A germinar conocimiento verde

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Sandra Caquías Cruz / scaquias@elnuevodia.com
La escuela Thomas Armstrong Toro fue seleccionada para albergar un vivero donde jóvenes podrán aprender sobre agricultura y sembrar

PONCE – Las uñas oscuras de tierra delataron a los estudiantes del taller de agricultura que reían y se hacían bromas mientras introducían sus manos en la mezcla de tierra que utilizarían para sembrar semillas en un vivero escolar.

“Además de aprender la pasamos bien”, comentó Adriana Lorell Pontón, estudiante de décimo grado que disfrutaba empuñando la tierra que luego echarían en pequeñas bolsas plásticas donde trasplantan las semillas.

Ellos eran un grupo de estudiantes de la escuela superior Thomas Armstrong Toro, especializada en ciencias y matemáticas, donde ayer quedó inaugurado un vivero escolar. Adriana es una de los 30 alumnos participantes del proyecto.

El vivero ocupa una gran parte de la amplia plazoleta central del plantel, lugar que hasta hace poco era utilizado para esparcimiento y de actividades estudiantiles. Allí los alumnos tendrán la encomienda de sembrar árboles nativos que pondrían a la venta, realizar reforestación en la comunidad aledaña y vender plantas para poder sostener el vivero.

No obstante, las primeras plantas del vivero incluyen ajíes, chinas, tomates, pimientos, cacao y otros frutos, semillas sembradas por los jóvenes durante un taller sobre siembra que recibieron en la Hacienda Buena Vista, administrada por el Fideicomiso de Conservación.

El estudiante Alexis Chamorro dijo que le llenaba de orgullo el trabajar con la tierra. El joven, quien cursa el cuarto año, explicó que era la primera vez que realizaba tareas agrícolas aun cuando nació en la zona rural.

 

Emocionados estudiantes ponceños con Biocomiso
La escuela Thomas Armstrong Toro fue seleccionada para albergar un vivero donde jóvenes podrán aprender sobre agricultura y sembrar

El vivero de este plantel es el primero en la región educativa de Ponce y el décimo que establece el Fideicomiso de Conservación en unión a la Fundación Plaza del Caribe, quienes aportaron la inversión inicial de $35,000 para el proyecto.

Los estudiantes continuarán recibiendo charlas y talleres sobre siembra y agricultura al tiempo que tres educadoras, dirigidas por Esperanza Soto, maestra de matemáticas, los capacitarán para realizar investigaciones sobre estos temas. Los alumnos tendrán que laborar una hora diaria en el vivero.

Israel Acevedo, director del plantel ubicado en la calle Victoria, en Ponce, explicó que al conocer la propuesta de un vivero lo visualizó como un centro de investigación para los estudiantes.

“Aquí los estudiantes tienen que realizar un trabajo de investigación en ciencias y uno en matemáticas para poder graduarse y esto sería un programa más donde los estudiantes van a desarrollar sus destrezas en el campo de la botánica, las ciencias y la matemáticas”, dijo Acevedo.

El director destacó que el próximo paso será llevar ese programa a escuelas elementales para que los estudiantes de superior impartan sus conocimientos.

Tags: 

Categorías de Contenido: