Estudiantes usan su ingenio para mejorar nuestra calidad de vida

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Osman Pérez Méndez
Estudiantes de escuelas secundarias y superiores de la región de San Juan podrían tener respuestas y buenas noticias para usted, a través de las investigaciones que llevaron a cabo para competir en la feria científica. (Juan Ángel Alicea Mercado)

Seguramente le molestan las horas que tiene que pasar en un autopista llena de vehículos, en ocasiones completamente detenidos pero echando el humo de sus motores al ambiente. O quizás es de los que le preocupa la calidad de los alimentos que consume. O puede que usted conozca a alguien cuya capacidad para mover las manos esté limitada, pero que sabe que es una persona con ganas y capacidad para seguir progresando.

Pues un grupo de estudiantes de escuelas secundarias y superiores de la región de San Juan podrían tener respuestas y buenas noticias para usted, a través de las investigaciones que llevaron a cabo para competir en la feria científica.

Entre los muchos trabajos, tres fueron elegidos como los más destacados y tendrán derecho a competir en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería Intel (Intel ISEF, por sus siglas en inglés) que se llevará a cabo en Pittsburgh, Pennsylvania, el próximo 10 de mayo.

El estudiante Félix Morales Borges, uno de los ganadores de los tres grandes premios que otorgó el jurado de la Feria, explicó que su proyecto tenía como finalidad bajar los altos niveles de dióxido de carbono en la Tierra, con la creación de una autopista para automóviles extremadamente eficiente. Añadió que los vehículos usarían una combinación de energía solar y química, sin generar CO2, y aprovecharían el efecto Tesla para navegar.

“Determinamos que combinar la energía solar y química sería lo más eficiente”, comentó el estudiante del Colegio Congregación Mita, agregando que se había inspirado en los trenes magnéticos de alta velocidad como los que existen en Japón y Alemania.

“Es una idea para un nuevo sistema de transportación, para sustituir esas autopistas que hacen tapones y emiten más CO2 al ambiente. Es una autopista que funciona por electromagnetismo, con energía fotovoltaica”, explicó Morales, aclarando que es algo que tecnológicamente es algo que se puede hacer.

Por su parte, Natalia Pacheco Tallaj y Andrea Claudio Palacio, estudiantes de la Escuela Secundaria de la Universidad de Puerto Rico, explicaron que con su proyecto buscaban “ayudar a la gente que no tiene movilidad en sus brazos para que puedan programar a través de comandos de voz”.

Las estudiantes consideraron un programa “open source” para que pudiera ser usado y mejorado sin necesidad de pagar. “La idea es ayudar, no ganar dinero”, explicaron sobre el programa, que aseguran también puede usarse para labores de aprendizaje.

La otra ganadora de gran premio, la estudiante Rachel Blundell Alemán, de la Escuela Especializada en Ciencias y Matemática University Gardens, investigó sobre los efectos de la presencia de nocivos aditivos en los plásticos, que luego se pasan a las comidas.

“Me preocupa la exposición a los talatos, que son aditivos que se añaden a los plásticos para ablandarlos. Casi todos los contenedores de comidas lo tienen. Los talatos tienen efectos carcinógenos y estrogénicos. La gente deja los plásticos al sol con comida, con agua, y luego lo ingiere sin saber que está intoxicado”, expresó la joven, cuyo estudio halló que los aditivos de plásticos se adherían a los tomates, pero que al lavarlos se podía eliminar esa toxicidad.

A raíz de sus hallazgos, Blundell recomendó lavar todas las frutas y vegetales antes de consumirlos, o mejor aún cultivar sus propios frutos o empacarlos con materiales que no contengan plástico.

 

Tags: 

Categorías de Contenido: