Apasionado del funcionamiento del mundo vivo

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Gerardo E. Alvarado León
Santiago-Blay lleva desde la década de 1980 estudiando los gongolíes arbóreos gigantes de Puerto Rico (Anadenobolus arboreus), proyecto que inició cuando tomó un curso en la UPR. (Suministrada / Jorge A. Santiago-Blay)

A diario, como investigador asociado del Instituto Smithsonian en Washington, DC, el puertorriqueño Jorge A. Santiago-Blay siente que abre cajas de regalos cada vez que intenta descubrir cómo funciona o ha funcionado el mundo vivo.

Con el mismo entusiasmo de cuando empezó a trabajar en el Smithsonian en verano de 1998, Santiago-Blay cuenta que “la gran ventaja” de su posición es que tiene mucha libertad, aunque generalmente enfatiza sus investigaciones en fósiles de insectos y plantas.

“Una de las cosas que hago extensamente es la microscopía electrónica de barrido (formar imágenes con electrones en lugar de luz), pero, en realidad, mi carrera aquí -y en todos los lugares donde he estado- se ha caracterizado por no permitir estar permanentemente especializado. O sea, voy de proyecto en proyecto y, como tantos otros hombres y mujeres de ciencia, siempre tengo muchos proyectos caminando a la vez”, cuenta Santiago-Blay.

Este sanjuanero posee un doctorado en entomología (ciencia de los insectos) de la Universidad de California, Berkeley, donde también completó una maestría en botánica (ciencia de las plantas). Tiene además, otra maestría y un bachillerato en biología de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras. Su tesis de esta otra maestría fue sobre los escorpiones del País.

Santiago-Blay lleva desde la década de 1980 estudiando los gongolíes arbóreos gigantes de Puerto Rico (Anadenobolus arboreus), proyecto que inició cuando tomó un curso en la UPR.

“Esta especie y sus variedades de color son únicas en Puerto Rico”, dice el científico, quien, por el momento, no da detalles adicionales pues sus investigaciones están a punto de ser publicadas.

“En este momento solamente prefiero decir que he aplicado técnicas que no estaban disponibles cuando el doctor Vélez -su mentor- describió el fenómeno en detalle hace cerca de 50 años atrás. Además, en aquel entonces, el doctor Vélez estudió todos los gongolíes de Puerto Rico. Yo estoy revisando y poniendo más detalle de un pedacito de lo que él hizo”, agrega Santiago-Blay, quien antes de llegar al Smithsonian ocupó posiciones postdoctorales en las universidades de California (Berkeley), San Francisco State y Chicago. Hoy por hoy se mantiene asociado al recinto de Mayagüez de la UPR.

¿Por qué decidió laborar fuera de Puerto Rico?, preguntamos.

“En la vida, muchas veces uno quiere unas cosas y, por muchas razones diferentes, cuando no se dan las cosas que uno quiere, aparecen otras oportunidades. He sido muy afortunado en que las puertas que se han abierto en mi vida generalmente han sido muy buenas. Sobre todo me ha ayudado tener mentores muy buenos. Cuando tengo tiempo, trato de ser mentor para aquellos que desean”, responde Santiago-Blay, al recordar que llegó al Smithsonian traer leer un artículo en una revista científica y enviarle un email a su autor.

Santiago-Blay destaca que su vida ha estado llena de una inmensa variedad de proyectos, por lo que se describe como “muy feliz”. Cuenta que últimamente se ha expandido hacia otra de sus pasiones, la historia, pero en específico la historia de la ciencia. Añade que está colaborando en un libro sobre el tema.

Cuestionado sobre aspiraciones y metas futuras, dice que le interesa expandir sus horizontes investigativos, así como sus labores docentes y administrativas-editoriales, sobre todo en la revista científica “Life: The Excitement of Biologogy”.

“También quisiera poder completar el libro de Introducción a la Biología que una compañía me propuso hace mucho años”, concluye Santiago-Blay, no sin antes exhortar a quienes quieran seguir sus pasos a “tener compatibilidad en los valores, actuar con justicia y caminar con humildad”.

¿Eres o conoces a algún científico boricua destacado en el extranjero? Tu historia podría salir publicada en esta sección. Escribe a ciencia@elnuevodia.com

Tags: 

Categorías de Contenido: