Banner Equipo Informa

Equipo Informa Home   |   About   |   Borinquena RSS

¿Por qué las mujeres abandonan las ciencias? He aquí una razón.

Imagen de Mónica Ivelisse Feliú-Mójer
Danielle Lee, The Urban Scientist (@DNLee5)

[You can read this post in English here]

Durante los pasados 3 días, la blogosfera científica ha explotado con comentarios y muestras de apoyo para Danielle Lee, científica, escritora y promotora de la diversidad en las ciencias. La Dra. Danielle Lee, también conocida como The Urban Scientist (La científica urbana) y @DNLee5 fue atacada, en lo profesional y lo personal, de múltiples maneras.

Danielle recibió un acercamiento por parte del editor de Biology-Online, una plataforma que agrega información relacionada a las ciencias, invitándola a contribuir escritos para su portal. Puedes leer el intercambio entre Danielle y el editor de Biology-Online aquí, pero en resumidas cuentas Biology-Online le pidió a Danielle que escribiera para ellos de manera gratuita, propuesta que Danielle rechazó cortésmente. Y ahí fue que se formó el revolú. En respuesta al rechazó a su invitación, el editor de Biology-Online le respondió a Danielle “Are you an urban scientist or an urban whore? (¿Eres una científica urbana o una puta urbana?)” Léalo de nuevo. Piénselo y por favor contenga su indignación por un momento. 

Lo que le pasó a Danielle es, en mi opinión, un gran ejemplo de la clase de actitudes que contribuyen a que las mujeres, particularmente las mujeres de color, abandonen las ciencias. Recientemente mucho se ha dicho sobre la falta de mujeres en las disciplinas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). Puedes leer algunos artículos aquí, aquí y aquí. No cabe duda de que hay muchos factores que contribuyen a que las mujeres abandonen carreras en las ciencias y la ingeniería. Existen prejuicios implícitos. Existe la amenaza del estereotipo. Existen percepciones sociales y culturales de lo que las niñas y las mujeres deben o no deben hacer. Existen ataques como los que experimentó Danielle Lee.

Desafortunadamente, muchas mujeres tienen experiencias similares a las de Danielle. Muchas mujeres son discriminadas por el simple hecho de ser mujeres, o aún peor, por su etnicidad, nacionalidad, o preferencia de género. Mujeres y niñas son constantemente bombardeadas con mensajes que deprecian quienes son, su conocimiento y peritaje, por el simple hecho de ser mujeres. Mientras que no todos estos mensajes son tan descarados como lo que experimentó Danielle, sino que son más sutiles y aparentemente inocentes.

La Dra. Danielle Lee es una profesional. Ella ha pasado muchos años estudiando, entrenándose y trabajando duro para llegar hasta donde está. Danielle tiene todo el derecho de cobrar por sus conocimientos y su tiempo. Ella no hizo nada malo y sin embargo fue atacada.

El editor de Biology-Online intento depreciar a Danielle como mujer, como profesional y como ser humana.

“It wasn’t just that he called me a whore – he juxtaposed it against my professional being: Are you urban scientist or an urban whore? Completely dismissing me as a scientist, a science communicator (whom he sought for my particular expertise), and someone who could offer something meaningful to his brand. What? Now, I’m so immoral and wrong to inquire about compensation? Plus, it was obvious to me that I was supposed to be honored by the request. [No es sólo el hecho de que me llamó puta — sino que lo yuxtapuso con mi identidad profesional: ¿Eres una científica urbana o una puta urbana? Desestimándome como científica, comunicadora de las ciencias (a quien le estaba solicitando su peritaje) y como alguien que podía añadirle valor a su marca. Además, era obvio que se suponía que me sintiera honrada por su petición.]

Añadiéndole insulto a la injuria está el hecho de que Scientific American, cuyo portal ha sido anfitrión al blog de Danielle por los pasados dos años, decidió remover la entrada que hizó Danielle detallando el incidente con el editor de Biology-Online y su sentir al respecto. La razón, según Mariette DiChristine, editora-en-jefe de Scientific American, es que @sciam is a publication for discovering science. The post was not appropriate for this area & was therefore removed (@sciam es una publicación para descubrir la ciencia. La entrada no era apropiada para esta sección y por eso fue removida”. 

Al remover la entrada que escribió Danielle y calificarla de inapropiada, Scientific American envía el mensaje de que el proceso de descubrimiento en la ciencia va separado de las experiencias de aquellos que realizan los descubrimientos, o sea, los científicos. Nada más lejos de la realidad. La ciencia, Scientific American, no ocurre en un vacío. Las experiencias que tenemos como científicos son inseparables del proceso de descubrimiento y de hecho, influyen nuestros intereses científicos y nuestra perspectiva. Después de todo, “el conocimiento científico es el resultado de la labor humana”.

The Urban Scientist—el título del blog de Danielle en Scientific American—es un espacio en donde (las negrillas son mías) “una experta del hip-hop escribe sobre ecología urbana, biología evolutiva y diversidad en las ciencias”. Uno pensaría que al darle a Danielle un espacio para expresarse, Scientific American demostraba un interés por los asuntos que afectan a las minorías en las ciencias. Uno pensaría que Scientific American aceptaría historias que cuentan las experiencias (buenas y malas) de las científicas de color, de esas personas realizando descubrimientos científicos. Luego de lo sucedido, uno tiene que pensar esto dos veces. (Mariette DiChristine, editora-en-jefe de Scientific American publicó esto hoy. Mientras que me alegró ver esto, no es la disculpa que la situación amerita. Sinceramente, espero que cumplan con lo que dicen. Mucha gente los estará observando).

Lo que le ocurrió a Danielle es una lástima. Es algo que nunca debió haberle ocurrido ni a ella ni a nadie. Pero, tal como Danielle dijo en Twitter, ella no es una víctima:

What this guy said was crappy. But I am not a victim. I spoke my peace, message was heard. (Lo que dijo este señor es desagradable. Pero yo no soy una víctima. Me expresé, estoy en paz y mi mensaje ha sido escuchado)”. 

Danielle utilizó esta experiencia como una lección y levantó una voz por sí misma y por aquellos que han pasado por experiencias similares. Evidenciado por la multitud de comentarios (en blogs, en Twitter y BuzzFeed, por mencionar algunos) su mensaje ha sido escuchado. Con esta entrada añado mi voz al coro de #standingwithDNLee.

P.D. Lo que le ocurrió a Danielle evidencia la necesidad de un foro para discutir las experiencias, enseñanzas y retos de las científicas de color. En Noviembre, Ciencia Puerto Rico (organización de la que soy vice-directora), bajo el liderato de la Dra. Greetchen Díaz, estará lanzando en un blog llamado Borinqueña, precisamente para discutir estos temas.

P.D.D. Otras entradas #standingwithDNLee (Se que me falta algunas así es que déjenme saber y las añado):

Dr. Isis: Entrada 1 and Entrada 2

Labroides

Maryn Mckenna

Dr. Rubidium

Janet Stemwedel

Kate Clancy

Actualizado 14/oct/13: Aquí hay una extensa lista de entradas y artículos relacionados a #standingwithDNLee. 

Segunda actualización 14/oct/13: Scientific American reinstaló la entrada original de Danielle, junto con una nota del editor.

 

Tags: