Banner Yale Ciencia Academy Blog

Mentoría, desarrollo profesional y divulgación para sobresalir en la escuela graduada y en el ámbito profesional

Seis consejos para manejar tu proyecto de PhD

Imagen de Angel J Santiago-Lopez

Este artículo fue publicado originalmente en la revista Nature.

En mi experiencia, un proyecto de PhD a veces parece requerir más tiempo del que uno tiene – especialmente si buscas mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida personal. En mi opinión, todo currículo de escuela graduada debería incluir un curso en gestión o manejo de proyectos.

Actualmente soy estudiante doctoral de bioingeniería en el Instituto de Tecnología de Georgia (Georgia Tech) en Atlanta, y, durante mis estudios, he desarrollado destrezas de manejo de proyectos que entiendo pudiesen ayudar a otros estudiantes que también están completando su PhD. Aquí describo seis consejos que me han ayudado (vy comparto más información en la sección de ‘Lecturas adicionales’). Estas estrategias comparten una idea en común: define lo que no está definido.

Define tu plan para el semestre

Comienza el semestre con un fin en mente. ¿Cuáles son las metas que quieres alcanzar una vez finalizado el semestre? Empieza cada semestre definiendo las metas esenciales relacionadas a tu proyecto de investigación (por ejemplo, completar un borrador de un artículo) y de tu programa graduado (por ejemplo, completar la defensa de tu propuesta doctoral).

Haz un desglose detallado de lo que necesitas hacer para alcanzar cada objetivo. Una vez hecho esto, puedes evaluar el tiempo requerido, así como fechas límites, y establecer prioridades para cada tarea a ejecutar.

Prepárate para que te den ‘un puño en la boca’

El boxeador norteamericano Mike Tyson dijo “todo el mundo tiene un plan hasta que le dan un puño en la boca”. Eventos inesperados o imprevisibles (como una falla en la tubería de tu laboratorio o un cambio impuesto por tu mentor en fechas de entrega) afectarán tu plan para el semestre. Es importante recordar que el plan trazado para tu semestre tendrá que ser reajustado continuamente. Tomando en cuenta la naturaleza dinámica de un proyecto de investigación, yo llevo a cabo una revisión a mediados de semestre para evaluar mi progreso y decidir a qué aspectos darle prioridad. Es una buena práctica añadir tiempo para imprevistos durante la planificación de tu proyecto. Este tiempo adicional sirve como un amortiguador para eventos imprevisibles que pudiesen obstaculizar tu progreso.  

Define el alcance y objetivos de tu proyecto

El alcance de tu proyecto debe comenzar con una descripción clara de los objetivos principales, seguido de una lista enumerando aspectos tangibles que esperas completar durante el transcurso del proyecto. Puedes considerar esto como una lista maestra de cosas por hacer, que una vez completadas, indican que el proyecto ha sido finalizado.

Busca añadir valor, no experimentos

¿Qué es lo que necesitas absolutamente hacer para maximizar el valor (o impacto) de tu proyecto? Para crear tu lista de cosas por hacer, reflexiona sobre qué pudiese añadir valor a tu proyecto. Una vez indentifiques estos elementos, invierte todos tus esfuerzos en completarlos de la mejor forma posible. Como estudiantes graduados, somos sensibles a las navajas de doble filo que son la libertad académica y la curiosidad científica. Debes permitir que la curiosidad científica tome el mando en algunos casos, pero no utilices esto para justificar expediciones exploratorias fuera del alcance de tu proyecto. Como estudiante graduado, tienes un tiempo limitado, y en la mayoría de los casos, recursos limitados también.

Define métricas de éxito

Métricas de éxito bien definidas te ayudan a alcanzar pequeñas victorias. ¿Cómo defines el éxito para cada elemento de tu lista de cosas por hacer? Tener estas métricas te facilitará el evaluar constantemente si vas encaminado en la dirección correcta. Idealmente, alcanzar cada métrica de éxito te acercará a lo que será el producto final de tu proyecto de investigación. Yo considero el alcanzar cada métrica una victoria a corto plazo, y cada una de éstas refuerza mi confianza para seguir hacia adelante.

Progresa fracasando temprano

El fracaso es inherente al proceso de investigación, y el miedo al fracaso puede perjudicar tu progreso al introducir lo que se conoce como parálisis por análisis – la inacción que resulta de pensar demasiado lo que se necesita hacer para cumplir las metas establecidas. En mi experiencia, es difícil vencer la parálisis por análisis cuando hay demasiado en juego. Para evitar esto, diseña experimentos que atiendan una pequeña parte de tu pregunta general de investigación y te den espacio para fracasar temprano – si has hecho una presunción incorrecta en el diseño de tu proyecto, es importante que lo sepas lo más pronto posible. Fracasar temprano es fracasar con éxito porque te brinda la oportunidad de recalibrar y rápidamente atender las limitaciones de tu proyecto.

Estas estrategias de manejo de proyectos pueden añadir un nivel de control sobre la incertidumbre que conlleva la escuela graduada. Más aún, éstas se utilizan comúnmente fuera del ámbito académico dado a su capacidad para aumentar las probabilidades de éxito. De tal forma que, si funcionan para el sector privado, de seguro funcionaran para tu proyecto de investigación.

 

Lecturas adicionales

Great at Work: How Top Performers Do Less, Work Better, and Achieve More por Morten T. Hansen (Simon & Schuster, 2018).

Project Management for the Unofficial Project Manager por Kory Kogon, Suzette Blakemore y James Wood (BenBella Books, 2015).

Failure: Why Science Is So Successful por Stuart Firestein (Oxford University Press, 2015).

The 7 Habits of Highly Effective People por Stephen R. Covey (Simon & Schuster, 2013).

Tags: