Puerto Rico ante el VIH

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Celeste Rodríguez Colón / Especial para Por Dentro

Comparado con Estados Unidos, Puerto Rico es una de las regiones con una de las tasas más altas de incidencia de casos de VIH/SIDA.

Las estadísticas reflejan que para julio 31, 2012, los usuarios de drogas intravenosas, las personas en relaciones heterosexuales y los hombres que tienen sexo con hombres, son los grupos con la mayor cantidad de casos de VIH/SIDA diagnosticados en adultos y adolescentes, con un 45%, 29% y 17% respectivamente.

Con los avances en las terapias antiretrovirales podemos decir que el VIH se ha convertido en una condición crónica tratable y prevenible como lo es la diabetes y la hipertensión.

Sin embargo, a poco más de 30 años del surgimiento de la enfermedad, debemos cuestionarnos qué estamos haciendo en cuanto a prevención, hacia dónde debemos dirigir nuestros esfuerzos y cómo manejaremos a largo plazo una población creciente de personas adultas que vivirán con el virus y otras condiciones crónicas.

Aunque en Puerto Rico existen varios programas públicos y privados que han sido exitosos en ofrecer servicios de investigación y tratamiento a personas que viven con VIH, en términos de prevención, aún nos queda mucho camino que recorrer.

Si bien celebramos el Día de Hacerse la Prueba -que se llevará a cabo el próximo jueves 27 de junio- y el Día Mundial de Alerta Contra el SIDA, con campañas para difundir el mensaje de hacerse la prueba, una de cada cuatro personas en la Isla pudiera tener VIH y no saberlo.

Hablamos de abstinencia, uso del condón, relaciones sexuales seguras, evitar el uso de drogas intravenosas, realizarse la prueba, etc.

Pero debemos pensar que el poder llevar estos mensajes conlleva un análisis más profundo de cómo ha impactado el dialogo del VIH a la sociedad y a sus componentes.

Aunque sabemos que el virus puede tocar a cualquiera, todavía mantenemos el concepto segregacional de población de alto riesgo.

Tenemos la tendencia de presentar estadísticas donde de manera subliminal llevamos el mensaje constante de observar unos factores de riesgos con cierto grado de estigmatización.

Es hora de desmitificar el VIH como la enfermedad o la condición de ciertas poblaciones.

Debemos educarnos en cuales son los factores de riesgos sin adjudicar etiquetas y cambiar las estrategias de prevención.

Es necesario retomar el diálogo y anteponer la salud a nuestras propias preconcepciones y la estigmatización del subconsciente.

Nuestras estrategias de prevención deben estar centradas en eliminar el estigma e incluir el VIH en el diálogo cotidiano, no tan solo del profesional de la salud; sino también, de la familia, de la escuela y de la comunidad.

Para disminuir el contagio y el bajo por ciento de cernimiento debemos comenzar por la aceptación social del VIH como cualquier otra enfermedad crónica prevenible que afecta la población general.

Además, debemos crear modelos de medicina centrados en el paciente donde se incluya la prueba y la educación dentro de los servicios preventivos desde la adolescencia.

La autora es miembro de la Asociación de Médicos Tratantes de VIH de Puerto Rico con oficinas en Cayey

Hazte la prueba

• El próximo jueves, 27 de junio, es el día de hacerse la prueba del VIH

• Para información adicional puedes visitar la página de Facebook: www.facebook.com/hazlobien y www.facebook.com/quenotesorprenda.

Tags: 

Categorías de Contenido: