Un coquí taiwanés

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Marie Custodio Collazo / mcustodio@elnuevodia.com

No es una historia común, dos científicos con carreras encaminadas en la industria biofarmacéutica decidieron darle un giro a sus vidas para establecer una empresa de tecnología en Puerto Rico.

Esto fue lo que hicieron el taiwanés Jeff C. Lee y la puertorriqueña Cheryll Sánchez, ambos con grados doctorales en ramas de la ciencia de universidades prestigiosas en Estados Unidos, quienes hace cerca de un año fundaron CoquiLabs en el Viejo San Juan. Esta es la empresa matriz de una diversidad de negocios, que van desde la publicidad digital, hasta el desarrollo de aplicaciones y la incubación de otras empresas de tecnología. Al presente, la pareja emplea a 14 personas, 12 en Puerto Rico y otras dos en Taiwán.

“Llevamos viniendo a Puerto Rico dos a tres veces al año desde el 2002. Me enamoré del país... En ese tiempo, fui viendo la degradación de Puerto Rico físicamente, cómo las estructuras se fueron deteriorando, y quería hacer algo positivo aquí”, relató Lee sobre la decisión de mudarse de California a la Isla.

Su esposa, Sánchez, nació y creció aquí; estudió en la Escuela Libre de Música en San Juan, y luego en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. Su familia está en la Isla, y los pequeños hijos de la pareja hablan español. Por lo que, además del deseo de aportar a la economía del país, el matrimonio quería darle la oportunidad a los  niños de crecer rodeados de parientes e inmersos en la cultura local.

Inspirado por el éxito de las compañías de ofertas diarias, el empresario pensó que sería un instrumento útil para dar a conocer entre los puertorriqueños las diferentes opciones de turismo interno que son poco conocidas por la población local. Pero su visión no se limitaba a eso, sino que estableció CoquiLabs como una empresa matriz, bajo la cual abrir múltiples modelos de negocios que le dieran diversidad dentro del campo de la tecnología. En la parte de aplicaciones, trabajan tanto productos propios como otros para sus clientes. Y en lo que es publicidad y mercadeo van desde hacer una página de internet y diseñar la estrategia digital hasta ayudar en un proceso de relanzamiento de marca.

“Muchos negocios en Puerto Rico son de familia y necesitan actualizar la forma en la que se mercadean... Las empresas son buenas en lo que hacen, pero no saben de publicidad y medios sociales, especialmente ahora que está más centrado en la tecnología para llegar a los clientes”, explicó Lee.

De la ciencia a la publicidad

El empresario relató que su interés en la tecnología y el empresarismo empezó desde joven, aun mientras estudiaba Química en Harvard tenía un negocio de diseñar páginas en internet y ventas en línea. Después de trabajar un tiempo en empresas de biotecnología, se convenció de que estar en un laboratorio no era lo suyo.

“Me di cuenta de que no quería seguir haciendo investigaciones. No tengo mucha paciencia, quería trabajar en algo en lo que pudiera ver resultados rápidos y probar muchas cosas”, contó Lee sobre su brinco al empresarismo, una carrera que aprendió por su cuenta.

Pero no descartó por completo su educación científica, ya que dice que se inclinó por la publicidad digital porque, al igual que en el laboratorio, los datos son importante para medir el progreso y el desempeño del proyecto. Diferente a la publicidad tradicional, explicó, en la vertiente en línea se puede obtener datos para conocer la eficacia de una campaña y hacer cambios de manera inmediata.

“Es más costoefectiva y los resultados son medibles al instante”, afirmó Lee.

Por qué Puerto Rico. Más allá del aspecto sentimental de querer ayudar a la economía del país, el fundador de CoquiLabs resaltó que los incentivos que hay en la Isla son un atractivo desde el punto de vista de negocios. Mencionó que, al presente, se beneficia de la Ley 22 para extranjeros que invierten en Puerto Rico, y que la Ley 20, de exportación de servicios, influenció la visión que tienen para el futuro de su empresa.

“Hay muchas razones para venir a Puerto Rico. Aquí hay mucho talento, es una de las jurisdicciones más educadas de Estados Unidos. Y la baja tasa de empleo hace que el costo por empleado sea menor... No hay ninguna razón para que Puerto Rico no pueda ser un 'hub' de tecnología para América Latina”, afirmó Lee.

Tags: 

Categorías de Contenido: