UPR de Bayamón estrena complejo tecnológico

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Yalixa Rivera Cruz
La estructura es principalmente de hormigón expuesto e incluye un diseño de quiebrasoles en los pasillos exteriores, que arrojan sombra al edificio. (Suministrada)

Tras una inversión de $25 millones y la construcción de tres nuevos edificios, la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Bayamón, está preparada para ofrecerles a sus estudiantes unas nuevas instalaciones que estarán dedicadas al ofrecimiento de cursos en los programas de ingeniería electrónica, instrumentación, biología y ciencias de computadoras.

Con esta iniciativa, el recinto se convierte en tenedor del Complejo de Ciencias y Tecnología (CCT) –como se  conocerá la nueva instalación– más moderno y preparado dentro del sistema educativo de la Universidad de Puerto Rico.

“La UPR tiene un firme compromiso con proveer la mejor preparación académica para nuestros estudiantes, atemperada a las exigencias de un mercado laboral en el que las ciencias y la tecnología son fundamentales”, destacó el presidente de la Universidad, Uroyoán R. Walker Ramos.

Destacó que luego de más de tres años de espera por el proceso de construcción y casi 10 en planificación, el recinto de Bayamón iniciará una nueva etapa en su historia educativa.

“Hoy inauguramos el Complejo de Ciencias y Tecnología de la UPR en Bayamón, donde conjugan la estética de su arquitectura y el valor tecnológico. Este nuevo complejo es un paso adelante en el camino de la innovación y la vanguardia para la universidad, integrando la última tecnología en equipos y mobiliarios necesarios para adiestrar a nuestros jóvenes en carreras profesionales altamente competitivas”, señaló Walker Ramos.

Por su parte, la rectora del recinto, Margarita Fernández Zavala, señaló que “este centro, con su arquitectura y tecnología de punta, ha venido a hacerle justicia a UPR Bayamón, a su historial de logros, a su tradición y a sus objetivos para el futuro”.

La rectora confió en que con estas nuevas instalaciones el estudiantado podrá beneficiarse aún más del nivel de educación que recibe.

“Si desde antes nuestro estudiantado ya era reconocido por la preparación que reciben en nuestro recinto, logrando que estudiantes y profesores se posicionen entre los primeros lugares en competencias internacionales de tecnología, y se destacaban por ser innovadores, ahora con el CCT se podrán albergar todos esos esfuerzos con mayor justeza, al tiempo que se logrará atraer un mayor crecimiento académico y se permitirá elaborar nuevos ofrecimientos de bachilleratos”, sostuvo Fernández Zavala, siendo esta última una de las principales razones del proyecto.

Tecnología y eficiencia 

El CCT está compuesto por una estructura de 52,000 pies cuadrados dividida en tres edificios interconectados, que comparten un patio interior, que ya está siendo utilizado por los estudiantes de dicha institución.

Las estructuras están identificadas con las letras A, B y C. El edificio A alberga los laboratorios del Departamento de Computadoras, mientras que el  B, los laboratorios de los departamentos de Ingeniería e IngenieríaElectrónica; y el edificio C, los laboratorios del Departamento de Ciencias, incluyendo biología, zoología, botánica, anatomía, bioquímica, inmunología y ciencias moleculares.

Se indicó que esta inversión será medular para los estudiantes en transición que inician en los programas de ingeniería en la UPR de Bayamón y que al cabo de dos años se trasladan al recinto de la UPR en Mayagüez.

El presidente de la universidad destacó que el diseño de los nuevos edificios, además, añade un valor arquitectónico y tecnológico al complejo, al emplear diversas medidas de optimización de recursos.

Por ejemplo, mencionó el hecho de que los salones tienen un sistema de ahorro de energía, con un sensor en la entrada para detectar si el salón está ocupado, para regular el aire acondicionado según la cantidad de personas que ocupan el espacio.

El CCT fue  diseñado por el arquitecto Humberto Betancourt, con diseños incorporados posteriormente por el arquitecto Luis Gutiérrez.  Los trabajos de construcción estuvieron a cargo de Constructores Gilmar, Inc., junto con  MD Engineering Group.

La estructura es principalmente de hormigón expuesto e incluye un diseño de  quiebrasoles en los pasillos exteriores, que arrojan sombra al edificio.

Tags: 

Categorías de Contenido: