Banner Borinqueña

Borinqueña Home   |   About   |   Borinquena RSS

Carta a mi niña Borinqueña

Imagen de Greetchen Díaz-Muñoz

 Borinqueña enfatiza la contribución de la mujer puertorriqueña e hispana en las ciencias y la tecnología y brinda un espacio para discutir temas de interés y de empoderamiento de la mujer. En '¿Qué pasa, Borinqueña?' compartimos una variedad de experiencias y perspectivas de mujeres y hombres comprometidos con promover la igualdad para las mujeres en las ciencias. 


 

 

 

Mi querida niña curiosa:

cumple Greetchen

Yo se que desde tu infancia te fascinaba mirar al cielo y hacerle mil preguntas.  ¿Será que eres infinito? ¿Qué hay más allá de lo que ven tus ojos? ¿Qué se sentirá al tocar una nube? … Tus primeros recuerdos son de cuando tenías cuatro años de edad. Una gran fiesta de cumpleaños con muchos corazones y muchos amigos (tu cumpleaños es en febrero). Sin embargo tus recuerdos más profundos y aquellos que puedes describir con más detalle son los de aquellas noches que pasaste leyendo una enciclopedia de color rojo, obsequio de tu abuela y que fue tu fuente de conocimiento por mucho años. Si, aquella enciclopedia que leías desde su tomo A (el más grueso), hasta el tomo X,Y,Z. Allí conociste lo que era astronomía y la arqueología, las primeras ramas de la ciencia que pensaste querías ejercer cuando fueras adulta. También aprendiste sobre biología, sobre la célula y te encantaste. Seguramente no aprendiste mucho sobre democracia en aquel entonces, ya que el tomo D ¡había desaparecido! Como te gustaba la lectura…

graduación elementalMientras que otros niños, luego de una larga jornada en la escuela y jugando con sus amigos, se iban a la cama de noche, tu antes de dormir no leías cuentos, si no información sobre las ciencias, el mundo, sus países y su historia. Niña curiosa, ¿no te aburrías? El mundo acelerado que me dirige hoy, no me hubiera permitido leer tanto. Niña, te aprendiste las capitales del mundo, sus razas, sus costumbres, sus religiones (mucho de eso ya no recuerdas). Los tomos adicionales de la enciclopedia eran de color blanco. Allí descubriste más de Puerto Rico, la tierra que te vio nacer… y nunca jamás la olvidaste. Entonces todo te influyó y te hizo creer tu propósito en la vida: ser astrónoma, diseñadora de modas, escritora y ayudar a los “más necesitados”. ¡Ja! Niña, que ambiciones tenías, pero al mismo tiempo, que afortunada de poder tenerlas. Fuiste creciendo y aprendiendo lo bueno (y lo no tan bueno) de ti. Descubriste que no eras tan hábil para la física, así que ser astrónoma no era una gran idea, lo cual te llevó a descubrir que eso que leíste en el tomo B (biología) era tu pasión. Intentaste adentrarte en el mundo de la moda, pero tu pasión por la naturaleza y sus misterios fue tanta que decidiste que ya bastaba de crear ideas para vestidos y comenzaste a crear ideas para la ciencia. Nunca dejaste de escribir, de hecho por ahi en un disco duro, tu vida (sin nombres) está plasmada en etapas. Escribiste de tus sueños, de los retos y las filosofías que han guiado tu vida.

talkAún así quedaban cosas por cumplir para ti y quedaban cosas que no sabías que llegarían. Siempre quisiste ayudar y cuando decidiste ser bióloga celular y microbióloga, te preguntaste ¿Y ahora cómo ayudo a otros? Cuando estudiamos la ciencia, muchas veces no captamos de inmediato la manera en que un científico puede impactar muchas vidas. ¡Obvio! (pensaste). Al descubrir cosas que eran desconocidas, estás ayudando al progreso de nuestra sociedad… Bueno, aunque muy cierto y válido, aún así no te parecía tan concreto eso de que ayudabas a otros. Entoces fue cuando tu, ya no tan niña, comprendiste que hay distintos tipos de necesidades entre las personas en este mundo. Se necesita personas creadoras, curiosas e innovadoras que estén dispuestas a correr un riesgo para lograr adelantos. Hay muchos jóvenes (y adultos) que necesitan una guía, un mentor que les enseñe lo que una enciclopedia (hoy día el internet) no puede. La idea de trabajar en grupo por un bien común, sin dejar de ser individuales, solo se aprende con el contacto humano y tu aprendiste eso mientras te convertías en científica. No solo lo aprendiste, si no que lo pusiste en práctica y resulta que así ayudaste a mucha gente que lo necesitó (y sigues haciéndolo) lo que al mismo tiempo te ayudó a crecer.

PhDMi niña curiosa, ya has crecido, la vida sigue, las experiencias han hecho cambiar tus ideas, modificar tus rutas y tus causas, pero te aseguro que sigues siendo la misma curiosa de siempre. Ahora que ya no lees la enciclopedia para conocer del mundo, solo quieres conocerlo por ti misma a través de la ciencia y comunicándole a otros lo importante que ha sido en tu vida y pudiera ser en la de ellos.  Pensarás que casi todos tus sueños se troncharon en algún momento, pero no. ¿Recuerdas ese cielo que siempre mirabas y cuestionabas? Acaso ¿no se ve distinto si lo miras de día o si lo miras de noche? ¡Y no por eso deja de ser el mismo cielo! Así mismo, tu lograste ser quien tu querías ser: una mujer que contribuiría a su sociedad con su talento y que pondría su pasión en todo lo que construye. Tu, al igual que muchas mujeres, das todo lo que tienes para construir un mejor mundo, pero no olvides que aún tienes mucho por hacer. Como amiga curiosa que soy, puedo decirte que estoy muy orgullosa de ti y espero que tomes mi palabra muy en serio.

Te deseo lo mejor,

Greetchen

P.D. Esta carta la escribí con el corazón y espero poder motivar a muchas niñas y jóvenes con ella.


Esta carta es parte del proyecto "Letter to my Young Self" de "Science Club for Girls" el cual tiene el propósito de cambiar la imagen de los científicos, proveer modelos a seguir, crear conciencia sobre las muchas carreras en ciencias para las mujeres y reconocer a las científicas del mundo. Puedes seguir a la autora de esta carta en Twitter @GreetDiaz

Tags: