Banner Blog A Tu Salud

Compartiendo la ciencia detrás de la salud, la enfermedad y el bienestar

NOhep: Eliminación de la hepatitis viral para el 2030

Imagen de Nicole Yordán López

Hace poco menos de dos meses, el Centro Médico de Puerto Rico se encontró alarmado al identificar un brote de Hepatitis A que afectó al menos 26 empleados del centro hospitalario. A pesar de que la noticia, ampliamente divulgada, sacudió a muchos, la mayoría de los lectores probablemente desconocía y desconoce aún de qué se trata exactamente el virus (como el hecho de que no se transmite por pura proximidad, ni por un estornudo, por ejemplo). Lo que se puede entender por ello, es que existe un gran estigma y temor alrededor de la palabra “hepatitis”, sin el conocimiento adecuado para que el público contribuya a prevenir, diagnosticar, y tratar la enfermedad. El pasado 28 de julio, Día Mundial de la Hepatitis, comenzó un esfuerzo global para eliminar la hepatitis viral. Nosotros nos unimos a él, comenzando por discutir algunos puntos importantes sobre la misma.

  • La hepatitis es el séptimo (7mo) asesino mundial, causando la muerte de más personas que el SIDA/VIH, la tuberculosis, o la malaria.

  • Del 1990 al 2013, la cantidad de muertes por infección, enfermedad y cáncer de hígado (distintas manifestaciones de la hepatitis), aumentaron de 890,000 a 1.4 millones.

  • Hay vacunas en contra de la Hepatitis A y B, y el CDC recomienda que quien viaje a Puerto Rico esté vacunado contra estos virus. Sin embargo, no existe vacuna contra la Hepatitis C, que a largo plazo causa enfermedad crónica en la mayoría de los infectados y podría llegar a causar cáncer de hígado en algunos pacientes

  • Actualmente en Puerto Rico, los niños nacidos en hospitales reciben la primera dosis de la vacuna contra la Hepatitis B a menos de 24 horas de haber nacido, ya que es una enfermedad que puede transmitirse de madre a hijo al momento del parto.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por un virus, o mejor dicho, por 5 tipos distintos de virus, cada uno de los cuales se presentan de manera distinta. Se discutirán individualmente al final del artículo.

Síntomas comunes de hepatitis

Los síntomas más comunes de la hepatitis viral son fiebre, fatiga, pérdida de apetito, náusea, vómitos, dolor abdominal, coloración oscura de la orina, heces fecales “pálidas” o de color claro, dolor en las articulaciones y coloración amarilla de la piel y la esclerótica (la parte blanca de los ojos).

¿Por qué me debría importar?

Se le ha llamado a la hepatitis el “asesino silencioso” puesto que, como quien es envenenado lentamente, gran parte de las víctimas están ciegas a ello, hasta que ya es muy tarde. Los síntomas no se presentan de la misma manera en todo el mundo, e incluso en ocasiones pueden pasar desapercibidos, o confundirse por otra enfermedad. Quien desconoce que está infectado no recibe tratamiento a tiempo y tampoco toma las precauciones debidas para limitar el contagio de la enfermedad a otros.

Ciertos tipos de hepatitis se pueden convertir en enfermedades crónicas, llevando a la disfunción del hígado, acortando los años de vida y disminuyendo la calidad de la misma.

Es importante tomar medidas de prevención, vacunarse si no se ha hecho, y hacerse pruebas de cernimiento (pruebas que identifican si se está infectado con el virus), para proteger nuestra salud y la de los demás. Te exhortamos a que hables con tu médico sobre ello.

“Haga que la eliminación de la hepatitis viral sea nuestro próximo gran logro”

Con este tema, LA ELIMINACIÓN, se promueve la campaña del día mundial de la hepatitis. Esto se debe a que por primera vez, el World Health Organization (WHO) ha propuesto una estrategia ambiciosa para eliminar la hepatitis viral como amenaza de salud pública para el 2030. Para promover el movimiento y crear conciencia, a la vez que forma lazos entre todos aquellos que contribuyen al esfuerzo, la Alianza Mundial de la Hepatitis ha creado un website que puede acceder aquí. En el mismo hay un sinnúmero de materiales educativos en distintos idiomas, así como un mapa de impacto, entre otras cosas.

El siguiente video contiene una maravillosa explicación de la iniciativa y subtítulos en 8 idiomas distintos. Compártelo.

Te invitamos a unirte a la campaña, siguiendo este enlace, para así contribuir a eliminar la hepatitis viral como amenaza a la salud mundial. Empecemos por nosotros mismos.

Para el que quiere saber más: ¿A, B, C, D y E?

Hepatitis A: Se transmite por la vía fecal-oral, a través de contacto persona-persona (mala higiene, no lavarse las manos luego de usar el baño), o al ingerir alimentos (como mariscos crudos) o agua que han sido contaminados con las heces fecales de una persona infectada. Se presenta de manera aguda y por lo general el cuerpo mismo la controla, pero puede complicarse (así que acude al médico). El síntoma más común es una coloración amarillenta de la piel. La enfermedad no suele repetir, pues los anticuerpos que se desarrollan son de por vida.

El CDC recomienda a la mayoría de los viajeros visitando a PR que se vacunen en contra de la Hepatitis A y utilicen buen juicio al consumir alimentos, debido a que el virus se considera endémico en PR.

Hepatitis B: La Hepatitis B, en cambio, se transmite de persona a persona a través del intercambio de fluidos corporales (como el semen o la sangre), así sea por medio de relaciones sexuales, intercambio de jeringuillas, o de madre a hijo en el momento del parto. El virus de la Hepatitis B presenta de manera aguda y en algunos casos, luego puede progresar a enfermedad crónica. Esto sucede en sólo 4-6% de los adultos pero en más de 90% de los infantes y puede llevar a cirrosis o cáncer del hígado.

Uno de los peligros más grandes del virus es que una persona infectada con Hepatitis B muchas veces desconoce que ha sido infectada, por lo cual no sólo se queda sin recibir tratamiento, sino que puede seguir propagando el virus sin conocerlo. Por ésta razón, se recomienda minimizar la exposición al virus utilizando condones en toda interacción sexual y evitando el intercambio de jeringuillas, cepillos de dientes (ya que la encía puede sangrar y heridas en la boca pueden ser una ruta de infección), navajas, y objetos similares. Además, se debe evitar realizar piercings o tatuajes caseros o en facilidades no licenciadas. Afortunadamente, tenemos acceso al método de prevención por excelencia, la vacunación en contra de la Hepatitis B.

Hepatitis C: La manera más frecuente de contraer Hepatitis C es a través del intercambio de jeringuillas y otros instrumentos para inyectarse drogas. Otros métodos de transmisión son a través de transfusiones de sangre en países donde no se analizan las donaciones rutinariamente, así como al hacerse piercings o tatuajes con objetos contaminados. Más del 70% de las personas que contraen el virus desarrollan una enfermedad crónica.  

Se deben tomar las mismas precauciones que para evitar la exposición al virus de Hepatitis B. Lamentablemente, no existe vacuna para la hepatitis C.

Hepatitis D: El virus de la Hepatitis D se transmite a través de fluidos corporales, e incluso necesita del virus de la Hepatitis B para poder causar infección. De esta manera, la vacuna contra la Hepatitis B, también sirve de protección contra este virus.

Hepatitis E: La hepatitis E se transmite vía la ruta fecal-oral y está asociada a aguas contaminadas. Tiene una presentación aguda que el cuerpo mismo limita, sin embargo, se ha visto convertirse en una enfermedad severa e incluso progresar a hepatitis fulminante (disfunción del hígado), causando la muerte en mujeres embarazadas.

Ahora que conoces más sobre la Hepatitis, te invitamos nuevamente a unirte a la campaña, para eliminar la hepatitis viral como amenaza a la salud mundial. Empecemos por nosotros mismos, pero no nos quedemos allí. Comparte esta información, ayuda a salvar vidas.

Tags: