Advierten que el Observatorio de Arecibo enfrenta retos económicos

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Pedro Bosque Pérez

El Observatorio de Arecibo enfrentará retos económicos en los próximos años, pero no cerrará, afirmó el ingeniero Francisco Córdova, director de ese centro de investigación de la atmósfera y el espacio, único en su alcance en el mundo.

Su futuro ha estado en discusión debido a que la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF, en inglés), que hoy día otorga $8.1 millones al año para su operación, está reduciendo de manera paulatina los fondos de diversas instalaciones que apoya. Sin embargo, aún se desconoce cuánto dinero le recortará al observatorio boricua.

“No hay que asustarse. No va a cerrar este año, ni el próximo ni en 10 años. Puede haber ajustes, pero cerrar no es una opción”, aseveró Córdova a Endi.com

El ingeniero precisó que diferentes agencias de gobierno y entidades privadas podrían colaborar en un futuro para cubrir el recorte de fondos.

En el observatorio se trabaja con las ciencias de la radioastronomía, los estudios atmosféricos y la astronomía planetaria, que por más de medio siglo han dado datos valiosos para todo el mundo.

Al dinero que da la NSF se añaden $3.8 millones anuales provenientes de la NASA, que se suman al presupuesto de la instalación científica inaugurada en 1963, que es de unos $12 millones.

 

El plato del Observatorio tiene un diámetro de 305 metros. (GFR Media)El plato del Observatorio tiene un diámetro de 305 metros. (GFR Media)

La NASA da el financiamiento porque tiene un mandato del Congreso de Estados Unidos para estudiar los asteroides. El radar en Arecibo, que tiene 305 metros de diámetro, es uno de los dos que existen en el mundo para el estudio de las rocas espaciales. El otro es el Goldstone en California, con un diámetro de apenas 70 metros.

El observatorio fue manejado desde su creación hasta el 2009 por la Universidad de Cornell. En aquel entonces, su presupuesto era de $15 millones anuales, pero la NSF redujo los fondos que asignaba. “Tenían 30% más de fondos, pero la NSF lo redujo. Se ha manejado bien y seguimos haciendo tremenda ciencia”, manifestó Córdova.

Hoy día la instalación es administrada por SRI International, Universities Space Research Association (USRA) y la Universidad Metropolitana(UMET). La UMET, además de apoyar las operaciones del observatorio, está a cargo del centro de visitantes, que recibe más de 90,000 personas al año, la mayoría estudiantes de escuelasintermedias y superiores.

Una instalación “insustituible”

Córdova aseguró que el Observatorio en Puerto Rico es “insustituible” por sus investigaciones. La NASA otorga fondos para estudiar más de 120 asteroides que se detectan y siguen al año. Los científicos analizan el material que compone el asteroide, la velocidad, la órbita y la rotación. 

También se estudian los cometas, que a veces se fragmentan, y aunque desde telescopios se ven como uno solo, el radar capta en cuántos pedazos se divide.

Para la NASA, es más barato dar fondos al observatorio que enviar una sola misión de estudio a un asteroide, que pudiera costar casi $1,000 millones y tardar años en desarrollarse.

Los análisis de los asteroides permiten detectar con décadas de anticipación la posibilidad de que uno pueda chocar con la Tierra. De encontrarse uno que pueda impactar la Tierra, se desarrollaría una misión para desviar la roca espacial. 

Tags: 

Categorías de Contenido: