Investigadores boricuas publican estudio sobre problemas comunes de la vista

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

Este artículo es parte de una colaboración entre CienciaPR y el medio. Por ser contenido original generado por CienciaPR puede reproducirlo, siempre y cuando le de crédito al autor y a nuestra organización.

Autor de CienciaPR: 

Investigadores de la Escuela de Optometría de la Universidad Interamericana publicaron un estudio epidemiológico sobre tres condiciones refractivas de los ojos.

Para sobrevivir, los organismos necesitan recibir, procesar y reaccionar a estímulos externos. Por ejemplo, captamos sonidos con los oídos, sabores con la lengua y compuestos químicos volátiles (olores) con la nariz.

Los ojos también son un puente a los estímulos exteriores. Los ojos nos permiten captar la intensidad de la luz y, en muchos organismos, hasta diferentes colores del espectro electromagnético.  

En el caso de las personas, la luz que los objetos reflejan pasa por la córnea, entra por la pupila (el rotito negro en medio del ojo), pasa por el lente ocular y el humor vítreo (el líquido claro dentro del ojo) y choca con la retina. Este proceso enfoca la luz de modo que, cuando ésta llega a la retina y la retina le envía una señal al cerebro, el mismo reproduce una imagen clara.

A veces los ojos no funcionan bien. Un tipo de problemas visuales son las condiciones funcionales, donde hay partes defectuosas en el ojo. Algunos ejemplos son el monocromatismo (la retina no capta todos los colores), la aniridia (el iris del ojo no funciona) y la glaucoma (alta presión en el humor vítreo que afecta el nervio óptico).

Otro tipo de problema visual es el refractivo. Las condiciones refractivas ocurren cuando el ojo es saludable, pero su forma impide que la luz se enfoque correctamente en la retina, lo que crea visión borrosa. Tres condiciones refractivas comunes son la miopía (cuando los objetos lejanos no se ven bien), la hipermetropía (cuando los objetos cercanos no se ven bien) y el astigmatismo (cuando la córnea tiene una curvatura incorrecta y produce imágenes distorsionadas).

La optometría es una profesión independiente de cuidado primario de la salud, dedicada al examen de la vista y la refracción del sistema visual, el ojo humano y sus componentes anexos.

Recientemente, los doctores Neisha Rodríguez y Ángel Romero, profesores de la Escuela de Optometría de la Universidad Interamericana, publicaron en la revista profesional Journal of Optometry un estudio sobre la prevalencia de condiciones refractivas en una muestra representativa de pacientes boricuas.

Para este estudio, los investigadores recopilaron información en los expedientes médicos de pacientes, atendidos entre el 2004 y el 2010, en el sistema de clínicas Instituto de Ojos que la Escuela de Optometría mantiene a lo largo de la Isla. Del total de pacientes, se escogieron al azar un total de 784 expedientes de adultos, de ambos sexos, mayores de 40 años de edad.

Se descubrió que, en promedio, un 34% de los pacientes vistos en las clínicas tenían errores refractivos mínimos o que no necesitaron corrección visual. Del resto, un 15% de los pacientes se diagnosticaron con miopía, un 52% padecían de hipermetropía y un 68% sufría de astigmatismo. El lector notará que la suma de los porcientos no es 100%, lo que indica que muchos pacientes tenían una combinación de dos condiciones refractivas.

Según los datos, a mayor la edad de las personas, menos son los casos de miopía. Por ejemplo, entre los 40 y 49 años de edad, un 21% de los pacientes reflejaron problemas para ver de lejos, comparado con un 13% de los pacientes entre 80 y 89 años. Por el contrario, a mayor la edad de las personas, la cantidad de casos de hipermetropía y astigmatismo aumentan significativamente.

En el caso del astigmatismo, un 58% de los pacientes entre 40 y 49 años de edad lo padecen, comparado con un 81% de los pacientes entre 60 y 79 años. La hipermetropía se diagnosticó en un 27% de los pacientes entre 40 y 49 años, pero se dispara a un 71% entre pacientes de 60 a 79 años de edad.

Cuando los doctores Rodríguez y Romero analizaron los datos según el género de los pacientes, la cantidad de casos de miopía resultó ser similar. Sí se descubrió una diferencia por género cuando examinaron casos de hipermetropía y astigmatismo, siendo las féminas las que padecen más frecuentemente de estas condiciones.

Este estudio provee información sobre las condiciones refractivas más comunes en Puerto Rico en adultos mayores y de edad avanzada. En casi todos los casos de hipermetropía y astigmatismo, el aumento en casos es parte de los cambios oculares normales del envejecimiento.

Los hallazgos de este abarcador estudio ayudarán a los profesionales de la salud visual a diferenciar los cambios refractivos normales y aquellos causados por condiciones funcionales, como las cataratas.

Los errores refractivos no corregidos son una de las primeras causas de ceguera a nivel mundial. Por tal motivo, el estudio de los doctores Rodríguez y Romero enfatiza la importancia de la evaluación visual anual en personas mayores de 40 años.

El autor es catedrático asociado en Física y Educación Científica en Morehead State University, y es miembro de Ciencia Puerto Rico.

Categorías de Contenido: