagüez. Una de las cosas más interesantes de este hallazgo es, que a diferencia del gavial actual, el cual vive en agua dulce, los gaviales vivían en agua salada. Esto es muy importante porque explica cómo llegaron otros gaviales fósiles de Suramérica; probablemente llegaron desde África después de cruzar el Océano Atlántico. Cada día conocemos mejor los reptiles fósiles de Puerto Rico; mediante trabajos en desarrollo es posible encontrar animales que ni sospechábamos que existieron en la Isla.