Banner Member Blogs

CienciaPR Member Blogs Home   |   About   |   Borinquena RSS

¿Qué vamos a hacer con los plásticos?

Imagen de Jose Enrique Liquet y Gonzalez
Flickr: mbeo52

Esta columna fue publicada originalmente en El Nuevo Día. El autor es microbiólogo y experto en la biodegradación de plásticos y fellow de la Academia Yale Ciencia.

Recientemente, muchos puertorriqueños se preguntaron si el arroz era de plástico. Sin embargo, en vez de ocuparnos de rumores inciertos, deberíamos preocuparnos por el manejo de los productos plásticos en el país.

¿Sabe usted cuántos artículos plásticos has descartado hoy?

La Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) estima que cada boricua produce sobre 2,000 libras de basura al año, lo equivalente al peso de un Toyota Yaris. Según la “Ley para la Reducción y el Reciclaje de Desperdicios Sólidos en Puerto Rico”, para el 2002 debíamos reciclar el 35% de los desperdicios generados. El mayor porcentaje de reciclaje que hemos alcanzado fue de 11% (en el 2008).

El tema del reciclaje cobra mayor importancia porque en Puerto Rico nos estamos quedando sin vertederos. De los 29 vertederos en la isla, 13 tienen órdenes de clausura emitidas por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), ya sea por problemas en la captura de líquidos (lixiviados) y gases nocivos provenientes de la descomposición de basura, o porque algunos llegaron al final de su vida útil.

Aunque el plástico contribuye menos a la basura que otros materiales como el papel o el metal, es el que menos se recicla. Pero el problema con el plástico va más allá de su reciclaje. El término plástico es uno general que se les asigna a muchas resinas con diferentes propiedades. Cada resina es distinguida por un número: las botellas de refresco son #1, las bolsas son #4, y así por el estilo. Por ende, para reciclar los plásticos hay que segregarlos por el tipo de resina y eso hace que el costo de su reciclaje aumente.

El reciclaje depende primordialmente de cuán fácil es reutilizar el plástico. Por ejemplo: las botellas de plástico #1 pueden reciclarse para hacer ropa de lana sintética (“fleece”). Sin embargo, las tuberías de PVC (plástico #3) apenas se reciclan. Más aún, la calidad de la resina plástica disminuye con cada reciclaje. Por esta razón reciclamos las botellas, pero no la ropa hecha de “fleece”, cuyo destino final es el vertedero. A este proceso se le llama “downcycling”. Aunque el reciclaje ciertamente ayuda, no es una solución definitiva.

La solución definitiva es la disminución del consumo de plásticos. Cada uno de nosotros puede disminuir nuestro consumo con soluciones fáciles. Por ejemplo:

1) En vez de comprar agua embotellada, compra una botella duradera que puedas rellenar, y acostúmbrate a llevarla contigo.

2) Escoge objetos de metal o vidrio sobre los de plástico, por ejemplo: botellas de jugos o envases de almacenar de vidrio.

3) Utiliza cubiertos, sorbetos, vasos y plásticos reusables, en vez de desechables. Si usas algo de plástico desechable más de una vez al día, haz la inversión de comprarlo de un material duradero y reutilízalo.

Tags: