Inmersos en la fisiología

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Rut N. Tellado Domenech El Nuevo Día ¿Alguna vez te has preguntado cómo el sistema nervioso convierte un estímulo en memoria? ¿O por qué la sangre se coagula en una herida, pero no mientras fluye a través de los vasos sanguíneos? Estas y otras preguntas son las que obtienen sus respuestas gracias a la fisiología, según aprendieron 50 estudiantes de la Escuela Superior Manuela Toro Morice, en Caguas, durante el Taller sobre Funcionamiento del Cuerpo Humano. El evento, que tuvo lugar en el Huertas Junior College de Caguas, fue organizado por la Sociedad Puertorriqueña de Fisiología con el auspicio de la farmacéutica Pfizer. El propósito, de acuerdo con Nelson Escobales, presidente de la Sociedad, es orientar a los jóvenes sobre la profesión del fisiólogo. “Todos conocen lo que hace el médico, pero él tiene que conocer cómo funciona el cuerpo en condiciones normales, en ausencia de enfermedad, que es lo que investiga el fisiólogo”, expresó Escobales. “La fisiología no se conoce mucho, pero es fundamental para las personas que se dedican a ofrecer servicios de salud”, dijo sobre la ciencia que estudia cómo funcionan los organismos vivos. Durante el taller, alumnos del doctorado en fisiología del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) impartieron charlas sobre cardiología, presión arterial, procesos neuronales de la adicción, fisiología respiratoria y del ejercicio. Además, los estudiantes de escuela superior tuvieron la oportunidad de aprender a utilizar el esfigmomanómetro (instrumento para medir la presión arterial) y de ver cómo se hace un electrocardiograma, entre otros ejercicios relacionados a las charlas. Para Sherley Llorens, quien cursa el grado 12, el evento le sirvió para reafirmar su interés en estudiar medicina y especializarse en cardiología. “Me ha servido para aprender que no sólo se puede ser doctor o farmacéutico, sino que hay una gama completa de profesiones detrás de los servicios de salud”, sostuvo la joven. Sobre los universitarios que impartieron las charlas, dijo que “es interesante ver la motivación de ellos, ya que sería eso lo que uno haría en el futuro”. A Joseph Colón, de duodécimo grado, el taller le cayó como anillo al dedo, pues aún no sabe si estudiar arquitectura o ciencias. “Como estoy indeciso, esta es una buena oportunidad para ver si me gustan algunas disciplinas de la ciencia”, explicó. “Sabía que existía la fisiología, pero no le había prestado atención”, admitió Joseph. “He podido aprender aquí sobre las distintas áreas de la fisiología. Ya me gustaba la anatomía y también me interesó esto”. Por su parte, Francisco Arencibia, estudiante del RCM que dio la charla sobre cardiología, ve el evento como una oportunidad de propiciar que más puertorriqueños se formen como científicos. “Es una experiencia muy buena para contagiar a la gente con entusiasmo y demostrar que la ciencia es divertida y necesaria”, manifestó poco después de hacer que los jóvenes se tomaran el pulso unos a otros para luego comparar los resultados. Para José Fonseca, maestro de biología de la Escuela Manuela Toro Morice, es necesario complementar el proceso de enseñanza con eventos fuera del salón de clases. “Los jóvenes son muy visuales y necesitan actividades que se salgan de la pizarra y el lápiz y que les den experiencias que recordarán toda la vida”, afirmó. El Taller sobre Funcionamiento del Cuerpo Humano se ofrecerá próximamente a otros planteles adoptados por Pfizer como parte de su programa de Alianzas Educativas. Entre los próximos que tendrán su dosis de fisiología están los alumnos de las escuelas Lino Padrón Rivera y Brígida Álvarez Rodríguez, ambas en Vega Baja.

Tags: 

Categorías de Contenido: