Alarmante el hostigamiento de manatíes en la Isla

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Dalissa Zeda Sánchez / dalissa.zeda@gfrmedia.com

Los bañistas que hostigaron ayer a tres manatíes que aparecieron en la playa Crash Boat de Aguadilla, además de violar leyes federales y estatales, se arriesgaron a sufrir daños corporales y también pudieron haberles provocado ansiedad y fatiga a estos mamíferos marinos en peligro de extinción.

El investigador asociado del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico, Raúl J. Rosario Delestre, explicó que los manatíes no fueron intrusos en la zona ya que, por su naturaleza, las costas son su hábitat natural. 

“Los manatíes son de orilla. Son costeros. (Que estén en la playa) es un comportamiento normal porque ellos lo que comen son hierbas marinas y estas crecen en zonas bien llanas porque necesitan mucha penetración de luz”, manifestó el biólogo.

Por esta razón, a juicio del experto, los manatíes que fueron vistos ayer en Crash Boat -cuyas imágenes fueron captadas en un vídeo compartido en la red social Facebook- se estaban desplazando de un lugar a otro en busca de alimentos.

Añadió que, por lo que se ve en las imágenes, posiblemente se trataba de al menos una mamá y una cría. El tercer animal que se ve en el vídeo pudo haber sido otra cría también ya que, según el biólogo, los machos tienden a desplazarse solos.

Sin embargo, aunque los manatíes son especies dóciles y no atacan bajo ninguna circunstancia, sí pudieron haber lastimado a alguno de los bañistas mientras intentaban huir del hostigamiento.

“Es bien importante que (los bañistas) se mantengan retirados. El manatí es bien dócil pero, si se asusta, cuando intente moverse, si hay una persona cerca, la puede lastimar. No a modo de defensa ni de ataque, pero podría lastimar con la cola, por ejemplo. El manatí promedio puede pesar entre 500 y 800 libras. Obviamente, un animal de ese peso, asustado, puede lastimar de una manera grave”, compartió el investigador con la intención de educar a aquellas personas que, ya sea por desconocimiento, curiosidad o diversión, persiguen a estos animales cuando los sorprenden en el agua.

“(En el vídeo) hay gente que aparece nadando casi por encima de ellos. Los manatíes estaban tratando de respirar y, al estar asustados, pudieron haberse fatigado”, señaló Rosario Delestre para destacar que no se debe buscar juego con los manatíes. Y mucho menos si hay crías involucradas ya que, si llegaran a alejarse de su mamá, podrían quedar varadas, deshidratarse y hasta morir.

“Ellos respiran aire y, al tener tanta gente detrás de ellos, pues siguen bajo el agua y se pueden fatigar un poco buscando superficie para salir a respirar”, insistió el biólogo.

Entonces, a fin de cuentas, la recomendación responsable y legal es dejar un espacio prudente cuando vea mamíferos marinos en la playa donde se encuentra. Rosario Delestre sugiere permitirles el paso o, si ve que los animales permanecen en la zona, entonces retírese usted.

Hasta penas de cárcel

La Ley Federal de Especies en Peligro de Extinción, de 1973, protege al manatí y prohíbe las prácticas de hostigar, perseguir, dañar, herir, capturar, entre otras, cualquier ejemplar de esta especie. Asimismo, la Ley 241 de Vida Silvestre de Puerto Rico, del año 1999, protege las especies en peligro de extinción y sus hábitats.

De acuerdo a las disposiciones de esa ley, una persona que viole cualquiera de sus artículos podría exponerse a multas que van desde los $100 hasta los $50,000 o, incluso, a penas de cárcel.

Tags: 

Categorías de Contenido: