Trailer convertido en laboratorio de ciencias para niños

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Osman Pérez Méndez
El laboratorio rodante tiene, entre otros equipos, varios microscopios, incluyendo uno cuya imagen se puede proyectar en un monitor. (Tony Zayas)

A primera vista luce como una casa rodante, pero en su interior el Ciencia Móvil es todo un laboratorio científico lleno de jóvenes ávidos por aprender.

“Este laboratorio rodante de ciencias surge porque en las comunidades donde estamos no todas tienen laboratorios de ciencias. Este es un laboratorio rodante de ciencias, donde aprenden biología, química, física, ciencias terrestres, matemática”, explicó José Luis Díaz Cotto, principal oficial ejecutivo de los Centros Sor Isolina Ferré, sobre el peculiar vehículo que había sido instalado frente al Coliseo Ángel “Cholo” Espada de Salinas, donde tuvo lugar una entrega de materiales escolares para sobre 350 participantes de los programas de prevención de los Centros.

“El objetivo es que los estudiantes de séptimo a cuarto año mejoren sus destrezas en el laboratorio, usando materiales comunes que hay en la casa, para que el estudiante vea pertinencia. Así también fomentamos el interés vocacional de que puedan ser químicos, biólogos, matemáticos, que son profesiones que podrían ser ajenas a su entorno”, añadió Díaz.

 El directivo calificó el Ciencia Móvil de algo muy exitoso. “Lo tenemos en las seis escuelas donde estamos, y lo hemos extendido a los residenciales públicos donde tenemos los programas de prevención de deserción escolar”.

El laboratorio rodante tiene, entre otros equipos, varios microscopios, incluyendo uno cuya imagen se puede proyectar en un monitor. Cuenta también con un técnico de laboratorio capacitado que asiste al maestro de ciencias.

Adentro, la maestra de ciencias del programa CAPA (Centro de Aprendizaje Psicosocial Acelerado) del residencial Villa España, Iris Donato Pereira, explicó que en Ciencia Móvil se aprende de forma divertida.

“Ahora estamos haciendo actividades de indicadores de PH”, dijo mientras un grupo de estudiantes ataviados con batas y gafas de laboratorio mezclaba sustancias en frascos de cristal.

“Todo lo que trabajamos es materiales caseros, costo efectivos, no peligrosos, cosas que hay en cualquier cocina”, añadió Donato, recordando que el asunto del PH ayuda a explicar, por ejemplo cuando a las razones detrás de una acidez estomacal.

“Usamos jugo de repollo violeta como indicador de PH. Las botellitas tienen sustancia caseras, vinagre, jugo de limón, antiácido, amonia. El jugo de col (repollo) identifica los ácidos, los pone rosita. Las bases las deja violeta o las pone verde, según las sustancias”, añadió la maestra mientras el grupo de turno terminaba su experimento.

Díaz aseguró que el Ciencia Móvil está disponible para asistir a cualquier escuela o residencial público interesado en sus servicios. “Solo tienen que llamar al (787) 842-0000, que es el teléfono de los Centros (Sor Isolina Ferré) y pedir el Ciencia Móvil”.

Tags: 

Categorías de Contenido: