Banner Member Blogs

CienciaPR Member Blogs Home   |   About   |   Borinquena RSS

Puerto Rico: Todavía hay esperanza para Combatir el Cambio Climático.

Imagen de Caribbean Youth Environment Network (CYEN-PR)
Imagen de weather.com

Puerto Rico: Todavía hay esperanza para Combatir el Cambio Climático.

Por: Amy Orta Rivera, M.A.

 

 

A pesar de que Puerto Rico mantiene unas temperaturas agradables durante el año, no somos ignorantes a la realidad que en nuestro país, las temperaturas aumentan durante el verano. El verano, para muchos, significa: vacaciones fuera del país o turismo interno en alguna playa o río de nuestro archipiélago.

 

Sin embargo, existe otra realidad a la que muchas veces no le prestamos atención: el aumento de temperaturas afecta la cantidad de energía que nosotros consumimos. A medida que las temperaturas aumenten, la demanda de energía aumenta y por lo tanto necesitamos producir más energía. 

 

Así que, en estos momentos, durante el verano el puertorriqueño aumenta su utilización de electricidad para contrarrestar el calor que hay en el exterior de los hogares y edificios utilizando aires acondicionados.

 

¿Cuál es el problema con que utilicemos más energía en verano? La realidad es que no existe un problema con que utilicemos el aire acondicionado para liberar un poco el sofocamiento. El verdadero problema es que esa electricidad proviene, en su mayoría, de combustibles fósiles. Todavía al 2017, Puerto Rico consume su electricidad utilizando combustibles fósiles en un 97%.[1]

 

Es de conocimiento general que al utilizar combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón) para producir energía, es necesario quemar estos combustibles, los cuales luego generan los famosos gases de efecto invernadero. Posiblemente, podrán recordar de su clase de ciencias que al generar más gases de efecto invernadero, se crea una “capa” más gruesa de estos gases en la atmósfera, la cual evita que el calor (onda infrarroja) se escape al espacio con mayor facilidad. Esta situación en la atmósfera, es la que crea que el cambio climático se de alrededor del Planeta.

 

Los efectos del cambio climático se pueden dar de diversas maneras, todo dependiendo en qué punto del Planeta te encuentres. En el caso de Puerto Rico y el resto del Caribe, el cambio climático se ve reflejado por la magnitud de los huracanes, erosión en las costas ocasionado por el aumento del nivel del mar, y mayor frecuencia de sequías, entre otros.

 

Estos efectos no solamente afectan al medio ambiente, también afectan a la economía de nuestro país. En el reporte del Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico con datos del National Weather Service, establecen que para el huracán George en el 1998, el total de daños ascendió a $1,907,026,374.[2] Esta cifra es preocupante, ya que en años venideros, si no nos adaptamos al cambio climático, podemos tener millones de dólares en pérdidas cada vez que un huracán llegue a nuestro archipiélago.

 

Ante este panorama tan negativo, existen dos soluciones generales para combatir el cambio climático: mitigación y adaptación. Mitigación se refiere a los procesos que se ejecutan para reducir los gases de efecto invernadero, mientras que adaptación se refiere a los procesos para evitar que los sistemas naturales y artificiales sufran daños por parte de las consecuencias del cambio climático.

 

La más apremiante de las dos soluciones, es el de mitigación. Es totalmente necesario tener una política pública que se enfoque en reducir los gases de efecto invernadero mediante la transición a energía renovable.

 

En Puerto Rico, sí existe una política pública para hacer la transición hacia energía renovable. En el 2010, se creó la Ley Núm. 82 llamada “Ley de Política Pública de Diversificación Energética por Medio de la Energía Renovable Sostenible y Alterna en Puerto Rico”. Esta Ley establece que para el 2015, Puerto Rico debía estar produciendo su electricidad utilizando energía renovable en un 12%. Al día de hoy, Puerto Rico produce sólo un poco más del 2% utilizando renovables.

 

Por otro lado, el Acuerdo de París, el documento oficial firmado internacionalmente para combatir el cambio climático, establece que la temperatura del Planeta no debe subir a más de 2°Centígrados y que debemos intentar de que no aumente a más de 1.5°Centígrados. La manera más efectiva para lograr que este Acuerdo se cumpla, es acelerando la utilización de energía renovable y programas de conservación y eficiencia energética.

 

Por lo tanto, si Puerto Rico quiere ser parte del movimiento global para combatir el cambio climático, el gobierno debe tomar una postura mucho más ambiciosa que el 12% mencionado anteriormente. Además, se necesita que se cumpla con la política pública establecida. Es preocupante que no hayamos podido cumplir con el 12% en o antes del 2015. Esto nos pone en una situación de desventaja, ya que no solamente no estamos cumpliendo con el Acuerdo de París, sino que también nos mantiene atados a los precios volátiles del petróleo, carbón y gas natural.

 

El gobierno así como los ciudadano pueden tomar decisiones puntuales en cuanto a la utilización de energía renovable. La administración actual de Puerto Rico puede unirse a los alcaldes y gobernadores de Estados Unidos que están enfrentando el cambio climático debido a la decisión reciente del Presidente Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

 

También los ciudadanos pueden reducir su huella de carbono mediante esfuerzos para tener un mejor manejo de su utilización de electricidad. Por ejemplo, apagar las luces al salir de una habitación o apagar los aparatos electrónicos que no se estén usando. La segunda opción, es que al momento de hacer una compra para el hogar, elegir aquellos aparatos electrónicos que tienen un nivel mayor de eficiencia energética. Entre mayor eficiencia, menor cantidad de energía se gasta. Esto ayuda a combatir el cambio climático y también a nuestro bolsillo. La tercera opción, es explorar la utilización de paneles solares en los hogares. Existen varias compañías en Puerto Rico que ofrecen sus servicios de colocación y manejo de paneles solares para los techos de casas y comercios.

 

La próxima vez que usted encienda su aire acondicionado, no piense en que usted está colaborando con el cambio climático, sino que piense en las oportunidades que tiene a su alcance de acuerdo a su economía personal o familiar. Evalúe esas oportunidades y vaya tomando decisiones que vayan ayudando al medio ambiente y también a su bolsillo.

 

Por último, necesitamos más liderazgo y compromiso para combatir el cambio climático por parte del gobierno. Los ciudadanos pueden hacer su parte, sin embargo es muy importante que la administración actual tome de manera seria la situación del cambio climático y cómo la falta de esas decisiones nos van a afectar en el ámbito económico y ambiental.

Tags: