Despidos en Pfizer se veían venir

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Rebecca Banuchi / rebecca.banuchi@elnuevodia.com El Nuevo Día Los empleados de Pfizer en Carolina están esperanzados de que la farmacéutica consiga un comprador para que la planta no cierre. Según confirmó El Nuevo Día, Pfizer saldrá de sus operaciones en Carolina y Caguas dentro de un periodo de 30 meses, con lo que esperan eliminar unas 1,500 plazas. Pfizer tratará de vender dichas operaciones, al igual que su división de farmacéutica en Guayama, a otras empresas que estén interesadas. “Es algo que se veía venir”, dijo Ángel Marrero, quien trabaja en el área de laboratorio para Pfizer (antigua Wyeth) en Carolina y quien llevaba 9 años laborando allí. “Pero hay buenas posibilidades todavía”, agregó Marrero, haciendo alusión a la gestión que hará la multinacional para vender las plantas a potenciales compradores. “Esto es algo normal, algo general que se está dando a nivel de todo Puerto Rico, no solamente nosotros”, dijo por otra parte una ingeniera de procesos de dicha planta, quien no quiso ser identificada. Los empleados, entrevistados por El Nuevo Día en las afuera de la planta de Carolina, dijeron estar confiados en que se pueda vender la planta, ya que tienen 30 meses para hacerlo. Las movidas son parte de la reestructuración que emprendió la compañía tras adquirir Wyeth en octubre de 2009. La farmacéutica confirmó la información adelantada por ELNUEVODIA.COM en una entrevista esta mañana con Ivan Román, vicepresidente de operaciones de manufactura para Pfizer en Puerto Rico. Una de las razones para los cierres es el vencimiento de patentes, incluso de Celebrex, fármaco que se manufactura en Caguas. Tras los cierres y las reducciones, que se completarían para el 2012, Pfizer en Puerto Rico se quedaría con 2,500 empleados. Mientras, las instalaciones de Guayama, donde se manufacturan vitaminas y medicamentos sin receta como Advil, se convertirán en la operación de consumo más grande de Pfizer a nivel global. Las fábricas de Vega Baja y Barceloneta se mantendrán como parte de la red de producción de dosis sólidas.