Cirujano oncólogo regresa a Puerto Rico “en contra de la corriente”

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Gerardo E. Alvarado León
El médico Ángel M. Rodríguez Rivera sabía que en Puerto Rico ganaría menos de la mitad del dinero que haría en Estados Unidos, pero eso no fue un factor importante en su decisión. (Suministrada)

“En contra de la corriente”, el médico Ángel M. Rodríguez Rivera decidió, hace menos de un año y tan pronto terminó su preparación académica, regresar a Puerto Rico y comenzar aquí su práctica como cirujano oncólogo.

Sabía que ganaría menos de la mitad del dinero que haría en Estados Unidos, pero eso no fue un factor importante en su decisión. 

“Siempre quise volver. Mi familia vive aquí. La Isla me ha dado mucho; una educación de excelencia a un costo mucho menor al compararlo con los Estados Unidos. Y me gusta vivir aquí; no hay frío y tengo las mejores personas trabajando conmigo. Mis pacientes me recompensan con abrazos, besos y aguacates”, dice Rodríguez Rivera, quien desde diciembre pasado labora para Hospitales Pavía

Allí, además de ser facultativo, es parte del comité institucional de cáncer y del “tumor board”.

Rodríguez Rivera, de 32 años y natural de Ponce, tiene un bachillerato en biología del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico y un doctorado en medicina de la Escuela de Medicina de Ponce. Hizo su especialidad en cirugía general en el Mercy Catholic Medical Center, afiliado a la Drexel University College of Medicine, en Filadelfia, Pensilvania; y una subespecialidad en “complex general surgical oncology” en el McGill University Health Centre, en Montreal, Canadá.

“Esta subespecialidad se acreditó en 2012 y, hasta donde tengo entendido, somos muy pocos con ella. Creo que soy el único que tiene la acreditación en esta subespecialidad en la Isla”, comenta Rodríguez Rivera, quien, como parte de su entrenamiento, trabajó como cirujano en Filadelfia y Montreal, así como en investigaciones científicas en el Fox Chase Cancer Center y en el McGill University Health Centre. Actualmente, mantiene conexión con este último centro, donde tiene proyectos e investigaciones en curso.

Aquí, destaca, está trabajando en la creación de un centro de cáncer en el Hospital Metropolitano, “un proyecto que está saliendo muy bien y no existe comparable en la Isla”. Además, está llevando a cabo unas clínicas libres de costo para el cernimiento y detección temprana de diferentes tipos de cáncer.

“De esto podemos hablar mucho. El cernimiento de cáncer en Puerto Rico es muy pobre. El cáncer se puede prevenir y hasta curar si se detecta en etapas tempranas. El público en general no está al tanto de esto, lo cual hace mi trabajo triste, ya que muchos de los casos que veo en etapas terminales hubiesen sido curables si se hubiesen hecho las cosas bien”, expone Rodríguez Rivera, quien aspira a integrar la facultad del nuevo Centro Comprensivo de Cáncer que se construye actualmente.

Recapitulando, Rodríguez Rivera afirma que se visualiza en la Isla por mucho tiempo más. “El costo de la vida ha aumentado y la remuneración es menos de la mitad de lo que me ganaría en Estado Unidos, pero aquí se vive mejor. Y aunque gano menos, gano lo suficiente para vivir bien. Para qué tener más dinero en otro lado y extrañar mi isla cada día que paso fuera de ella; no me hace sentido irme”, concluye.

Tags: 

Categorías de Contenido: