Inspira a otros a salvar el arrecife

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Aurora Rivera Arguinzoni / arivera@elnuevodia.com

En 2005, Paco López, un artista gráfico que ha vivido en Isla Verde por 30 años, decidió explorar las profundidades del mar que baña el “batey” de su barrio, donde tantas veces había nadado.

Le resultó tan emocionante lo que descubrió con solo una careta y chapaletas, que comenzó a ampliar sus viajes por la costa norte y a documentar el tesoro que veía. Con el tiempo se les unieron amigos. “Nos preguntamos qué podíamos hacer para protegerlo. No soy científico, así que me conecté con profesores de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la UMET (Universidad Metropolitana). Me fueron aconsejando cómo hacer una presentación identificando especies”, dijo.

En algún momento entre el 2006 y el 2007, Javier Laureano, del Estuario de la Bahía de San Juan, lo invitó a presentarle el resultado de su estudio a personal del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

“Quedaron sorprendidos porque no sabían que había todo eso ahí”, describió López. Los buzos aficionados habían fotografiado desde especies clasificadas en peligro -como tortugas, corales y manatíes- hasta los efectos adversos de la contaminación y el tráfico indiscriminado de embarcaciones.

“La costa norte se ha ignorado por completo. No sabían del recurso, y en la medida en que yo les enseñé, se sorprendieron y dijeron: ‘Eso es un lugar que vale la pena proteger’ ”, afirmó.

Cada verano, cuando disminuye el oleaje del norte y es más seguro bucear allí, López volvía a documentar lo que hallaba. En el 2009, fundó el Comité para la Designación de la Reserva Marina del Arrecife de la Isla Verde con el fin de promover la preservación de la zona y educar sobre su importancia. Ya estudiantes de la UPR y la UMET realizan cuatro estudios científicos en la zona. Pero el logro más destacado, hasta el momento, ha sido que el miércoles, luego que la Legislatura aprobara el proyecto impulsado por su comunidad, el gobernador Luis Fortuño convirtió el arrecife de la Isla Verde en la primera reserva marina natural metropolitana en Puerto Rico.

“Esto para mí no era trabajo, ha sido divertido, fenómeno, bien gratificante de principio a fin. ¡Ahora es que comienza el trabajo!”, recalcó entusiasta López.

Tags: 

Categorías de Contenido: