Yaireska Collado, la boricua de la NASA que narró el eclipse, cuenta su historia

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

José E. Delgado

GREENBELT, Maryland.- Desde que le notificaron que sería una de las presentadoras principales de la transmisión del canal de televisión de la NASA sobre el reciente eclipse solar total, la científica puertorriqueña Yaireska Collado Vega quería que en esa histórica ocasión la “gente supiera, con tan solo mirarme, que soy de Puerto Rico”.

Le habían pedido que para el evento vistiera el logo de la NASA (Administración de Asuntos de Aeronáutica y el Espacio).

Tras consultar con los coordinadores del programa, a Collado Vega, quien es doctora en Física Espacial y líder del grupo de la NASA a cargo de las predicciones de Meteorología Espacial en el Centro Goddard, le aprobaron vestir una camiseta verde que destacaba a su “alma máter”, el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR). “Las únicas camisas formales que tengo con el logo de NASA son del Colegio”, dijo sonriendo.

Pensó además que era una oportunidad, en momentos en que la UPR se enfrenta a duros recortes en medio de la grave crisis fiscal que sacude al país, para “dejar saber que el sistema de la UPR es bueno y te prepara muy bien”. En el Centro Espacial Goddard hay decenas de graduados de la UPR, principalmente ingenieros preparados en el RUM.

Con solo el público en Puerto Rico leer “Colegio” en su camiseta, Collado Vega se convirtió de inmediato en una sensación de internet entre los boricuas. “Mi teléfono no paraba de sonar”, dijo, al indicar que el orgullo mostrado por la opinión pública puertorriqueña le emocionó tanto como la experiencia única de presenciar y narrar un eclipse total.

Natural de Ponce, de 36 años y madre de una niña de tres, Collado Vega se vinculó con la NASA como becaria, durante un verano de sus años de bachillerato en Física Teórica.

Terminado el bachillerato, entró al programa de educación “cooperativa” de la NASA, por medio del cual trabajaba un semestre en Goddard y el otro, avanzaba en su maestría en Física en el RUM.

“Cada vez que me iba a Puerto Rico me tenía que mudar y viceversa. Era bien sacrificado, pero ya me encantaba el campo y trabajar aquí”, indicó.

Plenamente radicada en Maryland y empleada a tiempo completo de la NASA, Collado Vega completó una segunda maestría en Física y su doctorado en Física Espacial en la Universidad Católica de Washington D.C.

“Desde pequeña estuve interesada en las ciencias. En mi primer viaje, con 6 años, fui con mis padres al Centro Espacial Kennedy, en Florida, donde tenemos familia, y me enamoré del espacio. Desde entonces decía que sería un sueño trabajar para la NASA”, indicó la científica boricua.

PENSÓ SER ASTRONAUTA

En su momento, quizá como muchos en su área, consideró la idea de ser astronauta. Pero, en esta etapa de su vida, donde da prioridad a su hija, piensa que esa posibilidad quedó en el olvido. “Me encantaría ir al espacio. No sé, sin embargo, si pudiera estar tanto tiempo en el espacio”, dijo

Marcharse de Puerto Rico, añadió, “fue una de las decisiones más grandes de mi vida”. “Siempre he sido bien apegada a mi islita. Tengo a toda mi familia allá”, afirmó.

En momentos de crisis, Collado Vega sostuvo que conoce de cerca “los obstáculos y los problemas por los que pasa” Puerto Rico. “Es bien difícil. Los que estamos acá tenemos que hacerles ver que podemos salir hacia delante, pero hay que luchar”, agregó.

Después de 14 años de trabajo en la NASA, su trabajo en Goddard es una oportunidad que atesora.

La experiencia le llevó a encaminarse hacia el campo de la Meteorología Espacial y cómo el sol afecta a las telecomunicaciones.

En Goddard, sus pronósticos sobre las tormentas solares alimentan el funcionamiento de los satélites robots que la NASA mantiene estudiando el espacio. “Nuestro objetivo es proteger las misiones que mandamos al espacio”, dijo.

En su portafolio, Collado Vega tiene, además, la tarea de investigar los cambios en el campo magnético de la Tierra a causa del viento solar. Pero, Goddard también le encomienda asignaciones referentes a educar y llevar información al público, sobre todo, en el área de la física del sol. Por ello, le seleccionaron para estar en la transmisión del canal de la NASA sobre el eclipse del pasado lunes.

Por más de un año, la NASA se preparó para cubrir y explicar al mundo el espectacular fenómeno del momento en que durante tres horas, en una franja entre Oregón y Carolina del Sur, en Estados Unidos se pudo observar un eclipse total del sol.

Solo unos tres meses antes le notificaron a Collado Vega que estaría en Charleston, Carolina del Sur, donde se vería por última vez sobre territorio estadounidense la totalidad del eclipse del pasado lunes. Luego se enteró que allí estaría la sede principal de la transmisión televisiva. “Ahí fue mi sorpresa de que esto iba a ser una producción grande”, indicó Collado Vega, quien estuvo tres horas al frente de la transmisión.

Días después del evento, la científica puertorriqueña está orgullosa de haber aprovechado “esta extremadamente especial oportunidad para dejarle saber a Puerto Rico que estamos aquí presentes y que se puede llegar lejos”.

“Estábamos bien cansados, pero a la misma vez tan contentos de que pudimos llevar la información a tanta gente y que la gente supiera cómo verlo de forma segura” YAIRESKA COLLADO VEGA CIENTÍFICA

Tags: