A examen congresional el futuro de Bahía Mosquito

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por José Delgado / jdelgado@elnuevodía.com WASHINGTON - En momentos en que el Ejecutivo boricua y sectores viequenses se oponen a que la bahía del puerto Mosquito de Vieques se convierta en un santuario federal marino, la jefatura del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja federal sólo se compromete a estudiar a fondo la legislación. El presidente del Comité de Recursos Naturales, el demócrata Nick Rahall, “está muy interesado en la legislación”, presentada por el comisionado residente Luis Fortuño, “y tiene la intención de examinarla con cuidado”, dijo su portavoz, Allyson Groff. Estas expresiones surgen después de que autoridades boricuas -como el alcalde de Vieques, Dámaso Serrano, y el secretario de Recursos Naturales, Javier Vélez Arocho-, y el Comité Pro Rescate y Desarrollo de Vieques le enviaran cartas a Rahall para expresar su rechazo a la legislación. Vélez Arocho le advirtió a Rahall que desde el 1 de junio de 1989 la bahía luminiscente de Vieques está considerada una reserva natural de acuerdo a las leyes de Puerto Rico. Por tal razón, Vélez Arocho considera el proyecto de Fortuño como una intervención federal “innecesaria en un área que ya está protegida”. El Comité Pro Rescate y Desarrollo de Vieques, por su parte, dio la bienvenida a cualquier ayuda gubernamental o privada destinada a preservar la zona, siempre y cuando la bahía permanezca bajo el control de los puertorriqueños en general y viequenses en particular. “La federalización de la bahía bioluminiscente, u otro recurso natural de Vieques, choca con la posición histórica de nuestra comunidad de recuperar el control sobre nuestras tierras usurpadas y contaminadas por la Marina de Guerra de Estados Unido”, indicó Nilda Medina, portavoz del Comité viequense en su carta a Rahall.