Artista pinta flores de Puerto Rico que están en peligro de extinción

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Camile Roldán Soto
(Suministrada/Anexis Morales)

Las flores que pintaba hacían feliz a la artista Cristina Muñoz Laboy, pero algo faltaba. Además de plasmar algo bello en el lienzo o la pared, ella deseaba que su trabajo dejara una huella más profunda, que aportara algo, que estuviera enmarcado en un propósito.

Esa inquietud la motivó a informarse sobre las flores. Quería investigar si había tal cosa como flores en peligro de extinción en Puerto Rico. Para su sorpresa, no solamente existen muchas especies que pronto podrían desaparecer sino que hay más flores que animales amenazadas en Puerto Rico. De acuerdo a los números del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, hay 78 especies en peligro y, de estas, 49 son plantas que incluyen cactus, árboles, arbustos, orquídeas y hierbas.

El dato sorprendió tanto a la artista que ese fue el inicio de su proyecto Flora pa'l corazón. A través de esta iniciativa, Cristina ya no solamente pinta flores, sino que educa acerca de ellas. Quiere que las personas conozcan que la belleza de estos seres vivos no durará mucho más si no hacemos algo para protegerlos.

“Aunque era triste, me pareció bello educar a la gente con esa información. Me enamoré de esa idea”, dijo la artista, quien presenta su trabajo a través de sus páginas en Instagram y Facebook.

A partir de sus primeras búsquedas, Cristina ha continuado educándose para continuar desarrollando su propuesta. Otra gran fuente de información para ella es la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, una gran red de datos global sobre plantas, animales, corales o otros seres vivos en cuya situación no necesariamente le prestamos atención.

Las imágenes de flores, plantas y arbustos amenazados ya se encuentran en un mural que recientemente pintó la artista en la calle Sagrado Corazón, en Santurce, una serie de camisetas que lanzó en colaboración con la línea puertorriqueña Siempre Tropi, pequeños afiches y otra mercancía que irá desarrollando. Su pasión y su deseo de compartir el amor a las flores es tal que recientemente Cristina ofreció a los primeros 25 seguidores de su cuenta de Instagram que le enviaran su dirección un pequeño dibujo que les envió por correo. Lo único que pidió a cambio fue que compartieran la imagen de su flor con alguna información relevante o un motivo de por qué debemos proteger la naturaleza.

“Las cartas florales fueron un bello experimento. Tuve la idea de que el arte fuera accesible porque sé que a veces la gente tiene miedo de escribirte. Piensan que vas a cobrarles una fortuna por un dibujo. Es algo que volveré a hacer eventualmente”, comentó la artista.

De todas estas expresiones y proyectos su favorito son los murales. Pintar en espacios públicos le ofrece la oportunidad de estar en contacto con la gente y potenciar el mensaje que desea compartir.

En el futuro, Cristina desea crear un proyecto educativo para que Flora pal Corazón trascienda las redes sociales y los muros para llegar cada vez a más personas.

Tags: 

Categorías de Contenido: