Boricua inventa refugio anti-tsunamis

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Gerardo E. Alvarado León / galvarado@elnuevodia.com El Nuevo Día Un inventor puertorriqueño desarrolló un revolucionario sistema de refugios que podría convertirse en la primera línea de defensa de los gobiernos contra dos de los eventos naturales más devastadores del planeta: tsunamis e inundaciones. Tras ver la devastación del tsunami de Indonesia en 2004 y del huracán Katrina un año después, el boricua Miguel A. Serrano se dedicó a diseñar una herramienta de preparación capaz de ofrecer un nivel efectivo de protección contra eventos naturales. "El resultado es un revolucionario sistema de refugios que es altamente efectivo y costo-efectivo", dijo Serrano en un parte de prensa. El invento, que ya cuenta con una patente estadounidense, es conocido como el STATIM ("Storm, Tornado and Tsunami Interconnected Modules") Shelter System. En esencia, se trata de un casco compuesto por una serie de módulos prefabricados de hormigón, similares a los tubos de drenaje. Una vez ensamblado a través de juntas y cables post-tensados, el refugio provee un ambiente hermético con flotabilidad positiva y la capacidad de autocorregirse. En su interior, el refugio está equipado con asientos seguros para 50 personas, ventilación y varias opciones de suministros capaces de sostener a las personas durante y después del evento natural o hasta que lleguen los recursos de rescate. "El hormigón es un material de bajo costo y disponible en todo el mundo, no requiere de mano de obra calificada y tiene un ciclo de vida largo. Además, es fuerte y proporciona la masa necesaria e inercia para manejar con seguridad la fuerza inicial de un evento natural. El concepto modular y la técnica de tensado permite la fabricación en masa fuera de sitio, la facilidad para transportarlo y un rápido ensamblaje una vez los módulos llegan a su destino final", agregó Serrano. El STATIM Shelter System ya está recibiendo críticas favorables de los gobiernos y otros posibles usuarios, tales como centros turísticos costeros y operadores de instalaciones industriales. Por ejemplo, Bill O'Leary, un australiano experto en la industria marina y empresario que ha vivido en Tailandia por los pasados 28 años, se refirió al sistema como "una idea sorprendente, que tiene el potencial de convertirse en una contribución sustancial para muchas comunidades vulnerables en todo el mundo". "Nuestro enfoque ahora es avanzar en el desarrollo de prototipos y fase de pruebas a fin de acelerar la implementación global", concluyó Serrano, de 41 años y quien se desempeña como desarrollador de terrenos y consultor de construcción en San Juan.

Categorías de Contenido: