Fuego forestal en el hábitat principal de la cotorra puertorriqueña

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

ELNUEVODIA.COM
El fuego impactó un área de más de una cuerda dentro de un bosque de mogote y se afectaron especies de árboles como el moralón, guaraguao, cupey, quebracho, roble, almácigo y casuarina. (Suministrada(DRNA)

Un incendio forestal se reportó ayer, sábado, en el Bosque Estatal de Río Abajo en Utuado, refugio de la mayor población silvestre y en cautiverio de la cotorra puertorriqueña, informó hoy el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

El fuego impactó un área de más de una cuerda dentro de un bosque de mogote y se afectaron especies de árboles como el moralón, guaraguao, cupey, quebracho, roble, almácigo y casuarina.

Carmen Guerrero, secretaria del DRNA, indicó que el incendio pudo ser controlado a tiempo, luego que una vecina reportara la situación mediante una llamada al oficial de manejo de la agencia, Kike Casanova.

Sonia González, vecina del área, informó que alrededor de la 1:30 p.m. de ayer, un carro que transitaba en la carretera PR-621 arrojó un objeto a la maleza de un terreno privado adyacente al Bosque Estatal de Río Abajo, lo que presuntamente provocó el incendio. Tan pronto observó el inicio del fuego, González se comunicó con Casanova, que labora en la Unidad de Bomberos Forestales del DRNA.

Acto seguido, Casanova utilizó un digger para abrir una línea y cortar el fuego. Con el apoyo de un camión bomba del Cuerpo de Bomberos, logró controlar el fuego en conjunto con bomberos forestales del DRNA y del Cuerpo de Bomberos a eso de las 8:00 p.m. De ayer.

Esta mañana, seis bomberos forestales del DRNA reanudaron labores para extinguir el fuego en su totalidad y realizar el barrido o “mop up” para enfriar la materia orgánica que se había quemado. El fuego estaba ubicado cerca de residencias de la comunidad, quienes también se quejaron por el impacto del humo.

“Es importante reconocer la labor de nuestra ciudadanía en reportar rápidamente los fuegos forestales para que así no impacten áreas de alto valor ecológico como nuestros bosques estatales, reservas naturales y refugios de vida silvestre.  Gracias a esta ciudadana, nuestros bomberos forestales lograron controlar el fuego enseguida, antes de que estuviera fuera de control y hubiese causado daños significativos a la flora y la fauna del bosque, como recientemente presenciamos con los incendios forestales en el Bosque del Pueblo en Adjuntas y el Bosque de Boquerón en Cabo Rojo.  Por esta razón, exhortamos a la ciudadanía a que tan pronto vea un fuego forestal, lo reporte al 9-1-1 para que los bomberos forestales del Cuerpo de Bomberos y del DRNA puedan atenderlo con rapidez y efectividad,” resaltó Guerrero.

“Entendemos que en este caso hubo mano criminal, ya que el fuego fue intencional.  Iniciaremos las investigaciones pertinentes ya que provocar incendios es un delito, lo cual conlleva multas administrativas de $25,000 y en caso de reincidencia de hasta $50,000 o hasta 10 años de cárcel”, advirtió.

Tags: 

Categorías de Contenido: