Biólogas marinas en huelga: luchando por la educación y las costas

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Rafael R. Díaz Torres
Joven de la UPR en Humacao participa de la Asamblea Nacional de Estudiantes. (@buhosnelucha / Facebook

El proyecto de la Cámara 812 aspira a enmendar la definición de la zona marítimo terrestre en las playas de Puerto Rico. Expertos en temas de oceanografía plantean que el proyecto de ley de la autoría de Carlos ‘Johnny’ Méndez, presidente de la Cámara de Representantes, reduciría las áreas costeras protegidas como bienes públicos y facilitaría la privatización del acceso a las playas.

A ese panorama se suman dos circunstancias. Por un lado, las enmiendas al Código Penal -firmadas el viernes por el gobernador Ricardo Rosselló- y la tipificación como delito de las manifestaciones en áreas de proyectos de construcción. Esa criminalización de la protesta es extensiva a las manifestaciones que, con frecuencia, se realizan en contra de controversiales proyectos que se erigen en ecosistemas costeros frágiles y en playas en estados de erosión acelerada.

Por el otro, y como parte de las propuestas de reestructuración académica-administrativa que se discuten para la Universidad de Puerto Rico (UPR), el bachillerato en Biología Marina y Costanera de la UPR en Humacao se encuentra amenazado. Este es mencionado como uno de los varios programas que podría eliminarse como consecuencia de los recortes que se implementarían en la institución, que comenzado julio contaría con $149 millones menos en su presupuesto.

Ante este cuadro de incertidumbre que viven el país y sus recursos costeros, dos alumnas del bachillerato en Biología Marina y Costanera utilizan el espacio de la huelga indefinida para ampliar la discusión política de aquellos temas que se vinculan a la conservación de las playas y sus especies. Ambas mujeres luchan con la convicción de que Puerto Rico necesita un programa académico que aporte al desarrollo de política pública dirigida a proteger uno de los ecosistemas puertorriqueños más valiosos: las playas.

Junto a otros colegas subgraduados del Departamento de Biología, Eva Collazo Montañez y Natalie Orta Rivera llevan más de un mes participando de la huelga en la UPR en Humacao. Han sacrificado horas de sueño, tiempo con sus respectivas familias y momentos de ocio. Ambas dicen que no claudicarán en su lucha por salvar tanto a la universidad, como al único programa académico de Biología Marina y Costanera en todo Puerto Rico.

“Actualmente estoy participando de la huelga debido a la amenaza que enfrenta mi universidad y mi programa de estudio. Este y muchos de los otros bachilleratos en amenaza no deberían cerrar porque tienen un valor ecológico y económico para nuestra isla. No deberíamos estar buscando personas externas para trabajar los proyectos costeros, deberíamos buscar estudiantes graduados del programa, porque ellos están capacitados para eso y mucho más”, expresó Collazo Montañez, quien en agosto participará de un intercambio académico en Alaska.

“Esta lucha es por las futuras generaciones. Esta lucha es para que toda persona que desee estudiar biología marina pueda hacerlo en una universidad accesible y pueda contar con los recursos necesarios para poder ejercer su profesión de manera excepcional. No queremos que la biología marina se quede en unos pocos, queremos alcanzar más personas, queremos llamar más la atención, queremos ser personas conscientes e informadas. Por eso luchamos”, añadió la estudiante de tercer año.

Las expresiones de Collazo Montañez surgen casi un mes después de que varias ciudades a nivel global llevaran a cabo marchas masivas en defensa de la ciencia como instrumento para el diseño de políticas ambientales coherentes que sean producto de la investigación rigurosa y honesta. Este reclamo de transparencia en las decisiones gubernamentales concernientes a los recursos naturales forma parte de los objetivos de las estudiantes de Biología Marina y Costanera. Para ellas, la lucha política debe ser científica, rigurosa y transparente.

“Hace cuatro meses se rumoraba el cierre de algunos programas de nuestra unidad, incluyendo el mío, que es uno de los programas únicos en el País. ¿Quién puede explicarme la necesidad de cerrar un programa único en el País y que es bastante necesario para nosotros como lo es el de Biología Marina y Costanera? ¿Qué pueblo no necesita saber sobre la importancia de conservar nuestra vida marina? Eran algunas de las preguntas que nos hacíamos”, comentó Orta Rivera, mientras lamentaba lo que a su entender es parte de un plan para desacreditar aquella información científica que es vista como amenaza a los grandes intereses económicos y al gobierno.

Además de luchar por evitar el cierre de su programa de bachillerato, Orta Rivera ha utilizado la huelga como un espacio de creación y resistencia en estos tiempos que invitan a la movilización ciudadana. Como el resto de los estudiantes de la UPR que validaron la huelga indefinida, esta joven aboga por una auditoría de la deuda pública que logre identificar las personas responsables de la crisis fiscal por la cual atraviesa el Gobierno de Puerto Rico.

“Pero entonces todo se resume en que el gobierno solo necesita sacar el dinero de algún lado, el mismo gobierno que nos ha endeudado y ahora pretende sacarnos del hoyo. De momento, lo que sientes dentro de ti es un enojo, que sube y sube y no se disipa. Es el mismo enojo que necesitas para estar en esta lucha y no quitarte”, manifestó Orta Rivera, quien actualmente cursa su cuatro año de estudio.

Finalmente, a las dos estudiantes no les molesta que las tilden de “pelúas” y “revoltosas”. Para ellas, la fuerte convicción de estar luchando por lo que entienden que es justo va por encima de cualquier preocupación en torno a cómo la opinión pública las puede juzgar.

“En la lucha se debe tener consistencia y paciencia, y creo que eso es lo que hemos estado haciendo desde el primer día que se hizo paros en este semestre y desde el primer día de la huelga indefinida”, acotó Orta Rivera, al tiempo que se mostró esperanzada de que otros colegas de su mismo programa de bachillerato puedan sumarse a la lucha estudiantil en la UPR en Humacao.

Tags: 

Categorías de Contenido: