Se desvanece el empleo en las farmacéuticas

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Aura N. Alfaro / aalfaro@elnuevodia.com endi.com El anuncio del cierre de GlaxoSmithKline significa un golpe mortal a la economía y al municipio de Cidra, que podría producir despidos de empleados municipales en el 2008. “Sumado a Ivax, que está entre la espada y la pared, de Ciba Vision; y Millipore, que esta prácticamente cerrada, con Glaxo recibimos una estocada mortal que significa $2 millones largo para el gobierno municipal de Cidra”, señaló el alcalde Ángel L. Malavé. “Con las otras tres plantas, suman $5 millones que estaremos perdiendo para el año próximo, y es un patrón que si se mantiene el año que viene el municipio tendrá que pensar en su propio plan de reestructuración”, advirtió Malavé. El municipio tiene cerca de 620 empleados y una nómina de $13 millones. El alcalde aseguró que el cierre de Glaxo afectará el comercio, “desde las tiendas de comida rápida y gasolineras hasta las tiendas de ropa y salones de estilismo, y puede elevar la tasa de desempleo, que estaba entre 10% a 15%”. Informó que cerca del 50% de los 360 empleados cesanteados ayer por Glaxo son residentes de Cidra. Malavé criticó las manufactureras por mantener lo que tildó de “un ambiente de misterio, que nos consterna a todos y es desesperante, además de que crear inestabilidad económica y emocional”. Permea la incertidumbre Para 360 de los 900 empleados de Glaxo de Cidra ayer concluyó la espera por saber si cayeron en el grupo de cesanteados. Y comenzó la incertidumbre para los que no saben si les tocará en los recortes de los próximos meses. Glaxo notificó el miércoles que dejará ir otros 200 empleados en diciembre, y cerrará operaciones para mayo o fines del próximo año, como parte de un plan de reestructuración de la compañía matriz, GlaxoSmithKline PLC. “Lo que permeaba era un ‘feeling’ de ansiedad, y de incertidumbre entre los que quedaron por no saber hasta cuándo (Glaxo) solicitará que se queden y para hacer qué”, dijo una fuente de los empleados. “No entendemos por qué no lo cuadraron todo el mismo día”, agregó. De acuerdo a la fuente, el personal asistió a la planta a las 8:00 a.m. tras ser citados por la gerencia. Los empleados fueron enviados, de acuerdo a su número de empleado, a mesas en diferentes lugares de los pasillos de la planta, atendidas por representantes de recursos humanos. Cada empleado recibió una tarjeta con instrucciones. Los que asistieron a reuniones a las 9:00 a.m. o 11:00 a.m. resultaron ser los 360 despedidos. Fueron orientados sobre sus beneficios y mesada, y se les dijo que permanecerán en nómina hasta diciembre 31. Los que se quedan fueron citados a una reunión en la planta hoy, a las 7:00 a.m. Las áreas con menos despidos fueron ingeniería de utilidades, calibración, mantenimiento y automatización, siendo las más afectadas las de validaciones, manufactura y control de calidad. La fuerza laboral se reducirá hasta llegar a un grupo de apoyo de unas 250 personas en o antes de diciembre, cuando cese la fabricación de los medicamentos para la diabetes Avandia y Avandamet, informó él miércoles el Director de Recursos Humanos de Glaxo Cidra, Ervin Rodríguez. La venta de Avandia en Estados Unidos cayó luego que un estudio publicado en mayo en el New England Journal of Medicine advirtió de sus posibles riesgos de provocar infartos cardíacos. Se espera que la empresa traslade la fabricación de Avandia a una planta ubicada en Canadá. Más se quedarán sin trabajo El Nuevo Día recibió información de que Bristol-Myers Squibb, en Mayagüez, cesanteará hoy a alrededor de 50 empleados, debido al cierre de su área de empaque de tabletas. La planta tiene 400 empleados y transferirá la manufactura de sus productos a Estados Unidos. Carmen Judith Vélez, portavoz de Bristol, señaló que “no hay ninguna declaración oficial, ni anuncio de la compañía al día de hoy”. Sin embargo, confirmó que hace unos meses Bristol anunció a sus empleados que estaría reestructurando la planta. “Este es un proceso que continúa”, dijo Vélez. Además de la planta de Mayagüez, Bristol tiene en Puerto Rico otras tres plantas, en Manatí, Humacao y Barceloneta, y una oficina de ventas y mercadeo en Guaynabo, con un total de 1,800 empleados.