Espacio para la fabricación digital en el corazón del Turabo

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Pedro A. Menéndez Sanabria
El laboratorio cuenta con cortadoras de vinil que son empleadas en el corte de elaborados patrones, mientas que otro equipo, como es el caso de las impresoras en tres dimensiones, son utilizadas en la confección de moldes para fabricar objetos de todo tip

GURABO- Los tenues zumbidos de varios lasers que poco a poco cortan patrones en maderas, acrílicos y plásticos se combinan para entonar una sutil melodía que envuelve el FabLab de la Universidad del Turabo, donde estudiantes, científicos y empresarios trabajan diversos proyectos basados en la tecnología digital.

FabLab Puerto Rico es un centro de investigación y producción que forma parte de la Escuela Internacional de Diseño y el Centro Internacional de Diseño, el cual utiliza máquinas de fabricación digital de última generación destinadas a la creación de objetos a partir de las tecnologías digitales. Algunas, como las cortadoras de vinil, son empleadas en el corte de circuitos electrónicos flexibles y elaborados patrones, mientas que otro equipo, como es el caso de las impresoras en tres dimensiones, son utilizadas en la confección de moldes para fabricar objetos de todo tipo.

“Además de ser un laboratorio es una de las herramientas que el centro pone a disposición de las pequeñas empresas, la academia, agencias de gobierno y la población en general para que puedan desarrollar productos por medio del acceso a la tecnología”, explicó a ELNUEVODIA.COM el profesor Carlos Silva, director del FabLAB.

Impacto social

De acuerdo al educador, actualmente en el espacio se trabajan diversos proyectos que tienen impacto directo en comunidades, la cultura y la promoción de la educación. Entre las organizaciones que se benefician de estos proyectos figuran el Instituto de Cultura Puertorriqueña, el Museo Pablo Casals y varias organizaciones de base comunitaria.

“Se trabajó un proyecto en la comunidad Las Mareas donde pusimos a colaborar a los estudiantes de la escuela que tenemos –la Universidad del Turabo- en Cantera de manera que aprendieran a manejar algunas de las máquinas y conocieran las diversas aplicaciones que tiene la producción digital”, relató Silva.

 

 

El FabLAB también cuenta con máquinas guiadas por computadora –CNC- de corte con plasma que se usa para trabajar con carrocería e impresora de gran formato diseñada para hacer mapas, cajas ligeras, textiles y dibujos lineales.

“Las puertas están abiertas para cualquier estudiante, escuela, grupo o universidad que quiere trabajar en nuestras facilidades, en el caso de los estudiantes del Turabo el uso de las maquinas es libre de costo siempre y cuando se traten de proyectos de la institución”, detalló Silva, quien además mencionó que en otros casos se imponen unos costos por servicio o se requiere una propuesta para poder coordinar y establecer acuerdos colaborativos. 

Estímulo a makers puertorriqueños

Por otro lado, Silva señaló que el FabLAB de Turabo y otras instituciones educativas alrededor de la Isla son elementos vitales en el crecimiento del movimiento ‘maker’ en Puerto Rico, el cual está basado en el compartir de conocimiento a través del “código abierto” de manera que individuos y colectivos de todas partes del mundo desarrollen aplicaciones prácticas de tecnologías emergentes.

“Estuvimos envueltos como proponentes en la celebración del Caguas Mini Makers Fair celebrado hace un tiempo atrás en el Centro Criollo de Ciencia y Tecnología del Caribe de Caguas ya que creemos en la importancia de promover el desarrollo de la mayor cantidad posible de proyectos basados en aplicaciones tecnológicas dentro de la comunidad”, destacó el profesor universitario.

Silva además resaltó la importancia de la integración de personas que trabajan en áreas como la gastronomía, el diseño de interiores y hasta la artesanía al campo del desarrollo ya que en muchos casos traen a la mesa proyectos innovadores.

“Un teatrero puede mezclar la tecnología con la presentación de una pieza en las tablas y  el que hace bizcochos puede crear nuevos moldes, por lo que es vital desarrollar espacios como este donde puedan obtener las herramientas necesarias para dar vida a sus invenciones y nuevas técnicas”, expresó el profesor.

Tags: 

Categorías de Contenido: